LOS ESCÁNDALOS QUE EL GOBIERNO IGNORÓ

IBT, problemas de vieja data

Con este gobierno, la empresa ha recibido $493.2 millones en contratos. En 2013 obtuvo $100 millones en una adenda para terminar de construir los hospitales.

Temas:

Por retrasos de IBT en la construcción de los hospitales de Metetí y Bugaba, el gobierno tendrá que invertir $ 46 millones para terminarlos. LA PRENSA/Archivo. Por retrasos de IBT en la construcción de los hospitales de Metetí y Bugaba, el gobierno tendrá que invertir $ 46 millones para terminarlos. LA PRENSA/Archivo.
Por retrasos de IBT en la construcción de los hospitales de Metetí y Bugaba, el gobierno tendrá que invertir $ 46 millones para terminarlos. LA PRENSA/Archivo.

En Panamá no importaron las denuncias sobre irregularidades en las adjudicaciones de contratos, incumplimientos contractuales y sobreprecios que pesaban contra IBT Group, principalmente, en Islas Vírgenes Británicas, Perú, España y República Dominicana.

A pesar de los escándalos, IBT logró contratos por más de $425 millones que, eventualmente, superaron los $500 millones con adendas.

Estas denuncias marcaron el camino de IBT Group, a través de sus filiales Carimex LLC, IBT y Riogersa, pero en Panamá, la copiosa información en contra de la empresa no melló la buena acogida que le dio el gobierno de Ricardo Martinelli en 2009.

Un hotel en la capital panameña fue el escenario en el que se reunieron altos funcionarios de la actual administración, que le dieron la bienvenida a la compañía en febrero de 2010, cuando hizo su debut en la comunidad empresarial local. Mientras que en Islas Vírgenes Británicas, IBT recibía un ultimátum.

El 15 de abril de 2010, el entonces primer ministro de Islas Vírgenes, Ralph T. O´Neal, decidió “anular” el contrato para construir el hospital New Peebles con Carimex LLC, acusada de incumplimiento de contrato, reportaron ese año medios internacionales.

O´Neal, a través de un comunicado, dijo que la decisión se adoptó por “los muchos incumplimientos” contractuales, y luego de ello, el presidente de IBT Group, José Ramón Brea, y su empresa fueron expulsados.

El primer ministro enumeró defectos mecánicos, eléctricos, de plomería, de gases y de seguridad en las instalaciones.

Todas las denuncias fueron desestimadas ese año por Brea, quien había anunciado un proceso de arbitraje con ese gobierno.

El entonces titular de Salud de Panamá, Franklin Vergara, justificó la contratación de la empresa alegando desconocer los escándalos, profusamente reseñados en las páginas de este diario.

Cuatro años después, la historia parece repetirse en espiral. El Ministerio de Salud incorporó adendas para postergar la entrega de los cuatro hospitales en Metetí, en Darién; Bugaba, en Chiriquí, Colón y Los Santos, que esa cuestionada empresa construía, y engrosaron los montos de las obras otorgadas a IBT.

Más dinero para dos HOSPITALES

Por ejemplo, el hospital de Metetí aumentó su costo de $36.5 millones a $56 millones. Este centro médico reporta un avance de tan solo el 34% o una inversión hasta ahora de $19 millones.

Si se le aplica la fianza de cumplimiento, como ha solicitado el ministro Díaz, –que es del 20% del valor original de la obra o unos $7.3 millones– faltaría pagar el costo del resto del hospital, es decir, casi $30 millones.

En el caso del hospital de Bugaba, su costo era de $30.6 y subió a $47 millones. La obra reporta una avance del 52% y equivale a una inversión de $24.4 millones. Si el Minsa aplica la fianza de cumplimiento –de $6.1 millones– harían falta $16.5 millones para concluir la construcción del hospital.

En síntesis, se requieren más de $45 millones para concluir ambos hospitales.

A ello hay que agregar a los subcontratistas de IBT, que reclaman una cantidad indeterminada por trabajos ejecutados para IBT y sumarían millones de dólares más que no han sido pagados por la empresa, cuyo representante en Panamá es Rogelio Oruña, amigo de Martinelli.

Además, se desconoce cuánto dinero ha adelantado el gobierno a IBT en estos proyectos llave en mano.

Desde que Brea y su socio Oruña fijaron su mirada en Panamá no solo han tenido contratos para construir hospitales, sino hasta para la expedición de pasaportes que resultaron defectuosos.

En entrevista con La Prensa en enero de 2012, Brea admitió que sus operaciones en el país se limitan solo al sector público.

Con este gobierno, IBT encontró envidiables conexiones de poder a través de Martinelli, sus hijos y hasta los amigos de estos, quienes ocupan puestos clave en ministerios e instituciones.

Una investigación de La Prensa reveló que estos jóvenes y los hijos de Martinelli disfrutaron de un viaje a Orlando, Estados Unidos, y a República Dominicana (en este último consta en fotos que estuvieron en compañía de Oruña).

Cinco semanas antes de ese viaje –el 30 de mayo de 2010–, el consorcio IBT había presentado su oferta para la licitación de los hospitales, hoy en problemas.

IBT Group también facilitó un viaje a Sudáfrica, en julio de 2011, para ver la final del mundial de fútbol, cuando un grupo de funcionarios, entre ellos el exministro de Obras Públicas Federico Suárez se hizo acompañar de Oruña y otros importantes contratistas del Estado.

OTROS ESCÁNDALOS

En Perú, Carimex fue favorecida con un contrato directo para el equipamiento de un hospital. En una auditoría se detectó que los equipos “no cumplían” con lo pactado en el contrato porque provenían de China y no de Estados Unidos como era el acuerdo. Estos señalamientos también fueron refutados por Brea.

La cronología de escándalos de esta empresa toca a España y República Dominicana. En este último país hay denuncias de sobrecostos en la construcción de un complejo hospitalario. (Con información de Mary Triny Zea).

Millones en adendas para IBT

Unos $95.8 millones fueron otorgados al consorcio IBT Group Health en concepto de adendas por parte del Ministerio de Salud (Minsa) para los trabajos de construcción de los hospitales en Darién, Chiriquí, Colón y Los Santos. Los contratos originales firmados en 2010 por el hoy exministro de Salud Franklin Vergara eran por la suma de $237 millones, pero en los siguientes tres años a cada contrato se le fueron sumando hasta tres adendas, lo que incrementó los costos a $332.8 millones.

Todas las adendas fueron firmadas por la contralora de la República, Gioconda Torres de Bianchini, y en su mayoría se basaron en “metrajes adicionales a la construcción”. Las adendas fueron refrendadas en enero de este año, así como los dos contratos que recientemente fueron rescindidos por el Minsa.

Por ejemplo, el hospital de Metetí, en Darién, subió de $36 a $56 millones, mientras que el de Bugaba en Chiriquí de $30 a $47 millones. A pesar de los retrasos en estos proyectos, el titular de Salud, Javier Díaz, indicó que ya el Minsa ha pagado a IBT por lo que ha “avanzado en obras”, aunque no divulgó el monto desembolsado.

YARITZA GRICEL MOJICA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código