VISITÓ Piazza Navona, EN rOMA

Embajador habla del viaje a Roma

Durante su viaje a Italia, el Presidente aprovechó para ´ver gente y hacer compras´, dijo el embaja-dor de Panamá en Italia.
A un costado del café Bernini, en Roma, se encuentra el café Tre Scalini, donde el presidente Martinelli estuvo un día antes de recibir un pergamino de la FAO. LA PRENSA/Archivo. A un costado del café Bernini, en Roma, se encuentra el café Tre Scalini, donde el presidente Martinelli estuvo un día antes de recibir un pergamino de la FAO. LA PRENSA/Archivo.
A un costado del café Bernini, en Roma, se encuentra el café Tre Scalini, donde el presidente Martinelli estuvo un día antes de recibir un pergamino de la FAO. LA PRENSA/Archivo.

El embajador de Panamá en Italia, Guido Martinelli Jr., relató ayer que un día antes de que su tío –el presidente, Ricardo Martinelli– recibiera, a mediados de junio pasado, un pergamino de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), visitó la Piazza Navona, en Roma, Italia, donde “tomó un relax y vio gente”.

Fue en esta plaza donde Martinelli fue visto para esa fecha bebiendo unas copas a primeras horas de la tarde. Mientras había “un vehículo oficial negro aparcado al lado del café Bernini”, según declaró a este diario el periodista español Joan Solés, citando a un testigo creíble.

“El Presidente estuvo en Piazza Navona, pero en café Tre Scalini. Él acababa de llegar, quería tomarse un relax y quería ver gente. [En esa plaza] te ve todo el mundo, puede que alguien lo haya visto, pero fue el sábado”, sostuvo Guido Martinelli Jr. en entrevista concedida ayer a Radio Panamá.

El diplomático descartó que ese viaje haya sido aprovechado por Martinelli para ver al delincuente Valter Lavítola, quien violó su arresto domiciliario y fue enviado a la cárcel hace 11 días.

Sin embargo, un segundo testigo –también citado por el periodista Solés– dijo que “Martinelli estuvo en la casa donde Lavítola permanecía en arresto domiciliario, merendando o cenando en la parte posterior del segundo piso, la que da al jardín comunitario del edificio, a última hora de la tarde”.

Aunque el embajador reconoció el “profesionalismo” de Solés –que durante más de 14 meses reportó para Radio Panamá el proceso que se le sigue a Lavítola en Italia–, no le dio crédito al testimonio, pues consideró que no se ajusta a la realidad.

Dijo que “el hecho de que un Presidente visite a una persona que está 24 horas vigilada, no hubiese pasado desapercibido para los medios de Italia, principalmente aquellos que están en contra de [Silvio] Berlusconi”.

ITINERARIO

El embajador de Panamá en Italia también desveló parte del itinerario de Martinelli en ese viaje.

Informó que, luego de que el mandatario recibió el reconocimiento de la FAO por su lucha contra la pobreza, se fue de compras.

Detalló que el Presidente llegó a cenar en el restaurante Molto, en Roma, alrededor de las 6: 30 de la tarde del domingo 16 de junio. “De pronto empezó a llegar un grupo de panameños, entre ellos el exministro [Carlos] Duboy. [Ellos] llegaron alrededor de las 8:00 de la noche, saludaron y hablamos un rato”, relató.

Duboy, por su lado, dijo el viernes pasado a este diario que conversó con Martinelli en el citado restaurante “solo por dos minutos y listo”. “Fue una sorpresa llegar a un restaurante en Italia y encontrarse con el Presidente”, recalcó Duboy, al tiempo que subrayó que su viaje fue personal y nada tuvo que ver con el Gobierno.

Tras finalizar la cena –relató el diplomático–, acompañó a su tío al aeropuerto donde tomó el avión para Panamá.

PETICIÓN A ITALIA

El embajador también se refirió al anuncio que hizo el Presidente de que había solicitado a Italia detalles “al minuto” de lo que hizo durante ese periplo.

Dijo que desde que llegó a Roma estuvo acompañado de escoltas que provee el Gobierno de Italia y que lo siguieron las 24 horas. “Hemos solicitado al jefe de escoltas de los Carabinieri una relación de los movimientos del Presidente”, apuntó.

SILENCIO

Por otra parte, ayer no hubo ninguna reacción oficial del reto que hizo el empresario Mauro Velocci del consorcio Svemark –que construiría las cárceles modulares– de someterse a una prueba en busca de sustancias ilícitas en su cuerpo, siempre que lo hagan todos los que estaban en una reunión en la residencia oficial del Presidente a la que asistió Velocci entre el 10 y el 15 de enero de 2011.

Velocci dijo que, además del Presidente, en esa reunión estaba su primo Francisco Frankie Martinelli, Adolfo Chichi De Obarrio (secretario del gobernante), Rogelio Oruña (representante de IBT Group, concesionario del Estado), una amiga de este, así como una persona más, de nombre Aurora, amiga del Presidente, y alguien que Velocci cree que era un diplomático.

Con este reto, Velocci –principal testigo de la Fiscalía contra Lavítola en el caso de corrupción internacional– salió al paso de los señalamientos del mandatario, quien lo llama continuamente “drogadicto”.

Martinelli tampoco ha respondido el reto que aceptó en televisión el pasado 10 de octubre para someterse a una prueba de polígrafo sobre este caso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código