45 ASAMBLEA GENERAL

Guatemala y el futuro de la OEA dominaron la asamblea

El organismo afronta una precaria situación financiera, la proliferación de bloques y la creciente polarización entre sus países miembros.

Temas:

La asamblea, que continúa hoy, se celebra en la sede de la Organización de Estados Americanos. CORTESÍA La asamblea, que continúa hoy, se celebra en la sede de la Organización de Estados Americanos. CORTESÍA
La asamblea, que continúa hoy, se celebra en la sede de la Organización de Estados Americanos. CORTESÍA

“Debemos usar al máximo las posibilidades que tenemos para que la OEA esté a la vanguardia de otras organizaciones a nivel mundial”. Así delineó sus objetivos el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, durante el discurso de apertura de la 45 reunión de la Asamblea General.

En una alocución que duró 12 minutos, Almagro apeló a romper lógicas de hablar en abstracto sobre la organización, instó a hacerlo de problemas reales, de democracia, derechos humanos, y a “proteger el voto de nuestra gente”.

“Debemos hacer una defensa total de los derechos humanos y la democracia sin dobles discursos ni dobles estándares”, apuntó.

Sus palabras no pudieron ser tomadas más al pie de la letra ayer. Sin ser parte de la agenda del día, durante la sesión matutina el canciller argentino, Héctor Timerman, manifestó la preocupación de su país por la crisis política que afronta el presidente Otto Pérez Molina, en Guatemala, y presentó a consideración del plenario el borrador de una resolución.

El texto fue respaldado rápidamente por varias delegaciones, pero su votación fue postergada para la sesión de la tarde, en la que fue adoptada por consenso.

Los 34 países miembros activos del organismo coincidieron en “rechazar cualquier amenaza de ruptura del orden constitucional” en Guatemala. También expresaron su apoyo explícito a la realización de elecciones generales para resolver la aguda crisis política sin poner en riesgo su institucionalidad.

En el documento, el ente regional formuló un llamado directo “a los actores políticos, económicos y sociales para que ejerzan un papel constructivo y equilibrado para fortalecer la democracia” en ese país.

Y es que el caos en el que está inmerso el Gobierno guatemalteco es grande.

En abril pasado, la vicepresidenta Roxana Baldetti se vio obligada a renunciar, luego de ser ligada a un caso de defraudación fiscal en las aduanas por supuesto cobro de sobornos a empresarios para evadir impuestos.

Semanas después estalló un escándalo por un fraude millonario en el seguro social que involucraba a funcionarios del gobierno.

Tras las protestas ciudadanas y la denuncia formal de un diputado opositor, la semana pasada la Corte Suprema aprobó que se investigue a Pérez Molina para determinar si está involucrado en los hechos denunciados, o para que se determine la responsabilidad que le cabe como jefe de Estado. La decisión está en manos del Congreso.

En tanto, el canciller de Guatemala, Carlos Morales, agradeció la propuesta a la asamblea, señalando que “al apoyarla esta organización apoya la institucionalidad en Guatemala” y “al mismo tiempo apoya la estabilidad política en el país”.

Durante la jornada inaugural de la asamblea anual, la OEA también aprobó una resolución que otorgó luz verde al secretario general para iniciar de inmediato reformas para modernizar y hacer más eficiente sus estructuras.

Ya lo había dicho más temprano Almagro en su discurso de apertura.

“Esta reunión deberá generar la hoja de ruta para que todos juntos, los países, la Secretaría General y los funcionarios de la OEA , demos los pasos necesarios para acercar la visión a la realidad”.

La resolución aprobada compromete al secretario general a presentar al Consejo Permanente su propuesta de ajustes a la estructura de la Secretaría General, a más tardar el 31 de julio de 2015.

El Consejo Permanente también podrá transferir recursos para adaptarse a las modificaciones de la OEA.

El documento es considerado por el organismo –uno de los más antiguos del mundo en su tipo– como el paso inicial para revisar su anquilosada estructura y ajustarse a la realidad geopolítica del siglo XXI.

En sintonía con el proceso iniciado por su antecesor José Miguel Insulza, impulsor de la adopción de una nueva “Visión Estratégica” para la OEA, Almagro subrayó que deben ser más eficientes con sus costos, al tiempo que es necesario que construyan puentes con otros organismos regionales.

Así, señaló que ha comenzado un diálogo con el Banco Interamericano de Desarrollo para “evitar duplicación” de funciones, en una alusión a dejar a ese organismo el rol principal en las labores de desarrollo. “Queremos instaurar una cultura de resultados”, señaló Almagro, un veterano diplomático uruguayo que se inaugura como cabeza del ente regional durante una Asamblea General, tras la salida de escena del chileno José Miguel Insulza, quien condujo la entidad por una década.

En la visión de Almagro, los diplomáticos de todo el continente deben concentrarse en “buscar los mejores caminos para que la OEA sea esa plataforma hemisférica de diálogo político que por su configuración ningún otro instrumento puede generar”.

En las sesiones de ayer no se habló de la crisis política en Venezuela, uno de los primeros retos que tendrá que enfrentar Almagro, y sobre Cuba solo hubo algunos comentarios sobre el deseo compartido de que la isla se reintegre a la organización tras el levantamiento de su suspensión en 2009.

Sin embargo, Venezuela llevó a la reunión su diferendo con Estados Unidos (EU). Insistió en que el Gobierno debe derogar las sanciones impuestas en marzo contra funcionarios venezolanos, y confió en que sus encuentros bilaterales con ese país contribuyan a forjar relaciones “cordiales, francas, sin condicionamientos”.

El viceministro para América del Norte de Venezuela, Alejandro Fleming, hizo esas afirmaciones durante su discurso en la segunda sesión, en el que recordó que la ministra de Exteriores, Delcy Rodríguez, y el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, se reunieron el sábado, en Haití, con el consejero del Departamento de Estado de EU, Thomas Shannon.

“Esperamos que estos encuentros contribuyan verdaderamente al desarrollo de relaciones cordiales, francas, sin condicionamientos”, alegó.

En su primer discurso, Almagro manifestó: “Como secretario general de la OEA, soy gobierno y soy oposición. [...] La democracia y los derechos humanos son valores que están por encima de tiendas políticas”.

“Me importa tanto mi derecho a decir mi verdad como el derecho de mi opositor a decir la suya”, agregó Almagro, quien precisó después a preguntas de los periodistas que la OEA dialogará con gobierno y oposición “en Venezuela y en todos los casos”.

Almagro esbozó que en su mandato de cinco años tendrá como prioridad la creación de una escuela de gobierno para funcionarios y representantes de la sociedad civil y un sistema panamericano de educación.

Además, buscará, junto con organismos multilaterales, una iniciativa hemisférica sobre seguridad ciudadana, un plan para aumentar la interconectividad en el Caribe y la creación de una red de prácticas para la prevención y gestión de desastres naturales en el Caribe y Centroamérica.

(Basado en servicios internacionales)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código