La Loma

Temas:

OBSTRUCCIÓN. Las personas estacionan los carros en zonas prohibidas. OBSTRUCCIÓN. Las personas estacionan los carros en zonas prohibidas.
OBSTRUCCIÓN. Las personas estacionan los carros en zonas prohibidas.

Antes de que La Loma, en Hato Pintado, fuera urbanizada, era una finca ganadera y de lechería propiedad de la familia Arias Espinosa, a principios de la década de 1930. La finca estaba en Las Sabanas de Hato Pintado, y era del político y farmacéutico Manuel Espinosa Batista.

+ info

Su hijo, Francisco Pancho Arias Paredes, se casó con Carmen Espinosa y se mudaron a la casa principal en donde hoy están las oficinas administrativas de la compañía Nestlé.

Poco a poco algunos miembros de la familia construyeron sus casas en diversos lugares; y otros aún viven allí. El sector fue urbanizado a finales de la década de 1970. En honor a Francisco Arias Paredes una de las calles lleva su nombre.

La Loma la integran Villas de la Loma, Altos de la Loma, Residencial Mediterráneo y Hampton Court, y pertenece a Hato Pintado, corregimiento de Pueblo Nuevo. En el barrio viven 2 mil 750 personas en un área de 10 hectáreas, aproximadamente.

En la zona se ubica uno de los hospitales con consultorios médicos más importantes de la ciudad y 2 centros comerciales en los que hay unos 40 locales comerciales y médicos: 4 restaurantes, 2 bancos, 2 compañías de seguros, 3 bienes raíces, 3 financieras, 2 cooperativas, 5 laboratorios clínicos, 3 farmacias, una ferretería, un local de autos usados, una sociedad de pediatría y un salón de belleza.

Hay 13 edificios residenciales, 180 casas, un colegio, 5 oficinas dentro de algunos edificios y la Sociedad Española de Beneficencia. Los muchos visitantes de estos lugares abarrotan las calles aledañas con sus carros.

TRAS LA URBANIZACIÓN

A principios de la década de 1980 se mudaron parejas jóvenes al barrio. Una de ellas fue Lizzie Arjona de Barnett, que tiene 31 años de vivir en Altos de la Loma. “Era un excelente lugar para criar a una familia, y las casas estaban construidas con facilidades para remodelarlas”, cuenta.

Otra en mudarse a principios del 80 fue Gaby Young, que asegura que en ese tiempo una casa allí costaba $80 mil. “Los niños podían andar en bicicleta tranquilos, quemábamos los arbolitos (de Navidad) y los acompañábamos a pedir caramelos para Halloween”, recuerda.

LA LOMA DE AHORA

Al principio, los dúplex eran uniformes y tenían aceras, recuerdan sus habitantes. “Con el tiempo, las personas cambiaron las fachadas de las casas, rompieron los garajes y se tomaron las aceras”, explica Young, residente desde 1982.

“Cuando nos mudamos, teníamos niños y había aceras. Pero esos niños han crecido y algunos se han quedado a vivir en el área; ahora, donde había dos autos, hay cuatro y cinco. Creo que es el problema básico de Panamá”, agrega Sandra Barnett, con 30 años en La Loma. Los vecinos han agrandado sus garajes y se han tomado parte de la calle y aceras, explica Abdiel Julio, también de los primeros vecinos.

Recientemente se reinauguró el parque La Cholita en Altos de la Loma, que tiene una cancha de baloncesto, un área de juegos para niños y bancas.

Todavía hace falta mejorar la seguridad, porque a pesar de que el parque se cierra con candado, lo han roto varias veces y se han hurtado hasta zurraderos (toboganes) sin dejar rastro.

Por el momento los vecinos no quieren luminarias en el parque para evitar que en la noche lo utilicen para practicar actividades que atenten contra la moral. “La luz atrae a gente de afuera; necesitamos sensores en el parque”, explica Jorge Hernández, otro residente.

Mónica Guardia tiene 16 años de vivir en Hampton Court. Lo eligió por su precio accesible. A pesar de la tranquilidad que la rodea, por vivir en una calle sin salida, pero muy cerca del centro de la ciudad, los congestionamientos vehiculares y algunos actos de violencia la inquietan.

