SALUD PÚBLICA

Farmacias de tabaco y ron

Con $31, en cinco farmacias de la ciudad se pueden comprar cervezas importadas y nacionales, además de una botella de ron, otra de vino y dos cajetillas de cigarrillos. LA PRENSA/David Mesa. Con $31, en cinco farmacias de la ciudad se pueden comprar cervezas importadas y nacionales, además de una botella de ron, otra de vino y dos cajetillas de cigarrillos. LA PRENSA/David Mesa.
Con $31, en cinco farmacias de la ciudad se pueden comprar cervezas importadas y nacionales, además de una botella de ron, otra de vino y dos cajetillas de cigarrillos. LA PRENSA/David Mesa.

Son las 7:15 p.m. y un equipo de periodistas de este diario emprende un recorrido por algunas farmacias de la ciudad capital.

La misión es sencilla: constatar que en varias de ellas, además de vender medicamentos e insumos para cuidar la salud, despachan licor y cigarrillos.

La primera parada es en una farmacia en el corregimiento de San Francisco.

Al llegar, en la refrigeradora al lado de las sodas y los jugos, encontramos cervezas frías nacionales y importadas.

En la caja pedimos a la empleada de la farmacia una factura a nuestro nombre y le preguntamos si no vende otro tipo de licor.

“Claro que sí”, responde la dependiente señalando con su dedo índice una estantería repleta de licores.

La imagen es como la de un supermercado. Hay diferentes marcas y tamaños de vino, champán, seco, ginebra y ron.

Optamos por una pequeña botella de este último licor y pedimos factura.

Al salir, seguimos la ruta hacia otra cadena farmacéutica en el corregimiento de Bella Vista.

En materia de licores, en este local solamente venden cerveza. Tomamos una lata de la nevera y al llegar a la caja, vemos unos llamativos vasos promocionales de una espumosa importada.

“Si te llevas seis de esa marca te regalamos el vaso”, explica la vendedora mientras le cobra a otro cliente.

Agarramos media docena de botellas de la marca fabricada en Europa y vamos a pagarla.

En el mostrador, la cajera se agacha y saca una cajetilla de cigarrillos que otro cliente ha pedido.

Llega nuestro turno y además de las cervezas, pedimos una cajetilla de cigarrillos. La empleada de la farmacia introduce en la misma bolsa, las cervezas, el tabaco y el vaso promocional.

Media hora más tarde, en un establecimiento en Hato Pintado, con la botella de ron, las cervezas y los cigarrillos en la mano, paramos en otro local farmacéutico, en el corregimiento de Pueblo Nuevo.

Es pequeño y en la refrigeradora solo hay jugos. Antes de rendirnos y salir del lugar, llama la atención que en el mostrador hay un aviso que indica que no venden tabaco a menores de edad.

El aviso es clave. Pedimos una cajetilla de cigarrillos y la única trabajadora de la farmacia nos pregunta la marca deseada.

Tras hacer un breve recorrido en voz alta por todas las marcas que vende, elegimos una y pagamos.

Justo a la misma hora, una compañera del diario hace una operación similar en una botica del sector Don Bosco.

A cambio de $7, le entregan una botella de vino blanco chileno.

La situación se repite en otro local de la misma cadena en Don Bosco, donde por $1.30 compra dos cervezas nacionales.

En el transcurso de un par de horas y con $31, en cinco farmacias compramos cervezas importadas y nacionales, una botella de ron, otra de vino y dos cajetillas de cigarros.

Estas últimas tienen fotografías sugestivas y advertencias que señalan que el consumo de tabaco puede causar cáncer de seno y arrugas prematuras.

Disposición Legal

La Ley No. 2 del 5 de febrero de 2013, que dicta disposiciones sobre el proceso de aperturas de empresas y regula los negocios que expiden bebidas alcohólicas, es clara e indica que las farmacias no pueden vender licor.

Los establecimientos farmacéuticos, cuya razón social primordial sea la venta al por mayor, menor y distribución de medicinas en general, no pueden expender bebidas alcohólicas.

En la reglamentación se establece la lista de los establecimientos farmacéuticos que pueden vender licor, según los avisos de operaciones emitidos a través del portal PanamaEmprende del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

De acuerdo con el artículo 11, parte 2-A, se establece que hay dos niveles para el expendio de licores.

El primer grupo de establecimiento incluye los restaurantes, cafeterías, supermercados, minisuper, abarroterías, mercados, hoteles, locales turísticos y servicios de comida.

