SE ROMPE LA ALIANZA DE GOBIERNO

Incertidumbre económica

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Tlhqcz.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Tlhqcz.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Tlhqcz.jpg

La estabilidad política del país ha sido una de las bases sobre las que se asentó el constante crecimiento económico en las dos últimas décadas.

También fue clave para que las tres grandes agencias calificadoras de Estados Unidos concedieran a Panamá el grado de inversión en 2010 y para, más recientemente, mejorar las perspectivas de riesgo crediticio del país.

Ahora, la ruptura de la alianza de los partidos gobernantes y la situación de inestabilidad política podría tener un efecto contrario.

Ayer mismo, Roberto Sifón Arévalo, director de riesgo soberano de la calificadora Standard & Poor´s, se refirió a la crisis de gobierno como “una muy mala e inesperada noticia, que creo va en contra de las mejoras institucionales que veíamos en Panamá, y alimentan el escepticismo en relación a la estabilidad política del país. Vamos a seguir el desarrollo de la noticia de cerca para ver cómo evoluciona... y basado en eso evaluaremos el impacto que esto tendrá en la calificación”.

Localmente, el analista financiero Álvaro Naranjo dijo que con el anuncio de la salida del ministro Vallarino, evidentemente las calificadoras estarán atentas. Lo importante, a su juicio, será darle seguimiento a las políticas económicas para mantener el crecimiento del país y, a su vez, una perspectiva estable.

Tras la ruptura de la alianza, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) queda sin las figuras que han liderado la política económica del país, uno de los pilares de esta administración.

Con la salida de Vallarino, de Dulcidio De La Guardia y la probable renuncia de quien sería su reemplazo, Mahesh Khemlani, en la actual estructura directiva del MEF solo quedaría el viceministro de Economía y miembro de Cambio Democrático, Frank De Lima.

También abandonará su puesto la directora de la Unidad de Bienes Revertidos, Liriola Pittí, figura clave bajo el liderazgo de Vallarino en el MEF.

Ambos se opusieron a un faraónico proyecto inmobiliario que pretendía desarrollar el empresario Rafael Boli Bárcenas, amigo del presidente Ricardo Martinelli.

La gestión de estas tierras revertidas había sido motivo de polémica recientemente por el interés del Ministerio de la Presidencia, a través de la Autoridad Nacional de Tierras (Anati) de quedarse con su control a través de una reforma legislativa.

El MEF enfrenta esta frágil situación cuando están en desarrollo proyectos de la importancia del presupuesto general del Estado para 2012, el cierre de la compra de los corredores, la reforma de la Ley de Valores, la Ley de Asociaciones Público-Privadas, la implementación de las impresoras fiscales o la misma creación de un fondo soberano de ahorro con los excedentes del Canal de Panamá ampliado, proyecto que Vallarino explicaba ayer mismo en un desayuno con periodistas.

Las tensiones, que ayer terminaron con una ruptura, de la alianza, no habían pasado inadvertidas en el exterior.

EN LOS OJOS DEL MUNDO

El banco de inversión japonés Nomura hablaba en junio de “ruido político” y ya vaticinaba que la alianza no sobreviviría por mucho tiempo.

La agencia de calificación Moody´s, en un informe publicado hace un mes, señaló que una ruptura en la alianza gubernamental “podría obstaculizar la gobernabilidad y detener potencialmente cualquier reforma adicional”.

La prestigiosa revista británica The Economist en julio pasado hacía un análisis sobre Panamá en el que, además del prometedor crecimiento económico, abordó las carencias en educación y en la institucionalidad. Hablaba de la intromisión del presidente, Ricardo Martinelli, en el poder judicial, y de la corrupción entre los funcionarios.

El artículo recordaba episodios, como el posible espionaje a opositores políticos, la conspiración para expulsar a la exprocuradora y la intromisión en la Corte Suprema. Dice, además, que algunas constructoras no participaron en el concurso del Metro de Panamá por temor a que la licitación estuviese amañada. “A menos que Panamá limpie su gobierno, corre el riesgo de convertirse en el próximo México en lugar de en el próximo Singapur”, indicaba el artículo.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá emitió un comunicado ayer en el mismo sentido: “Este gremio insiste en que los sobresaltos políticos y politiqueros afectan la estabilidad del sector económico nacional y social; además, son contraproducentes para la forma en que se nos mira internacionalmente. Aspiramos a que la sensatez de todas las partes involucradas prive sobre la política partidista”.

En cambio, otros empresarios descartaron consecuencias para el desempeño económico del país.

El empresario Juan Francisco Kiener dijo que “cuando hay una relación que no es funcional, lo más saludable es que termine”.

Kiener no cree que se afectará en lo más mínimo la estabilidad ni la situación económica del país. Para él hay una oportunidad positiva el hecho de que se pueda trabajar sin fricciones.

Sin embargo, con una crisis política a cuestas, vuelve al debate la importancia de la salud financiera del país, pues de esto dependerá la llegada de inversión extranjera directa, la producción local, la generación de empleo y la entrada de ingresos al fisco que permiten invertir en infraestructura.

Ministros dejan varios proyectos inconclusos

El ministro de Vivienda, Carlos Duboy, deja el proyecto “Renovación urbana de Curundú” -reconstrucción del barrio de casas de madera por apartamentos- avanzado en el 50%.

La primera fase de la obra está por completarse y consiste en la construcción de las primeras seis torres ubicadas en el sector “S”.

El proyecto completo lo integran 15 edificios, con un total de 240 apartamentos. La obra, que tiene un costo de 94 millones de dólares, es uno de los megaproyectos del gobierno de Ricardo Martinelli que estaba en manos de uno de los ministros panameñistas que salieron ayer del Gabinete.

Los trabajos, entre tanto, marchan con normalidad. Solo ayer, un grupo de mujeres realizó un piquete en la entrada del proyecto para exigir empleo a la empresa que construye las viviendas.

En el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) que ahora estará bajo la responsabilidad de Ricardo Quijano, un alto directivo de Cambio Democrático está pendiente de la renegociación de las regalías con las empresas mineras y los anunciados proyectos de búsqueda de petróleo en el área de Darién.

Uno de los temas clave del Ministerio de Relaciones Exteriores, que ahora quedará en manos de Roberto Henríquez, vicepresidente de Cambio Democrático y hasta ayer titular del Mici, es conseguir la ratificación del Tratado de Promoción Comercial por parte del Congreso de Estados Unidos. El ministro saliente, Juan Carlos Varela, anunció que durante su administración de 26 meses al frente de la Cancillería, deja aprobados siete de los doce tratados para evitar la doble tributación, logrando salir de la lista gris de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Panamá ha suscrito acuerdos de esta naturaleza con Italia, Países Bajos (Holanda) España, Qatar, Luxemburgo, Corea, Singapur, México, Barbados, Portugal y con Estados Unidos de América.

Varela informó que deja organizada la sede del país para las reuniones preparatorias de la Cumbre de cambio climático, prevista a celebrarse en Durban, Sudáfrica, entre noviembre y diciembre de 2011.

CARLOS ALBERTO VARGAS

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Feb 2017

Primer premio

1 6 8 6

DADD

Serie: 3 Folio: 12

2o premio

0734

3er premio

2299

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código