Guardia dice que cerca de su casa hubo un asalto a mano armada y un asesinato hace varios años. A Young y a Arjona de Barnett también les preocupa la seguridad. Cuando hay construcciones se incrementan los hurtos.

El subcomisionado del Departamento de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, Bolívar Lasso, dice que para evitar crímenes lo más importante es la organización de los residentes “que colaboren y se apoyen entre ellos y a los estamentos de seguridad. La alianza entre la policía y la comunidad es esencial”.

El funcionario explica que la policía alerta a las comunidades y líderes de Vecinos Vigilantes cuando hay asaltos o hurtos, y se les sugiere tomar medidas cuando ven situaciones o personas que puedan representar una amenaza.

“Las rondas se hacen las 24 horas del día; pueden ser a pie, en bicicleta, en moto o vehículo y son esporádicas”, sostiene Lasso. Concuerda en que los vecinos deben estar más alerta cuando hay construcciones.

Carlos Tito Lee, representante del corregimiento de Pueblo Nuevo, insistió en que llamen a la ronda cuando lo consideren necesario.

PREOCUPACIONES

Los vecinos solicitan más fumigaciones por la propagación de mosquitos que hay. La subdirectora Regional de Salud del área Metropolitana, Justina de Suman, dice que las fumigaciones se programan por áreas o manzanas y se hacen durante todo el año.

Las inspecciones en Pueblo Nuevo comenzaron el viernes pasado para proceder con las fumigaciones y la eliminación de los criaderos de mosquitos.

En La Loma también demandaron la presencia de las hormiguitas para la limpieza en la calle principal y recolección de desechos. El representante de corregimiento afirmó que “se encargará de las gestiones necesarias; se hará una poda de los árboles y se renovarán las señalizaciones”.

Otra de las preocupaciones de los vecinos es la venta de las casas, porque los nuevos habitantes las modifican y rompen las aceras para agrandar los garajes con el fin de que quepan más carros. “Allí es donde la ley no existe”, opina Sandra Barnett.

Otro asunto que los inquieta es la estructura de un pequeño edificio de tres pisos en su calle, en donde había un dúplex, que no tiene residentes desde hace varios años y temen que una vez vendido lo conviertan en algún negocio. Tiene un letrero de venta. “Nunca hemos visto que nadie salga ni entre de ese lugar”, dice Gaby Young.

La Alcaldía de Panamá informó de que mediante el Decreto Ejecutivo No. 1395 del 19 de julio de 2010 se establecieron las medidas relacionadas con edificios y casas en ruinas o abandonadas y solares o lotes baldíos.

Según el decreto, los propietarios de edificios o casas en ruinas o abandonadas u otros inmuebles deberán pintarlos y construirles drenajes para eliminar las aguas estancadas; si es terreno debe estar cercado para que no entren personas. El propietario que incumpla será sancionado con multas desde $100 hasta $5 mil.

A Lizzie de Barnett le preocupa la salida y acceso de la barriada, ya que es una calle que está próxima a la vía España. “Es un desastre; se colocan líneas amarillas para que no se estacionen los carros, pero igual se estacionan”.

Carlos Ayuso, director de Tránsito y Seguridad Vial de la Autoridad de Transporte Terrestre, expresó que los conductores “juega vivo” no colaboran e insisten en estacionarse en lugares prohibidos afectando a los demás ciudadanos. “Hemos instalado señalizaciones que advierten de que los carros mal estacionados serán remolcados con grúa”, afirmó.

Manifestó que se tomarán medidas adicionales por el inicio de las clases, sobre todo porque hay un colegio en la zona. “Se harán operativos en donde estacionan carros en lugares prohibidos y causen daños a terceros”.

La alcaldía indicó que se trabaja en el proyecto de construcción de los aparcamientos soterrados, a través de una licitación pública, pero La Loma no será beneficiado directamente.

A pesar de que no tienen una asociación, los vecinos tratan de permanecer organizados y estar alerta ante cualquier situación.

(Con información de Yaritza Mojica).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829