EMBARAZOS PRECOCES. UN TEMA SOCIAL Y DE SALUD PENDIENTE

Madres desde los 10 años

La comarca Ngäbe Buglé es la segunda zona del país con más embarazos en niñas y jóvenes de entre 10 y 19 años, tras la provincia de Panamá.

Temas:

. El aumento del número de adolescentes en estado de gravidez obliga a enfatizar en programas de educación sexual y reproductiva. . El aumento del número de adolescentes en estado de gravidez obliga a enfatizar en programas de educación sexual y reproductiva.
. El aumento del número de adolescentes en estado de gravidez obliga a enfatizar en programas de educación sexual y reproductiva.

La comarca Ngäbe Buglé está golpeada por varios problemas, entre los que sobresalen los embarazos de niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años de edad, y la mortalidad materna.

Informes elaborados por entidades del Gobierno y organismos internacionales dejan en evidencia que en esas serranías, lejos de la ciudad, se esconde una realidad que contrasta con el crecimiento económico del país, que, según el Ministerio de Economía y Finanzas, es de 5.9%.

Las niñas y jóvenes indígenas en estado de gravidez se mueven de una comunidad a otra con sus trajes de colores, conocidos como enaguas. En ocasiones, el embarazo pasa inadvertido, porque la bata no permite visualizarlo.

No obstante, las cifras del Ministerio de Salud (Minsa) de 2014 confirman que en la montaña indígena hay una situación social que urge atender, ya que ingresaron a control prenatal mil 668 niñas y jóvenes de entre 10 y 19 años de edad, de un total de 5 mil 2 mujeres que acudieron a revisión médica a una instalación de la entidad.

Incluso, los números del Minsa demuestran que la comarca Ngäbe Buglé es la segunda zona del país con mayor cantidad de embarazos precoces. La lista el año pasado fue encabezada por la provincia de Panamá, con 4 mil 394 casos.

El panorama se repite año tras año. Hasta agosto pasado, se reportaron mil 123 casos de jóvenes en estado de gravidez en la comarca, de 3 mil 328 mujeres que ingresaron a control prenatal.

La situación en el área Ngäbe Buglé se agrava, porque la población tiene menos acceso a la atención en salud, lo que provoca altos índices de mortalidad materna y enfermedades.

El Cuarto informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y publicado a finales de 2014, indica que en Panamá se registran 64.9 muertes maternas por cada mil nacidos vivos en el país.

Ello, pese a que la meta establecida con la firma de los ODM en septiembre de 2000 era reducir las 53 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos que se contabilizaban en ese momento, a 13 por cada 100 mil nacidos vivos este año.

La situación es crítica en el comarca Ngäbe Buglé, porque la cifra es cinco veces más alta a la reportada cuando se firmó el compromiso de los ODM.

El mismo documento plantea que en esta zona se reportan 250 fallecimientos por cada 100 mil nacimientos vivos.

El informe detalla que factores como la pobreza, el lugar donde reside, la cercanía a un puesto de salud para recibir atención, la falta de personal para brindar el servicio y contar con los equipos necesarios incide en este problema.

Además, está el factor cultural, porque a las mujeres se les lleva a utilizar la medicina tradicional y a rechazar la que brindan los especialistas de salud.

LA RAZÓN DE LAS CIFRAS

Para la socióloga Rubiela Sánchez, miembro de la Coalición Panameña por la Educación Integral en Sexualidad, en el área indígena faltan planes de salud sexual y reproductiva, que brinden asesorías de planificación familiar igual a las que se dictan en las zonas urbanas.

Agrega que la razón por la que tenemos estos datos de embarazos precoces obedece principalmente a las tradiciones que por épocas han marcado el proceso de socialización de esta población.

“Hoy por hoy siguen perpetuándose esos enfoques patriarcales en esa cultura, en los que se ve a la mujer como un objeto de producir hijos”, comenta Sánchez.

En tanto, el Estudio cualitativo sobre las redes sociales durante el embarazo y parto en Mesoamérica, del Banco Interamericano de Desarrollo publicado en junio pasado, plantea que en Panamá aún hay profundas desigualdades que se reflejan en los indicadores de la salud materna e infantil de comunidades indígenas.

“Mientras el 99% de las mujeres urbanas de Panamá da a luz con asistencia médica especializada, el 55% de las mujeres indígenas trae a sus hijos al mundo sola o con ayuda de una partera”, dice el documento.

Ante este reto, el ministro consejero de Salud, Temístocles Díaz, manifiesta que en la comarca Ngäbe Buglé se está brindando a las mujeres orientación en planificación familiar y ejecutando un plan que busca que controlen sus embarazos.

Además, el Minsa ha reactivado cuatro centros de salud en los Llanos de San Félix, Ñopo, Soloy y Hato Chamí, indicó Díaz.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código