[ KNOCKOUT ]: JORGE LEDEZMA BRADLEY

[ KNOCKOUT ]: Con los $267 mil 500 que se iban a usar en Don Omar, la Sinfónica podría tocar 25 veces

Temas:

LA PRENSA/David Mesa LA PRENSA/David Mesa
LA PRENSA/David Mesa

Jorge Ledezma Bradley, el Gustavo García de Paredes de la música, es de los pocos funcionarios que han sobrevivido a tres cambios de gobierno. Papá de la vieja guardia, defiende a su pollito –la Sinfónica–, añora un público más nutrido y critica al “monstruoso” reguetón.

¿La sinfónica es sin-fónica?

No, es con fónica porque suena y suena bien.

El teatro ya empezó a despertar. ¿Y la Sinfónica?

Sí despertó; el público es el que tiene que despertar.

¿Qué le falta hacer a la Sinfónica para que el público despierte?

No hemos repartido suficientes despertadores. Nos falta divulgación.

¿Qué tan difícil es promocionar música clásica en Panamá, de 1 a 10?

8. Competimos contra el reguetón y el mal gusto.

¿El panameño aprecia su sinfónica?

Los que la disfrutan sí. La gran mayoría no la conoce.

¿Qué porcentaje de los panameños es culto?

20%, yo diría. En general los medios brindan basura.

¿Y desde cuándo solamente los medios deben brindar cultura?

No, no es deber solo de los medios, pero tienen parte.

Por cierto, ¿usted ve todos los medios?

No. Un solo diario por internet. Y noticias por radio.

Tres políticos cultos.

Eusebio A. Morales, Narciso Garay y Ernestito de la Guardia. ¿Actuales? Gulp.

¿Y los más incultos?

Chello Gálvez. Campeón. Pero hay otros del mismo tipo.

¿Alguna vez ha visto al Presidente en un acto de la Sinfónica?

No.

¿Y a expresidentes?

Nicolás Ardito Barletta, Ernesto Pérez Balladares y Mireya Moscoso.

¿Y a algún ministro?

No que yo haya visto.

¿A algún diputado?

El diputado Héctor Aparicio cuando tocó su hija.

El director de la Sinfónica no solo debe saber de música clásica... Hágale un ´jingle´ a Juan C. Navarro.

Mira lo que ofrezco, vota por mí.

A Juan C. Varela.

Tú ya me conoces, vota por mí.

A Giselle Burillo.

Soy una incógnita, vota por mí.

¿A alguno le aplica el “mírame a la cara, yo nunca te he mentido” de Guillermo Endara?

No creo. Guillermo Endara era único.

Como que a usted no le iría muy bien de publicista, ¿no?

Exactamente. Como ves, me moriría de hambre.

¿En qué no se moriría de hambre, aparte de haciendo lo que hace?

Quizá como actor teatral.

¿Conoce a alguno de los actuales actores de teatro o se quedó con los de antaño?

Me quedé en la época de antaño, definitivamente.

Usted ha dicho que no simpatiza con ningún partido. ¿Por qué lo vinculan con el Partido Revolucionario Democrático?

Quizá porque fui simpatizante de la firma y cumplimiento de los tratados Torrijos-Carter.

¿Dirigiría el Instituto Nacional de Cultura?

Lo pensaría.

¿Cuál sería su primera propuesta?

Convertir los cuerpos artísticos profesionales en patronatos en los cuales el Estado y la gente puedan trabajar juntos.

¿Qué pasaría si Daddy Yankee dirigiera la Sinfónica por un día?

Nos moriríamos de risa.

Pero se llenaría el teatro, ¿no?

Probablemente.

¿Qué pasa? ¿El problema es que usted no se moderniza o qué?

No creo que el reguetón tenga algo bello para ofrecernos.

¿Y qué género sí, aparte de la música clásica?

Hay cosas bellísimas de Rubén Blades y de típico.

¿Qué hace la Sinfónica para atraer a jóvenes?

Visita colegios y trae muchachitos a los ensayos. Y toca música de películas.

¿Y cuántos de esos niños siguen yendo a ver la Sinfónica cuando crecen?

No sabemos, pero nuestra esperanza es que ahí formemos público.

¿Qué porcentaje de su público diría usted que tiene menos de 30 años?

Yo diría que 10%, lo que es muy poco.

Dicen que la orquesta no tiene presupuesto ni para cruzar el puente...

Lo cruzamos, pero no tan a menudo.

¿De cuánto es su presupuesto anual?

De cerca de $1 millón. Solo tenemos para los salarios y para los viáticos cuando vamos al interior.

¿Cuánto dinero necesitaría usted para poner la orquesta a volar?

$2 millones para contratar más músicos, directores y solistas invitados, y hacer más viajes al interior.

¿Qué hubiera podido hacer la Sinfónica con los $267 mil 500 del contrato carnavalesco de Don Omar?

Con los $267 mil 500 que se iban a usar en Don Omar, la Sinfónica podría tocar 25 veces.

¿Por qué, con más de 70 años, la Sinfónica no tiene una sede para practicar?

Porque nadie ha entendido que las sinfónicas deben tocar en una sala sinfónica y no en un teatro de ópera como el Nacional o en una sala como el Anayansi.

¿Quién es más eterno en el cargo, usted o Gustavo García de Paredes?

Yo.

¿A usted lo han dejado en ese cargo porque es muy bueno o porque no hay más nadie?

Soy bueno y consistente.

¿Y hay alguien más?

De haber, hay. Cada vez que cambia el gobierno alguien quiere la varita. Pero a ver si pueden con la múcura.

¿Quién la ha querido?

Por lo menos tres...

¿Nombres?

No.

El gobierno que más ha apoyado a la Sinfónica.

En el de Martín Torrijos se duplicaron los salarios. Y en este se está haciendo la Ciudad de las Artes...

¿Por qué se opuso a la ley de cultura que vetó Ricardo Martinelli?

Abría espacios que no existen para la conversión de la cultura en negocio. Y la cultura no es solo negocio.

Llegado el momento, ¿qué músicos podrían sustituirlo?

Me reservo nombres.

¿Por qué? ¿No cree que hay nadie mejor que usted o no quiere darle ideas al gobierno?

No quiero ser injusto dejando a alguien por fuera.

¿Qué opina del proyecto del reto sinfónico del Ministerio de Educación?

Iniciativa maravillosa.

Pero los planes curriculares han dejado la música por fuera. Es contradictorio, ¿no?

No en la medida que se sigan brindando recursos para la práctica.

¿Qué baila usted?

Salsa de los años 60.

PERFIL

Tiene una licenciatura y un posgrado en dirección de orquesta en Brasil y en Polonia. Fue director asistente de la Sinfónica, de 1975 a 1994, y desde entonces es su director.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458