DELINCUENCIA

´Crímenes son con más saña´

Las cifras oficiales dan cuenta de un descenso en el número de casos, pero expertos coinciden en que estos son cada vez más violentos.

Si bien las cifras oficiales de homicidios registran una disminución durante el presente año, expertos en criminología coinciden en que los niveles de violencia y la saña con que se cometieron algunos asesinatos denotan un cambio en la mentalidad de los perpetradores.

Las cifras aportadas por el Sistema Integrado de Estadísticas Criminales (SIEC) indican que entre el 1 de enero pasado y el 26 de este mes se registraron 654 homicidios, 96 casos menos que los 750 reportados el año pasado.

Para la fiscal primera superior, Geomara Guerra de Jones, en efecto hubo una disminución en los casos de homicidio e incluso se logró una mayor efectividad en cuanto a la vinculación de los implicados a partir de la instalación de la Unidad Especializada en Homicidios.

Sin embargo, reconoció también que hay un incremento de crímenes cometidos con saña, en los que las víctimas, inclusive, han sido torturadas.

Según la funcionaria, lo anterior tiene asidero en el hecho de que muchos de los homicidios cometidos este año guardan relación con el crimen organizado y por tanto fueron ejecutados de acuerdo con modelos extranjeros de ajusticiamientos, cuya intención es enviar mensajes a grupos rivales.

Detalló, en ese sentido, que en varios casos hubo más de una víctima y más de un victimario.

“Aquí se trata de homicidios por encargo, cometidos por sicarios que a cambio de dinero efectúan ajustes de cuentas, ya sea por rencillas o por hechos ligados al tráfico de drogas”, precisó.

Explicó que el narcotráfico y el pandillerismo asociado a la venta y distribución de drogas siempre son factores determinantes en los índices de violencia, aunque este año también se ha detectado un aumento de casos de homicidio ligados a la violencia doméstica, en especial contra las mujeres.

Por su parte, el exdirector de la extinta Policía Técnica Judicial Javier Cherigo opinó que el descenso en la cantidad de crímenes puede ser un efecto de los programas de seguridad; sin embargo, consideró que las cifras de homicidios siguen siendo muy altas, sobre todo los hechos relacionados con el tráfico de drogas y las actividades de pandillas.

Señaló que para lograr un efecto real en el descenso de la violencia se requiere de un trabajo de prevención en las comunidades, de modo que se impida que los jóvenes sean captados por las pandillas y por el crimen organizado.

Dijo que si bien es necesario el trabajo de represión, que consiste en la búsqueda y captura de criminales, también se debe trabajar en mantener a la juventud ocupada en actividades deportivas y culturales.

Por su lado, el psiquiatra del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf) Alejandro Pérez explicó que en los últimos años se han ensayado varias estrategias para controlar la violencia, pero los programas han fracasado porque solo se orientan a áreas específicas, como la represión y el endurecimiento de las penas.

Sostuvo que el ciudadano común se ve afectado por factores como la pobreza, la falta de oportunidades; de credibilidad en las instituciones de justicia y la ausencia de liderazgo que, eventualmente, explotan por situaciones intrascendentes, pero que revelan la gran presión en que viven las personas de escasos recursos y que no tienen alternativas para mejorar su calidad de vida.

Pérez planteó que la carga de estrés también es un factor a tener en cuenta en el desarrollo de actos violentos, sobre todo dentro de círculo familiar.

Dijo que algunas personas, incluso, deben recibir tratamiento sicológico para el manejo de la ira.

Abogó por la implementación de una política de salud pública para la atención de esta situación, ya que mucho jóvenes están expuestos a la violencia en sus comunidades y deben ser tratados para que puedan manejar el impacto que tiene este fenómeno en sus vidas y evitar, con ello, más episodios de violencia.

El fenómeno

De acuerdo con las cifras del SIEC, al menos 45% de los homicidios cometidos en país durante este año tuvo como víctimas a jóvenes en edades entre los 18 y 20 años. 95% de ellos, hombres.

En tanto, el 43% de los casos reportados ocurrió como consecuencia de riñas, venganzas, rencillas y/o en casos de defensa propia, que las autoridades catalogan como conflictos personales.

Otro 24% de los homicidios estuvo relacionado con el crimen organizado, 16% fue el resultado de robos, 7% de episodios de violencia doméstica, 4% de acciones de la policía y 6% respondió a otras razones.

54.6% de los asesinatos ocurrieron entre los días viernes, sábado y domingo, con mayor incidencia (29%) en estos últimos.

Mientras, 40% fue reportado entre las 6:01 p.m. y las 12:00 de medianoche.

La gran mayoría de los homicidios fue cometida con arma de fuego.

CIFRAS DE INTERÉS

12.8%

Disminuyó el número de homicidios este año.

76

Crímenes cometidos en enero, el mes más violento.

50

Personas asesinadas del 1 al 26 de este mes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código