Duro golpe al modelo liberal de Noruega

El país sintió el impacto de los ataques y reaccionó al horror de la violencia y de la muerte con emotivo sentido de solidaridad.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203XDYaX0.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203XDYaX0.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203XDYaX0.jpg

Hasta el viernes, la policía noruega vigilaba las calles desarmada. Tras el doble atentado cometido por Anders Behring Breivik, que segó la vida de al menos 92 personas en sendos atentados en Oslo y la isla de Utoya, el aeropuerto de la capital está vigilado por agentes con revólver y el centro de la ciudad por soldados.

Todo el país –que cuenta con menos de 5 millones de habitantes concentrados en la mitad del territorio nacional– quedó profundamente sacudido por la matanza, una suerte de “11 de septiembre” noruego, visto que el impacto sobre las personas es similar al vivido en Estados Unidos con los ataques de 2001.

En muy pocas horas se derrumbó el tan alabado modelo de convivencia noruego, una sociedad que se destaca por ser una de las más tolerantes de Europa, y desde hace ya mucho tiempo, multiétnica.

Sin esconder su emoción por el horror vivido en estas horas, el primer ministro, Jens Stoltenberg, subrayó que el modelo de la “sociedad abierta” es como una “marca de fábrica” e invitó a todos los noruegos a reaccionar con firmeza, ya que el blanco del ataque es precisamente este tipo de convivencia social.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Ene 2017

Primer premio

1 5 0 2

CABB

Serie: 19 Folio: 5

2o premio

4686

3er premio

9944

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código