EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Islas y costas desaparecen por subida del nivel del mar

Científicos y grupos ambientalistas advierten que Guna Yala, Azuero, Bocas del Toro y Chiriquí son las áreas más afectadas por ese cambio.
INUNDACIONES. Las lluvias ocurridas en noviembre de 2012 dejaron 6 mil 500 personas afectadas. Informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe indican que en Panamá el impacto del cambio climático costará $6 mil 825 millones hasta 2100. LA PRENSA/Archivo INUNDACIONES. Las lluvias ocurridas en noviembre de 2012 dejaron 6 mil 500 personas afectadas. Informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe indican que en Panamá el impacto del cambio climático costará $6 mil 825 millones hasta 2100. LA PRENSA/Archivo
INUNDACIONES. Las lluvias ocurridas en noviembre de 2012 dejaron 6 mil 500 personas afectadas. Informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe indican que en Panamá el impacto del cambio climático costará $6 mil 825 millones hasta 2100. LA PRENSA/Archivo

El mar por décadas ha sido un aliado del pueblo Guna Yala, pero en los últimos años se ha convertido en una amenaza.

Ese pueblo está conformado por 365 islas e islotes, de los cuales 49 están poblados. No obstante, en algunas de esas áreas han visto cómo el agua llega a sus viviendas, cuando antes eso no sucedía en el archipiélago.

La inquietud ha sido tal que en el Congreso General Guna, máxima autoridad de la comarca, han debatido el tema durante los últimos tres años. Además, han preparado planes para el traslado de tres comunidades: Ustupo, Playón Chico y Nula Tupe, que están expuestas a inundaciones.

La idea es ejecutarlo en los próximos cinco o seis años, dependiendo de la evolución de las anegaciones que todos los años se registran con mayor fuerza en este lugar.

Pero este panorama no es exclusivo de la comarca Guna Yala. Grupos ambientales, como la Asociación para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), también han previsto esta situación.

Alida Spadafora, directora de Ancon, informó de que cada año en el Caribe panameño el mar aumenta dos milímetros, provocando que partes valiosas de tierra nacional desaparezcan.

“No me extraña que esto suceda también en el Pacífico”, dijo la activista, quien explicó que por ejemplo en Azuero se han perdido unos 200 metros de playas, a pesar de que han construido varios muros de contención.

Además de Azuero y Guna Yala, hay otras áreas de Panamá que están siendo afectadas por las consecuencias del cambio climático. Colón, Bocas del Toro, Chame, Tonosí y Chiriquí ya padecen las repercusiones del aumento del nivel del mar y los grandes oleajes que se reportan en el país.

Uno de los científicos que ha seguido este tema de cerca es Stanley Heckadon, investigador del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, que publicó el libro Agonía de la naturaleza.

En el libro plantea los efectos del cambio climático en el área de Colón y las consecuencias en un futuro.

El documento, con importantes datos científicos, detalla que entre 1920 y 1980 el nivel promedio del mar aumentó 10 centímetros en el área de Cristóbal.

Y aunque ese promedio no sería de gran importancia en los países del mundo que tienen una amplitud de marea muy grande, en Colón sí causaría un serio problema.

Según lo estimado por los investigadores, las poblaciones de Colón, Cristóbal, Arco Iris, France Field y Coco Solo se construyeron sobre arrecifes de coral y manglares, lo que quiere decir que están justamente encima del nivel del mar. Sin embargo, algunas de estas áreas ya se ven perturbadas por inundaciones durante la temporada de lluvias y mareas altas.

Su conclusión es tajante: “Si los aumentos previstos en el nivel del mar son correctos, en los próximos 50 años muchas de esas urbanizaciones serán inundadas con tanta frecuencia que tendrán que ser abandonadas o protegidas con un sistema de diques y bombas de agua. Dentro de 100 años es muy probable que estén por debajo del mar”.

Para Heckadon, continuar la expansión de las urbanizaciones hacia las áreas costeras de poca elevación no solo complicaría la crisis económica y social cuando se registran desastres, sino también se destruiría la capacidad de los manglares y arrecifes para actuar como una línea de defensa contra la invasión inesperada de los océanos.

COSTOSOS DAÑOS

Las proyecciones de este científico son bastante acertadas, si se toma en cuenta que el año pasado Colón sufrió una de las peores inundaciones de su historia.

Las estadísticas del Sistema Nacional de Protección Civil dan cuenta de ello: 6 mil 500 personas afectadas por las inundaciones ocurridas en noviembre de 2012.

En aquel momento los reportes de pérdidas de las compañías de seguros sumaron $35 millones 95 mil 635. Peor aún fue durante las anegaciones de 2010 que afectaron la región de Chepo, Panamá y las provincias de Darién y Colón.

Muchas de esas zonas estaban a orillas de costas, playas y mangles.

De acuerdo con informes presentados por los ministerios de Obras Públicas, Salud, Educación y Vivienda, las pérdidas ocasionadas por aquel desastre fueron por $168 millones, mientras que en el sector agropecuario fueron de $20 millones.

Pero hay más. Según cálculos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en Panamá el impacto del cambio climático le costará al país $6 mil 825 millones hasta 2100.

Es decir, un poco menos de la mitad del presupuesto estatal del año pasado que fue de $16 mil millones.

Zuleika Pinzón, directora de la Fundación MarViva, sostuvo que a este tema hay que prestarle atención, porque el país tiene muchas zonas propensas a inundarse. “No se pueden seguir dando permisos de manera indiscriminada para talar manglares”, aportó.

Se envió un cuestionario a la Autoridad Nacional del Ambiente para conocer su posición sobre este problema, pero no hubo respuesta.

Juan Díaz, una ´bomba de tiempo´

Para la Sociedad Audubon de Panamá, la tala de manglares en el corregimiento de Juan Díaz será una “bomba de tiempo”, ya que no habrá una barrera de protección cuando se reporten anegaciones por el aumento de las aguas. A Rosabel Miró, directora de la Sociedad Audubon, le inquieta que existan unas 600 hectáreas en ese lugar que buscan urbanizarse. “Si esto continúa así, hasta esos proyectos millonarios que se desarrollan cerca del Corredor Sur sufrirán pérdidas millonarias”, agregó. Este grupo, junto a otras organizaciones de la sociedad civil, ha emprendido una lucha con el fin de que la Autoridad Nacional del Ambiente y el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial cumplan su función. Igual solicitud hacen al Municipio de Panamá, para que no otorgue permisos de construcción en el área. La única medida que han adoptado las autoridades en este sitio es canalizar ríos y quebradas, pero para los ambientalistas eso no es suficiente.

Ohigginis Arcia

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código