COLOMBIA

Denuncian a Panamá 15 veces por trata de personas

Un reportaje de la cadena colombiana Noticias Caracol abordó el tema de la prostitución y de la trata de personas en el país.
ESCENARIO. Las protagonistas del programa afirman haber sido esclavizadas en el Capri. Sus dueños lo niegan y aseguran que trabajan conforme a las leyes del país. LA PRENSA/Luis García ESCENARIO. Las protagonistas del programa afirman haber sido esclavizadas en el Capri. Sus dueños lo niegan y aseguran que trabajan conforme a las leyes del país. LA PRENSA/Luis García
ESCENARIO. Las protagonistas del programa afirman haber sido esclavizadas en el Capri. Sus dueños lo niegan y aseguran que trabajan conforme a las leyes del país. LA PRENSA/Luis García

Estadísticas de la Policía Nacional de Colombia indican que durante 2012 fueron presentadas en ese país 15 denuncias por igual número de casos de trata de personas ocurridos en Panamá.

Las cifras fueron difundidas en una edición especial del programa Séptimo Día, que transmite la cadena colombiana Noticias Caracol, referida a la prostitución y trata de personas en Panamá, Hong Kong y en el propio Colombia, titulado “Almas tratadas”.

En el episodio de Panamá, transmitido la noche del pasado domingo, el periodista Diego Bauque precisó que, según la Policía Nacional de su país, en 2012 fueron denunciados ante esa entidad 85 casos de trata de personas ocurridos en 23 países. Las víctimas eran colombianas.

Según esos números, Panamá sumó 17.64% de los casos (15 en total) y con ello se convirtió en el país con más denuncias en Colombia por trata de personas durante el año pasado.

Le siguieron Ecuador, con 14 casos; España y Venezuela, con 6 denuncias cada uno; China, con 10 casos, 5 de estos en Hong Kong; Singapur y Perú, con 4 casos cada uno; Estados Unidos y Trinidad y Tobago, con 3 casos cada uno; México, Nicaragua, Japón, Honduras, Guatemala, Curazao y Chile, con 2 casos cada uno; e Indonesia, Francia, Filipinas, Brasil, Bahamas y Argentina, con un caso cada país.

Según la investigación de Bauque, que también citó como fuente a la embajadora de Colombia en Panamá, Ángela Benedetti, aunque no hay cifras exactas de cuántas mujeres colombianas se dedican a la prostitución en Panamá, lo que sí se sabe es que entre 2005 y 2011 el 86% de las víctimas de trata de personas en este país era de nacionalidad colombiana, seguidas por las rusas (7%) y las nacionales de República Dominicana, Venezuela, Nicaragua y Costa Rica, con 1% de las denuncias cada país.

Bauque también entrevistó al fiscal auxiliar de la República, Marcelino Aguilar, que tiene una amplia experiencia en el asunto de la trata de personas con fines de explotación sexual, y este aseguró que si acaso 5% de las mujeres que se dedican a la prostitución en Panamá (tampoco dijo cuántas) es víctima del flagelo de la trata, que de acuerdo con registros de las Naciones Unidas suman entre 600 mil y 800 mil solo en América Latina y el Caribe.

Para dar una idea de la cantidad de mujeres colombianas prostituidas en Panamá, el periodista citó fuentes del negocio que le aseguraron a Séptimo Día que entre 80% y 90% son nacionales del vecino país.

Historias

El hilo conductor del programa fue la historia de una joven a la que se identificó como Luciana, que con tan solo 15 años de edad fue traída a Panamá, engañada por una amiga y esclavizada sexualmente durante tres años en un sitio nocturno conocido como Capri, situado en Río Abajo.

Luciana, que llegó a Panamá en marzo de 2005 y pudo volver a su país en enero de 2008, contó, entre otras aberraciones, que una mujer identificada como Amanda, la supuesta regente del lugar, de nacionalidad guatemalteca, la obligaba a acostarse hasta con ocho hombres todas las noches.

Para evitar que escapara, le quitaron el pasaporte, amenazaron a su familia y le indicaron que tenía una deuda de 20 mil dólares.

Bauque también entrevistó a otras dos mujeres colombianas, Angélica y Daniela, que a diferencia de Luciana (que pensaba que venía a Panamá a bailar como nudista) admitieron haber venido al país por sus propios medios, conscientes de que ejercerían la prostitución, pero igualmente las engañaron en el Capri con las condiciones de trabajo, en el que las obligaban a estar con 10 hombres por noche y que de ello les quedaban 100 dólares diarios.

Ambas se marcharon a los tres meses y, al igual que muchas otras, se quedaron en Panamá para prostituirse en calles, hoteles y casinos, entre estos el Veneto, citado en el reportaje.

Al final, Luciana pudo irse porque uno de sus clientes se enamoró de ella y pagó la mitad de la “deuda” que tenía. Luego, ella escapó de él y pudo volver a su país.

Argumentos

Para explicar el porqué hay tantas colombianas prostituyéndose en Panamá, bien sea por su voluntad o porque son víctimas de trata de personas, Bauque citó al fiscal Aguilar, que, entre otras razones, planteó el auge económico, la facilidad que tienen los nacionales de Colombia para ingresar en el país (no necesitan visa), y por las obvias cercanías entre ambas naciones.

Además, Bauque citó a la Fundación Esperanza de Colombia, dedicada a atender a las víctimas de la trata, según la cual una de las razones de ese auge tiene que ver con la poca diligencia del Estado, que busca, al voltear la mirada, no perjudicar el desarrollo del turismo, que es uno de los ejes de su desarrollo y que incluye, como se sabe, el turismo sexual.

La embajadora Benedetti explicó que fue apenas en 2011 cuando el Gobierno panameño adecuó a los nuevos tiempos la legislación y endureció las penas por este delito, de 15 a 20 años de cárcel.

Más allá de todas esas razones, la prostitución en Panamá es una actividad legal.

Para concluir, el periodista de Séptimo Día reconoció que aunque es evidente el incremento de la prostitución de colombianas en Panamá, la trata y esclavitud sexual de estas parece ser una práctica que quedó en el pasado, aunque todavía hay casos.

Citó, por ejemplo, el del bar Olimpia de Colón, cuyo propietario, un colombiano, explotaba a sus compatriotas, y fue detenido en enero pasado después de muchas denuncias.

Cuatro de estas mujeres protagonizaron un sonado caso en la costa atlántica, al subir a un buque repleto de marinos griegos que las sodomizaron durante horas.

Bauque también mencionó la clausura de La Flor y el Ice Palace, también situados en Colón, cuyos dueños, dos españoles, están presos mas no condenados, al igual que el dueño del Olimpia.

Consultada sobre el reportaje, la coordinadora de mercadeo del Casino Veneto, Natasha Ayala, aclaró que su negocio es el juego, el entretenimiento y el hotel; no la prostitución, por lo que han redoblado la seguridad para limitar el acceso de las mujeres que se dedican a esa actividad, y para eso han pedido ayuda de la policía.

En tanto, voceros del club Capri negaron cualquier vinculación con actividades de trata de personas y aseguraron que su establecimiento se rige por la ley.

Añadieron que los reporteros colombianos nunca los contactaron para conocer las actividades del local ni fueron a ver cómo se hacen.

Afirmaron, además, que los documentos de sus colaboradores están en regla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código