sectores de ojo de agua y san isidro

Extensión del Metro exige ocupación de servidumbre

Son 2.3 km más que tendrá este tramo desde Los Andes (punto hasta donde fue licitado el proyecto por $1,880 millones) hasta San Isidro.
Los propietarios han recibido entre $1,200 y $3,000, dependiendo del avalúo. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang. Los propietarios han recibido entre $1,200 y $3,000, dependiendo del avalúo. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang.
NEGOCIOS. Los propietarios han recibido entre $1,200 y $3,000, dependiendo del avalúo. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang.

La liberación de la servidumbre para dar paso a las obras de la extensión del Metro de Panamá empieza este fin de semana.

La razón, la Secretaría del Metro de Panamá tiene que hacer adecuaciones en Ojo de Agua y San Isidro, distrito de San Miguelito, para desviar los vehículos que transitan por la vía Transístmica.

Los cambios viales son necesarios para reubicar los servicios públicos, como cables de telefonía, de electricidad, líneas de distribución de agua, entre otros.

Hasta el momento la Secretaría del Metro no tiene fecha exacta para comenzar los trabajos de construcción, debido a que falta por definir el diseño, el costo y los permisos de construcción.

Sin embargo, mañana, 20 propietarios de pequeños quioscos dedicados a la venta de comida y legumbres, en Ojo de Agua, deben abandonar el área para reubicar los servicios públicos y construir una parada del Metro Bus.

Poca compensación

Mariela Pascual es dueña de uno de los 20 puestos de venta que tienen que salir del área. Ella tiene 20 años de vender legumbres frente a la parada de Ojo de Agua.

Según Pascual, la mayoría de los dueños de los negocios ya recibió el pago de la compensación por parte del Ministerio de la Presidencia.

En tanto, el comerciante Ariel Bernal explicó que el pago es muy bajo, pero reconoció que trabajó 10 años en un lugar que no era de su propiedad.

Bernal agregó que la Secretaría del Metro les informó que todos los comerciantes deben desalojar los locales mañana, ya que las maquinarias van a derrumbar las estructuras.

Entre San Isidro y Ojo de Agua deben salir 114 personas entre trabajadores y dueños de locales.

A los propietarios de los quioscos les otorgan entre $1,200 y $3,000, dependiendo del avalúo realizado por la Contraloría General de la República, mientras que a los empleados se les da un bono de alimentación por $900, dividido en tres pagos.

Para indemnizar a los afectados por la obra, el Ministerio de la Presidencia, a través de la Secretaría de Metas, desembolsó $108 mil 89 en bonos de alimentación. Este contrato fue otorgado de forma excepcional a la empresa Pases Alimenticios, S.A.

La situación de los propietarios de restaurantes, fondas y puestos de legumbre ubicados en San Isidro es similar a la de los comerciantes en Ojo de Agua.

Juan De Dios es propietario de un pequeño restaurante en la entrada de San Isidro y señaló que ya le informaron que debe desalojar, sin embargo, aún no se completa el avalúo que debe hacer la Contraloría General de la República para poder compensarlo.

De Dios indicó que tiene desde 1992 su puesto de comida y ahora espera que el Gobierno le reconozca el tiempo que tiene en el lugar.

DETALLES DEL PROYECTO

Para la extensión del sistema ferroviario deberán construirse 2.3 kilómetros desde Los Andes (punto hasta donde fue licitado el proyecto por $1,880 millones) hasta San Isidro.

Según el último censo de 2010 de la Contraloría General de la República, por San Isidro ingresan habitantes de más de 28 comunidades, que suman una población de 96 mil personas.

Agustín Arias, asesor jefe de Ingeniería de la Secretaría del Metro, explicó que deben terminar los diseños de construcción de esta ampliación.

Algunos de los detalles que han definido, según Arias, es que se construirá una estación terminal en San Isidro que contará con una zona paga de Metro Bus con conexión directa a la estación.

También se dejará un tramo del trazado del Metro, justo antes de cruzar el corredor Norte (vía Transístmica), en condiciones para desarrollar a futuro una estación en Tinajitas.

Arias explicó que se estudia que la línea uno de la red ferroviaria pase por debajo del puente del corredor Norte, pero unos metros por encima de la superficie de la carretera, sin afectar las estructuras del paso vehicular y generando espacio adicional para el tráfico de automóviles.

Esta solución ya ha sido planteada a la Empresa Nacional de Autopistas y al Ministerio de Obras Públicas. Agregó que cualquier solución que se tome con respecto al diseño en este punto, no debe afectar la funcionalidad del corredor Norte.

Se estima que la obra civil tome aproximadamente 12 meses a partir del inicio de los trabajos, luego seguirá la instalación del sistema integral ferroviario.

El jefe de ingeniería de la Secretaría del Metro destacó que la extensión de San Isidro debe integrarse a las operaciones del resto del sistema en un plazo de 18 meses, a partir del inicio de los trabajos.

Con respecto a la adenda que se dará al contrato de construcción (adjudicado al Consorcio Línea Uno) informó que aún no se concreta cuál será su costo.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), Rodrigo Sánchez, señaló que nunca entendió por qué no se contempló en el contrato original el Metro hasta San Isidro, a pesar de que sí se establecía en los diseños.

“Precisamente en el tema de las adendas es que no estamos de acuerdo, porque podrían generar sobrecostos”, manifestó Sánchez.

Agregó que el proceso de reubicación de los servicios públicos es uno de los aspectos donde siempre se registra retraso, además que origina un aumento en el costo final de una obra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829