CONVERSATORIO EN EL INSTITUTO NACIONAL

Lecciones de ciudadanía en tiempos de crisis

En la reunión se habló sobre la importancia de los valores y de cómo aprovechar la crisis del país para transformarla en una oportunidad.

Temas:

La diputada Ana Matilde Gómez habló por casi una hora sobre crecimiento, delincuencia económica, honestidad, ética y empoderamiento. La diputada Ana Matilde Gómez habló por casi una hora sobre crecimiento, delincuencia económica, honestidad, ética y empoderamiento.

La diputada Ana Matilde Gómez habló por casi una hora sobre crecimiento, delincuencia económica, honestidad, ética y empoderamiento. Foto por: Luis Burón-Barahona

González hizo hincapié sobre el papel de los alumnos en el Panamá del futuro. González hizo hincapié sobre el papel de los alumnos en el Panamá del futuro.

González hizo hincapié sobre el papel de los alumnos en el Panamá del futuro. Foto por: Luis Burón-Barahona

Escuchaban atentos 300 estudiantes. Habló primero la diputada independiente Ana Matilde Gómez. Siguió el procurador de la Administración, Rigoberto González. Se refirieron a valores ciudadanos e integridad personal, conceptos seguidos con atención por los alumnos de quinto y sexto año del Instituto Nacional, quienes parecían comprender su significado.

Concluidas las exposiciones, ningún estudiante se atrevió a hacer preguntas. Silencio absoluto. Si acaso se escuchaban los tres abanicos dispuestos con precisión estratégica en el Aula Máxima, y sobre los que se concentraban los mayores grupos de estudiantes. Hacía calor. Mucho. Gómez retomó la palabra. “Cuando nadie pregunta es porque o se entendió todo o nadie entendió nada”, dijo. Hubo risas. Aplausos también. Entonces una adolescente de la primera fila se animó y lanzó un búmeran: “¿Qué nos corresponde hacer a los estudiantes frente a la realidad actual?”

Se trataba de la segunda jornada de conversatorios escolares de la Fundación Panameña de Ética y Civismo, que dirige Luis H. Moreno, y que intenta calar mensajes de ciudadanía y de valores en los estudiantes de secundaria. El primer conversatorio fue en el Colegio José Antonio Remón Cantera. Allí hablaron Erasmo Pinilla, magistrado presidente del Tribunal Electoral, y Kenia Porcell, procuradora de la Nación.

Ayer, en el Instituto Nacional la reunión empezó puntual a las 11:00 a.m. Primer signo de civismo. El salón escogido fue el Aula Máxima. Una sala amplia pintada de color amarillo mostaza con bustos de políticos de antaño como Justo Arosemena, que se destaca sobre los demás al estar en la mitad de la pared principal. Arriba, más pintura amarillo mostaza con diseños de enredaderas en verde oliva. En el medio del techo cuelga un candelabro negro sobre un fondo celeste. En el suelo, unas 300 sillas de madera oscura con un acolchado claro en el medio, que fueron donadas por China (Taiwán).

La banda marcial dio comienzo a la reunión con el himno de la escuela. “En donde se funden los hombres que han de ser cariátides de bronce de nuestra nación”. La banda terminó sin equivocarse. Antes de comenzar el evento habían practicado, pero con tonadas más anglosajonas: Bruno Mars, Pitbull y 2 Unlimited. La cultura estadounidense sigue viva dentro de las aulas del Instituto Nacional.

Después del himno, habló la rectora del plantel, Rosana Casanova. Agradeció la gestión. El siguiente turno fue de Moreno, quien comenzó con elogios a Gómez y a González, sus invitados. “El país necesita civismo más que desarrollo económico”, continuó. Todo parecía en tono feliz hasta que se sacó del bolsillo un papel que había encontrado pegado en una de las paredes del Instituto. “Ritual satánico para aprobar los exámenes trimestrales. Traer dos gallinas negras, sangre de una virgen y un cuchillo de plata”, afirmaba el papel, que daba instrucciones claras de cuáles serían las aulas destinadas para tan especial ceremonia.

Pasada la molestia ante el supuesto ritual oscuro, Moreno dio paso a la diputada.

TIEMPO DE OPORTUNIDAD

Gómez comenzó con una síntesis de su trayectoria política. En menos de cinco minutos habló sobre su llegada y su salida forzada de la Procuraduría de la Nación, su campaña como diputada y su posterior elección para la Asamblea Nacional. Seguían llegando estudiantes y el salón quedó repleto. Hacía más calor. Afuera llovía.

La exprocuradora habló sobre sostenibilidad, crecimiento, consolidación democrática, globalización, delincuencia económica, honestidad, ética y empoderamiento. Se valió de unas diapositivas para poder llevar el hilo de su presentación de casi una hora. También le pidió a los estudiantes leer más y ver menos televisión. “Si lo que entra en la mente es basura, lo que sale por la boca también es basura”, afirmó.

Gómez luego mostró una imagen de un gato que se ve como un tigre frente al espejo y terminó con una cita de la madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”. Aplausos.

Por ahí mismo comenzó González. No usó apoyo tecnológico, sino un papel doblado repleto de apuntes a mano. El procurador de la Administración hizo hincapié en el papel que tendrán los estudiantes en el futuro de Panamá, de cómo deben cumplir con su país y con ellos mismos. Describió una escena de una película de Cantinflas en la que es abordado por una mujer despampanante que lo invita a ser infiel y él se niega. Una lección de integridad.

González fue breve y en menos de 20 minutos ya había terminado. Entonces llegó el momento de las preguntas.

“¿Qué nos corresponde hacer a los estudiantes frente a la realidad actual?”, cuestionó aquella joven de la primera fila. “Hay que estudiar, formarse y llegar al servicio público”, contestó Gómez.

“En los últimos años nos hemos preocupado por la formación técnica, pero nos olvidamos de los valores”, afirmó González sobre la actividad. “Las crisis son momentos de oportunidad, deben empinarse los grandes patriotas, los buenos ciudadanos en procura del bien de todos”, añadió sobre el momento en el que ocurre.

“Hay que transmitirle la esperanza de que todo eso puede cambiar con lo que ellos pueden sembrar”, manifestó por su parte Gómez.

La rectora Casanova también valoró el significado del conversatorio para los estudiantes institutores. “Trabajamos un plan de mejoras basado en valores. Los chicos quieren un cambio. El Instituto estuvo en el abandono de los gobiernos, de la ciudadanía y de los padres de familia por mucho tiempo. Lo que pasó el año pasado (protestas que finalizaron con actos vandálicos dentro del propio plantel) sembró en ellos la conciencia de rescatar la gloria institutora del pasado”, dijo.

Al finalizar el conversatorio, los estudiantes firmaron una pancarta como símbolo de su compromiso con los valores. Después la banda marcial tocó el himno nacional. Apenas la segunda pieza nacional en el repertorio de cinco tonadas que interpretaron en la jornada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código