HISTORIA. UN VISTAZO A LA ESCRITURA HACE 400 AÑOS.

´Habya´, ´henero´, ´oy´ y más...

Hace siglos era común en Panamá el uso sin control de mayúsculas, de palabras unidas entre sí, cambiar una letra por otra y obviar las tildes.

Aier habya fyesta en la yglesya... No se trata de un error (horror, más bien) del periodista. Tampoco un descuido del editor. ¿El corrector ortográfico? También es inocente. El disparate lingüístico es un retrato de los extremos que alcanzaba el uso del español en Panamá hace varios siglos.

Un documento de referencia de 65 páginas que usan en el Registro Civil del Tribunal Electoral de Panamá para interpretar y digitalizar añejas actas de bodas, bautizos y defunciones que datan de los siglos XVII, XVIII y XIX, recoge los principales “desafíos de escritura” identificados entre las marañas y los garabatos plasmados cuando la Real Academia Española no había puesto orden en cómo se debía escribir la llamada lengua de Cervantes.

LLUVIA DE ERRORES

El reto al enfrentarse a un acta de hace 300 o 400 años empieza con las diferentes formas de escribir una letra. El documento muestra, por ejemplo, 37 maneras muy diversas de anotar la “a”. Y así con el resto del alfabeto.

Por ello, el caos que describe el manual es tremendo. Tanto así que los errores aparecen por categorías.

Para empezar, están las letras intercambiables: la “i” y la “y”, la “b” y “v”, la “j”, “g” y “x”, y la “c”, “s”, “z” y “x”.

Hecha la advertencia, no es raro encontrar en las actas palabras como “muger” y “muxer”, en lugar de mujer o “benía” por venía.

Otros renglones de desaciertos que reseña el manual del Registro Civil son: ausencia casi total de tildes, uso sin control de mayúsculas (al comienzo, final o en medio de la palabra), empleo doble y sin sentido de letras (cossa, por ejemplo), expresiones unidas a la siguiente palabra y, si el escritor era creativo, letras “adornadas” con ribetes y picos.

La “h”, por su condición silente era un caso de especial confusión. Registros como “oy”, por hoy, o “henero”, por enero, lo demuestran.

Es que la “h” se usaba o se dejaba de usar arbitrariamente o era reemplazada por “g” o “f”. Al parecer, todo dependía del ánimo de quien redactaba el acta. Así que siempre habrá la duda de si el apellido Fernández era realmente así o se trataba de un Hernández, plantea el documento guía.

Además, el uso de confusas abreviaturas para los nombres parecía ser la norma. De hecho, el manual le dedica 47 de sus 65 páginas a estos jeroglíficos.

FALTA DE FORMACIÓN

La escritura manuscrita de aquellos siglos en los registros de las iglesias dependía del nivel de educación del cura encargado, y generalmente era muy pobre; por eso hay tanto desorden, explica el historiador Omar Jaén Suárez, gestor del proyecto de rescate de la memoria histórica contenida en los archivos parroquiales.

El exceso de abreviaturas era para aprovechar al máximo el espacio del papel, apunta Jaén Suárez.

Una escritura normal era muy rara en los siglos XVII y XVIII, pero la situación fue mejorando hasta llegar al XIX, apunta el historiador.

Pronto se dejó de escribir “henero” o “muger”, pero la lectura diaria demuestra que hay fallos ortográficos que han logrado sobrevivir el paso del tiempo.

La RAE celebra sus 300 años

Una exposición sobre la historia de la Real Academia Española (RAE) inaugurará en septiembre próximo la celebración del tercer centenario de esta institución, que culminará en octubre de 2014 con una nueva edición del diccionario de la RAE.

Todo comenzó en agosto de 1713, cuando un grupo de eruditos y de nobles, liderado por el marqués de Villena, empezó a reunirse para subsanar una carencia importante: la lengua española no tenía un diccionario a la altura de las circunstancias. En 2013 se cumplen 300 años de aquella raíz de la RAE.

En octubre de 1714, el rey Felipe V reconoció con una real cédula la existencia de la Academia. En 1726 se publicó el Diccionario de autoridades. Luego vendrían los tomos de gramática, de ortografía y ediciones de obras clásicas como El Quijote.

EFE. españa

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013