UN MANDATARIO TIJERA EN MANO

Martinelli, obras y campaña

El Presidente utiliza los actos oficiales, pagados con dinero del Estado, para promocionar la candidatura de Arias y atacar a la oposición.
Durante la inauguración de la línea uno del Metro de Panamá, Martinelli resumió sus actuaciones oficiales: bailó, brincó, sonrió, gozó, alabó su gestión y criticó a la oposición. LA PRENSA/Archivo. Durante la inauguración de la línea uno del Metro de Panamá, Martinelli resumió sus actuaciones oficiales: bailó, brincó, sonrió, gozó, alabó su gestión y criticó a la oposición. LA PRENSA/Archivo.
Durante la inauguración de la línea uno del Metro de Panamá, Martinelli resumió sus actuaciones oficiales: bailó, brincó, sonrió, gozó, alabó su gestión y criticó a la oposición. LA PRENSA/Archivo.

Ricardo Martinelli se acomoda una peluca de cabello negro rizado e intenta bailar congo. Sus movimientos son discordantes con los de su pareja de danza, una mujer negra con corona vestida de pollera verde y amarillo. Aplauden los espectadores al ver la sonrisa del mandatario inmerso en la ironía de bailar. Sobre todo él, de cercana ascendencia italiana y española, en una danza engendrada por los esclavos para burlarse de los europeos.

La escena, casi una parodia, ocurrió el pasado 28 de marzo y no resulta ajena al estilo del mandatario panameño. Martinelli ha hecho de los asuntos oficiales una fiesta para bailar, saltar, gritar, sudar, y hacer comentarios políticos.

El Presidente alaba su gestión y se considera entre los mejores líderes de la historia panameña. Pero eso no es suficiente.

La faena de las inauguraciones incluye ataques a los candidatos presidenciales de la oposición e invita al país a tomar en cuenta las obras al momento de sufragar. Para las próximas elecciones, su partido Cambio Democrático (CD) es representado por José Domingo Arias.

Precisamente, la oposición y la sociedad civil cuestionan constantemente que Martinelli utilice estos actos estatales como trampolín político. Sin embargo, el mandatario prefiere ignorar estos señalamientos, y este año electoral, el último de su gestión, disfruta de un raudal de inauguraciones; (25 hasta la fecha). En todas montó casi el mismo show.

FIESTA BRASUCA

La remodelación del Maracaná, en El Chorrillo, fue otra excusa del gobierno para una nueva fiesta. A pesar de que el Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes) solo cuenta con $2 millones para inversión este año, el oficialismo colaboró con la empresa brasileña Odebrecht para que jugaran en el nuevo estadio viejas estrellas del fútbol de Brasil (Dunga, Bebeto, Rivaldo, entre otros).

Unos días antes inauguró la tercera fase de la cinta costera en la avenida de los Poetas. Como de costumbre, dedicó algunas palabras a la oposición. “Están aculillados”, dijo ante las sonrisas de muchos, y el aplauso –casi solitario– de Luis Eduardo Camacho, secretario de Comunicación del Estado.

Carreteras, oficinas, colegios, cárceles y hasta ferias (ver tabla) han servido para que el Presidente se acerque al electorado. Una estrategia que este año le ha costado a las arcas del Estado $4 mil 170 millones.

La obra cúspide de su gobierno, la línea uno del Metro de Panamá, sin duda resumió todos los elementos que caracterizan al gobierno de CD.

Desde temprano, por curiosidad o sugerencia, las calles alrededor del tramo aéreo de este proyecto estaban colmadas de gente. Cuando ya caía el sol empezó el espectáculo.

Artistas nacionales, como Samy y Sandra Sandoval (asiduos músicos en los eventos políticos del gobierno y de la oposición) pusieron a la gente a gozar. Todo el mundo estaba feliz.

Luego llegó Martinelli. Elogió su gobierno, criticó a sus adversarios, saltó y gozó. Como si fuera poco, el oficialismo utilizó una cara conocida, de televisión, como maestra de ceremonia: Michelle Simmons, de Telemetro. No fue la primera vez; en la inauguración de la nueva sede de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, el 27 de marzo pasado, invitó a Jenia Nenzen, presentadora del noticiero estelar de Telemetro.

TODO SE VALE

La estrategia electoral de Martinelli y su partido no se limita a la inauguración de obras terminadas.

El mandatario también ha cortado la cinta en el nuevo mercado de abastos, ubicado en Clayton, y al que aún no se mudan los vendedores del mercado de Curundú.