En tanto, en el segundo pueden despachar licor las discotecas, bares, pubs, cantinas, bodegas, jorones y cevicherías, entre otros establecimientos donde el expendio de bebidas representa una cantidad significativa de su ingreso.

Desde el Mici, al hacer las consultas sobre la venta de licor en las farmacias, se informó de que ya se han realizado operativos en los negocios que se dedican a la venta de medicamentos y que no cumplen con la ley.

Por su parte, la dirección de relaciones públicas de la institución comunicó que no podía brindar mayores detalles del tema, debido a que la dirección nacional de Comercio, oficina encargada de los operativos, se encuentra en proceso de transición.

Esto se debe a que su exdirector Virgilio Sousa renunció al cargo para aspirar al puesto de defensor del Pueblo.

Según la Ley No. 2, los locales que infrinjan esta norma pueden ser sancionados por vender licor con multas que van desde los $500 hasta los $50 mil.

MINSA CUESTIONA VENTA

Tanto el titular del Ministerio de Salud (Minsa), Javier Díaz, como el secretario general de esta institución, Félix Bonilla, ratificaron que las farmacias no pueden vender licor.

De acuerdo con Díaz, estos establecimientos “no son dispensadores de alcohol de consumo. Por eso hay que multarlos”.

Destacó que esta es una mala práctica y prometió realizar operativos de inspección para revisar los sectores donde se presentaron las irregularidades.

En el caso de la venta de cigarrillos, Díaz aclaró que sí es legal. Sin embargo, precisó que solo se puede mostrar una lista con las marcas de los productos disponibles y los precios del tabaco, pero no exhibir las cajetillas.

En tanto, el director de Farmacia y Drogas del Minsa, Eric Conte, condenó la práctica de vender alcohol y cigarrillos en los establecimientos dedicados a expender de productos farmacéuticos.

“No es conveniente que una persona llegue a pedir medicamentos y pase por la refrigeradora para agarrar cervezas y bajar las pastillas. Semanas atrás me reuní con los dueños de farmacias. Ellos quedaron en que iban a revisar esto”, señaló el funcionario.

Considera que son pocos los locales que incurren en este tipo de ventas.

“ Igual puede pasar con los cigarrillos, eso es responsabilidad social sanitaria de sus propietarios”, agregó.

Sobre la práctica de vender cigarrillos en las farmacias, la Coalición Panameña contra el Tabaquismo manifiesta su rechazo.

“Algunas no han caído en cuenta de que venden medicamentos para mantener la salud y conservar la vida, pero por otro lado también ofrecen el veneno que contienen los cigarrillos. Este tóxico diezma a la población mundial más que el sida y el cáncer”, explicó Nélyda Gligo, presidenta de la Coalición.

A su juicio, “esta práctica comercial es incongruente desde el punto de vista moral y ético ”.

“El problema es que algunas farmacias tienen doble licencia para la venta de drogas lícitas, entre ellas la nicotina y todas las demás sustancias letales que tienen los cigarrillos. Corresponde al Minsa encontrar una solución al respecto”, expresó.

Paralelamente, el extitular de Salud Guillermo Rolla Pimentel consideró que la venta de alcohol y cigarrillos en farmacias es “moralmente cuestionable” .

El galeno estima que dentro de las discusiones que se adelantan entre el Minsa y gremios de la salud para reformar el Código Sanitario, se debería incluir una restricción en este sentido.

“Todos los alcoholes son tóxicos para la salud. No se deben mezclar ni con antibióticos ni con medicamentos para la presión. Las boticas solo deberían vender medicinas. Sin embargo, para incrementar sus ingresos ahora además de licor venden ropa, libros, bisutería y comida, entre otras tantas cosas”, señaló.

En tanto, para Juana Herrera, coordinadora del Centro de Estudios y Tratamientos en Adicciones del Instituto de Salud Mental de Panamá, es cuestionable que las farmacias premien la compra de alcohol.

“Es contradictorio cuidar de la salud y a la vez vender licor. Pero premiar el consumo de bebidas alcohólicas con distintas promociones en una farmacia es aún peor”, añade.

Este diario también consultó la opinión de la organización Alcohólicos Anónimos; sin embargo, un vocero de esta agrupación manifestó que uno de los preceptos por los cuales se rigen les impide opinar sobre cualquier tema que no esté relacionado con el grupo.

“Alcohólicos Anónimos no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas. Agradecemos habernos tomados en cuenta, pero no hay nada que podamos aportar ”, aseguró la fuente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código