Lavítola también fue parte de la negociación de cárceles

La ministra de Gobierno, Roxana Méndez, confirmó ayer que se reunió varias veces con el hoy prófugo de la justicia Valter Lavítola, quien también representaba al consorcio italiano Svemark, que construiría en Panamá cuatro cárceles modulares por $176 millones.

Este proyecto, que originalmente impulsó el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, era parte del acuerdo que firmó el presidente, Ricardo Martinelli, con el hoy ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

A pesar del entusiasmo inicial del ministro Mulino por lo que llamó “una solución rápida” al hacinamiento carcelario, el proyecto no se concretó porque el Gobierno adujo que era “muy costoso”.

La ministra Méndez relató a La Prensa, que Lavítola asistió a las reuniones en compañía del italiano Mauro Velocci, presidente del citado consorcio.

Velocci, quien se comunicó con este diario desde Italia, acusó a la ministra de “presionarlo” para que comprara cuatro terrenos donde se construirían las cárceles y que, en total, tenían un valor de $3 millones.

Según la versión de Velocci, Méndez le insistía que abonara $300 mil por la compra de los terrenos –10% de su valor total–, sin haber firmado el contrato para la construcción de las cárceles.

El empresario también denunció que el dueño de uno de los terrenos es amigo de la ministra, mientras que el promotor de bienes raíces es el esposo de una funcionaria del ministerio a cargo de Méndez.

Consultada al respecto, la ministra insistió en que no se involucró directamente en el tema de la tierra, y aseguró que no sabía que el esposo de su colaboradora hubiese participado en el proceso.

La ministra también alegó que su ministerio, en coordinación con el presidente Martinelli, y previa consulta con el Ministerio de Economía y Finanzas y la Contraloría, rechazó la propuesta final de Svemark por costosa.

Por el contrario, Velocci asegura que fue él, mediante correo electrónico del 20 de septiembre de 2011, quien dio por terminado el trato.

Velocci explicó que la empresa se vio imposibilitada de cumplir sus compromisos, debido a la detención en Italia de uno de los representantes del consorcio, por delitos no relacionados con el contrato con Panamá.

Al respecto del proyecto, Velocci también relató a La Prensa que el embajador de Italia en Panamá, Giancarlo Curcio, le comunicó –el 14 de octubre de 2011– que para retomar las negociaciones de las cárceles debía “donar” un hospital en Veraguas, una obra que había sido ofrecida por Berlusconi en 2009.

El embajador Curcio confirmó –mediante un comunicado– que para esa fecha cursó correspondencia a directivos de Svemark sobre la implementación del acuerdo de seguridad, pero dijo que en esa fecha Velocci no pertenecía al consorcio.

Este último dato no corresponde con la información que tiene este diario.

El embajador Curcio no dejó claro si en la misiva dirigida a Svemark se ejerció alguna presión para que donara un hospital pediátrico para Veraguas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código