También inauguró el comienzo de las obras de recuperación del Casco Antiguo. Igual hizo con el aeropuerto de Río Hato. Sin embargo, ante las críticas por estrenar una estructura poco funcional, Martinelli esperó la llegada del primer vuelo internacional y organizó otra celebración con este motivo.

Al promocionar la propuesta electoral de CD durante los actos oficiales, Martinelli ignora el Código Electoral y hasta la Constitución.

“Las autoridades están obligadas a garantizar la libertad y honradez del sufragio. Se prohíbe el apoyo oficial, directo o indirecto, a candidatos a puestos de elección popular, aún cuando fueren velados los medios empleados a tal fin”, indica la carta política en su artículo 136.

El Código Electoral, por su parte, advierte en su artículo 32 que: “los bienes y recursos del Estado no pueden utilizarse en beneficio o en contra de determinados candidatos o partidos políticos, salvo que, en igualdad de condiciones, se destinen a uso electoral legítimo”. El incumplimiento de esta norma se castiga con prisión de seis meses a tres años.

En 2013, unos meses después de que CD escogiera a Arias como su candidato presidencial, Martinelli incluso lo invitó a participar de las inauguraciones. En la apertura del rompeolas de la cinta costera, el 15 de mayo de ese año, el presidenciable no se le despegó a su líder y hasta participó en los actos protocolares.

Ante los cuestionamientos, Martinelli prefirió acompañarse de Arias en espíritu, y no con su presencia física. Igual, con sus declaraciones todavía desafía la legislación nacional.

EL CÁLCULO DEL LÍDER

El analista político Menalco Solís considera que la cantidad de inauguraciones de este año forma parte de la estrategia electoral trazada desde principio de gobierno por Martinelli.

“Tratan de cosechar en época de elecciones para que tenga un impacto en el sufragio”, dijo Solís, antiguo asesor del desaparecido expresidente Guillermo Endara. “Y no solo son inauguraciones, ya están licitando obras a futuro, como nuevas carreteras y próximas líneas del Metro”, indicó.

Solís consideró que la maniobra podría rendir frutos. “Lamento lo que dicen de que no importa que los gobierno roben porque hacen. Es una ética muy triste y dolorosa”. aseguró.

Así mismo opinó Enrique de Obarrio, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa. “Considerando la baja cultura política que hay en nuestro país, y la fuerza del clientelismo político actual, ejecutadas a su máxima expresión, pienso que sí va a impactar a favor del oficialismo”, advirtió.

APURO TRAE CANSANCIO

La rapidez con la que algunas de las obras estrenadas han sido construidas causa preocupación a Solís, quien asegura que esta presión es para poder persuadir al electorado.

“Cuando tú vas a comer, te aseguras de que la comida esté bien cocida, si no te puede hacer daño. La primera preocupación es que terminen bien, que sean de calidad y que no haya defectos”, manifestó el analista.

No sería la primera vez que ocurriese. La expresidenta Mireya Moscoso (hoy fiel seguidora de la gestión de Martinelli y de la campaña de Arias, a pesar de pertenecer a otro partido) inauguró su obra máxima, el puente Centenario, sin vías de acceso. Su sucesor, el perredista Martín Torrijos, continuó el proyecto, pero no pudo poner su nombre en el puente. La carretera que mandó a construir sucumbió con las primeras lluvias. Entonces le tocó a Martinelli volver a asfaltar esta vía que comunica el interior con la capital.

Torrijos también cortó cintas en una obra que todavía no estaba terminada, como la primera fase de la cinta costera.

De Obarrio también espera que las obras no tengan consecuencias materiales, aunque sí cree que afectarán el desarrollo del próximo gobierno. “Me preocupa el costo de las mismas, y la capacidad real de asumirlo por la siguiente administración, sin perjudicar la prioritaria atención de obras de carácter social”.

De ahora hasta el 4 de mayo próximo, día de las elecciones, Martinelli continuará estrenando obras en todo el país.

Algunas beneficiarán a un amplio sector de la población; otras apenas a unas cuantas comunidades.

Incluso, varias las utilizará el propio mandatario casi que de forma cotidiana, como la cinta costera tres, el aeropuerto de Río Hato, o el proyecto de viabilidad de Soná, su pueblo natal. Otras quizá las utilice en el futuro, como la línea uno del Metro, el mercado mayorista, o la cárcel La Gran Joya (para hacer trabajo social).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código