Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

Juez declara la quiebra retroactiva a R.G. Hotels

La sociedad tiene una deuda total de $55 millones. Auditores detectaron estados financieros alterados y activos inexistentes.
R.G. Hotels, Inc. segregó las áreas comunes de los proyectos PH Ibiza Coronado (foto) y PH Ibiza Corona para ponerlos como garantía y conseguir un préstamo de la Caja de Ahorros por $5 millones. Ante el impago de la deuda, el banco secuestró los bienes, que ahora esperan por un segundo remate judicial, aún sin fecha establecida. R.G. Hotels, Inc. segregó las áreas comunes de los proyectos PH Ibiza Coronado (foto) y PH Ibiza Corona para ponerlos como garantía y conseguir un préstamo de la Caja de Ahorros por $5 millones. Ante el impago de la deuda, el banco secuestró los bienes, que ahora esperan por un segundo remate judicial, aún sin fecha establecida.
R.G. Hotels, Inc. segregó las áreas comunes de los proyectos PH Ibiza Coronado (foto) y PH Ibiza Corona para ponerlos como garantía y conseguir un préstamo de la Caja de Ahorros por $5 millones. Ante el impago de la deuda, el banco secuestró los bienes, que ahora esperan por un segundo remate judicial, aún sin fecha establecida. Archivo

El Juzgado Primero de Circuito de Coclé decretó que R.G. Hotels, empresa promotora de los proyectos turísticos P.H. Ibiza Corona y P.H. Ibiza Coronado, estaba en quiebra desde el 31 de julio de 2012.

La sentencia se dio el pasado 21 de octubre, un mes después de que la nueva administración de la compañía solicitara la quiebra voluntaria de la misma, tras encontrar varias irregularidades financieras en la sociedad fundada por Rugiere Gálvez.

La medida deja sin protección a inversionistas que compraron bonos.

CIFRA DE INTERÉS

$30

Millones fue el monto de las emisiones de bonos y valores comerciales negociables que colocó la empresa en 2012.

El descalabro de un grupo hotelero

La quiebra retroactiva declarada por el juez Manuel de Jesús Corrales Hidalgo a la empresa R.G. Hotels, desarrolladora de los proyectos turísticos PH Ibiza Coronado y PH Ibiza Corona, pone en grandes aprietos a los inversionistas que compraron en 2012 bonos y valores comerciales negociables al grupo hotelero.

De acuerdo con la sentencia de Corrales Hidalgo, del Juzgado Primero del Circuito de Coclé, del pasado 21 de octubre de 2015, la quiebra se decreta desde el 31 de julio de 2012, fecha en que se realizó la primera emisión de bonos por unos $15 millones.

Posteriormente, el 8 de agosto del mismo año, se haría la de los valores comerciales negociables, por otros $15 millones: $30 millones en total.

Al declarar la quiebra de forma retroactiva, los dueños de los bonos no podrán hacer uso del fideicomiso, pactado en la emisión, para cobrar el dinero invertido.

El proceso ha generado desconcierto en el sector financiero, ya que genera una inestabilidad inesperada entre los inversionistas que le apuestan a la emisiones de deuda de las empresas, confiando en que tendrán el respaldo de un fideicomiso en caso de que se entre a algún proceso de quiebra.

Hay fuentes que, por otro lado, advierten de una serie de banderas de alertas que se podrían haber desatendido inicialmente por los auditores externos de la empresa.

Este año, la Bolsa de Valores de Panamá (BVP) suspendió las emisiones de R.G. Hotels por el impago de intereses de los bonos corporativos.

R.G. Hotels tenía como fecha límite el 31 de marzo de 2015 para entregar los estados financieros auditados, correspondientes al 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, una carta firmada por el representante legal del grupo turístico reveló que era imposible cumplir con el requisito. La administración no contaba con toda la información y registros contables de las transacciones hechas en 2014. Tampoco existían los reportes de las consolidaciones bancarias que permitieran confirmar los saldos con las entidades crediticias.

Un fallo conflictivo

El juez basó su decisión de quiebra en que los estados financieros presentados para los años 2009-2013, y parte de 2014, no reflejaban “la verdadera y real situación financiera y económica” de la empresa, de acuerdo con la sentencia a la que tuvo acceso este medio.

Asimismo, decretó que los fondos que resultaron de la colocación y venta de los valores negociables no llegaron a formar parte de los activos de la sociedad, y que no se utilizaron para la construcción de las obras de los proyectos inmobiliarios que se disponían a desarrollar la empresa.

Otros aspectos que valoró el juez fueron que los bienes inmuebles y los derechos posesorios, que supuestamente garantizarían las emisiones, no llegaron al fideicomiso; asimismo, se decretó que los avalúos a estos bienes no reflejaron el valor comercial real. Es decir, que fueron sobrevaloradas.

R.G. Hotels conforma una sola unidad económica y empresarial junto con Casa de Campo Farallón, S.A.

Rugiere Gálvez Marcucci es el fundador de las sociedades, las cuales administró hasta el 31 de octubre de 2014, cuando fue adquirida por inversores extranjeros.

R.G Hotels se inscribió en el Registro Público el 20 de junio de 2005; Casa de Campo de Farallón, el 30 de diciembre de 1996.

En ambas sociedades figuran Rugiere Gálvez, como presidente; Giselle Gálvez, como tesorera y Maruquel Gálvez, como secretaria.

Fueron los inversores extranjeros los que solicitaron en septiembre de este año la quiebra voluntaria de ambas sociedades.

De acuerdo con el abogado que representa a los inversores extranjeros, Jorge Luis Lau Cruz, cuando estos asumieron la administración el 15 de noviembre de 2014 “comienzan a darse cuenta de situaciones irregulares”.

“Poco a poco han ido reconstruyendo la historia contable de las empresas, y se llegó a la conclusión, junto con los auditores, de que presentaban una falsa situación económica desde el año 2012, cuando emitieron unos valores y fondos comerciales”, detalló el abogado.

Además, detalló que “cuando se emitieron los valores y los bonos, los estados financieros y los avalúos que se hicieron no reflejaban la realidad, estaban completamente alterados. Presentaban activos y valores que no existían, y fincas que tenían valores que fueron inflados”.

Con la sentencia del juez y la fecha de quiebra establecida, también queda en evidencia que la pasada administración de la Caja de Ahorros (CA), vinculada a miembros del círculo cero del expresidente Ricardo Martinelli, otorgó un préstamo de $5 millones a una compañía que presentaba insolvencia financiera.

Para lograr la aprobación de este préstamo, el promotor segregó las áreas comunes de los proyectos antes mencionados, como el lobby, piscina y un sky bar, para usarlos como garantía.

Sobre esta situación, voceros de la institución manifestaron que “la Caja de Ahorros no ha sido notificada ni tiene oficialmente conocimiento de este proceso de quiebra, por lo que, de manera responsable, no podemos emitir ninguna opinión al respecto”.

De acuerdo con los informes emitidos por los auditores contratados por la nueva administración de las sociedades a la hora de solicitar la quiebra voluntaria, se estima que las deudas totales y conjuntas de R.G. Hotels y Casa de Campo Farallón ronda los $55 millones, los cuales surgen de la emisión de bonos y valores por $30 millones, y otros $25 millones de obligaciones solidarias que pagar a diferentes bancos y empresas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código