Detrás del silencio ngäbe

Temas:

Cuando la lucha se asoma, pincel en mano la mujer ngäbe hace uso de su destreza, plasmando sobre un cartón la historia de un pueblo que se resiste a desaparecer. Cuando la lucha se asoma, pincel en mano la mujer ngäbe hace uso de su destreza, plasmando sobre un cartón la historia de un pueblo que se resiste a desaparecer.

Cuando la lucha se asoma, pincel en mano la mujer ngäbe hace uso de su destreza, plasmando sobre un cartón la historia de un pueblo que se resiste a desaparecer.

Sobre cuatro piedras descansa la olla que en su interior cuece el alimento que ayudará a calmar el hambre de los suyos, pese a la escasez reinante. Sobre cuatro piedras descansa la olla que en su interior cuece el alimento que ayudará a calmar el hambre de los suyos, pese a la escasez reinante.

Sobre cuatro piedras descansa la olla que en su interior cuece el alimento que ayudará a calmar el hambre de los suyos, pese a la escasez reinante.

Es el tiempo de la caricia oportuna, del amor a los retoños, a quienes desde pequeños se les enseña a querer y cuidar la tierra que les da cobijo. Es el tiempo de la caricia oportuna, del amor a los retoños, a quienes desde pequeños se les enseña a querer y cuidar la tierra que les da cobijo.

Es el tiempo de la caricia oportuna, del amor a los retoños, a quienes desde pequeños se les enseña a querer y cuidar la tierra que les da cobijo.

Las cabezas de plátano no pueden faltar en la mesa ngäbe, pues son el sustento más seguro que tienen en su dieta básica. Las cabezas de plátano no pueden faltar en la mesa ngäbe, pues son el sustento más seguro que tienen en su dieta básica.

Las cabezas de plátano no pueden faltar en la mesa ngäbe, pues son el sustento más seguro que tienen en su dieta básica.

Cuando el fogón se apaga, solo quedan las brasas humeantes que al menos sirven para espantar a los insectos que pululan en las áreas indígenas. Cuando el fogón se apaga, solo quedan las brasas humeantes que al menos sirven para espantar a los insectos que pululan en las áreas indígenas.

Cuando el fogón se apaga, solo quedan las brasas humeantes que al menos sirven para espantar a los insectos que pululan en las áreas indígenas.

La chicha de cacao está lista y todos acuden a la repartición de esta tradicional bebida que nadie quiere quedarse sin degustar. La chicha de cacao está lista y todos acuden a la repartición de esta tradicional bebida que nadie quiere quedarse sin degustar.

La chicha de cacao está lista y todos acuden a la repartición de esta tradicional bebida que nadie quiere quedarse sin degustar.

Serena, trabajadora, de mirada profunda y sonrisa que apenas acaricia sus labios, la mujer ngäbe buglé parece hablar con el silencio milenario que arrastra.

Su tez cobriza y su larga cabellera color azabache son el mejor contraste para que brillen las tonalidades de sus naguas multicolores, un vestido tradicional que el modernismo no ha podido arrebatarles.

Casi siempre de pie, o en cuclillas, día tras día desafía el destino que parece no darle oportunidades a ella ni a los suyos, cobijados siempre bajo el verdor de las montañas que, bajo el cielo azul, les sirven de refugio.

Desde muy temprano otea el horizonte que le proporciona el escenario para llevar esa vida conformista, que en algunos casos le ha impuesto la sociedad, que en los centros urbanos la relega a las labores domésticas, pues para ella aparentemente no hay más espacio.

“Solo de empleadas domésticas nos quieren”, dice con cierta molestia en sus palabras Carmen Pérez Bejerano, una de ellas.

Pero, pese a esa realidad, la mujer ngäbe continúa aportando para que la casi nada en la que viven se convierta en prosperidad.

Muchas persisten en que sus hijos se eduquen para que tengan un mejor futuro, pero siempre apegados a sus costumbres y tradiciones.

Creyentes en Dios como único motor de vida, una gran mayoría de ellas encuentra sosiego en la religión que practican, la de Mama Tatda.

“Dios, Jesús, María y los ángeles sustentan nuestras vidas. Con ellos en el pensamiento y en el corazón seguimos andando”, comenta Carmen, mientras camina montaña adentro.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código