entrevista

´Medios son el único freno que enfrenta Martinelli´

Mario J. Galindo H. advierte de que el estilo de gobernar de Ricardo Martinelli está afectando la democracia en el país.

Mario J. Galindo habla del rompimiento de la alianza entre Cambio Democrático (CD) y el panameñismo, hecho ocurrido el 30 de agosto pasado.

Galindo, abogado y figura predominante de la política panameña, advierte de que el estilo de gobernar de Ricardo Martinelli está afectando la democracia en el país, y cuestiona el descaro y la desfachatez del transfuguismo promovido desde el poder.

A su juicio, los medios de comunicación social independientes son el único freno que tiene Martinelli, quien, según Galindo, no solo controla el Legislativo sino también el Órgano Judicial.

Galindo respondió un cuestionario de este diario, vía correo electrónico.

En su opinión, ¿cuáles fueron las causas que produjeron la ruptura entre el panameñismo y el CD?

La única causa de la ruptura fue que el presidente Martinelli no tenía ningún interés de verle la cara a diario a Juan Carlos Varela, a quien no quería cumplirle la promesa que en su momento le hizo, para engatusarlo, de llevarlo como candidato de la alianza –hoy disuelta– a la Presidencia en las elecciones de 2014. Los cargos que los adláteres de Martinelli le han formulado a Varela después de su salida del gobierno, carecen de seriedad.

¿El tema de la segunda vuelta sería perjudicial para el país? ¿Por qué?

Ya he expresado públicamente mi opinión en el sentido de que la segunda vuelta solo puede aprobarse mediante una reforma constitucional. En todo caso, considero que la segunda vuelta, de ser aprobada, no resolverá ningún problema real de la democracia panameña. Esa segunda vuelta a lo único que dará lugar es a un bochornoso reparto milimétrico del poder entre los partidos que, después de la primera vuelta, se acomoden, por pura conveniencia, para llevar a un candidato común a la Presidencia. A la luz de lo que son los partidos políticos panameños, nada distinto puede esperarse de las alianzas acordadas después de la primera vuelta.

¿Cuál es su opinión de lo sucedido en la convención del Molirena, celebrada en La Villa de Los Santos?

Los interesados en hacer desaparecer al Molirena fracasaron en su intento. Ello es así porque, de acuerdo con los estatutos del partido, para fusionar al Molirena con otra colectividad política se requieren dos cosas. En primer lugar, el concepto previo favorable de la Comisión Política del partido y, en segundo lugar, un acuerdo de la Convención Política, aprobado por el voto de las dos terceras partes de la totalidad de delegados que forman parte de dicha Convención Nacional. Ninguno de estos dos requisitos se cumplió en la convención celebrada el día 2 de octubre. En consecuencia, el partido sigue vivo, pero en manos de quienes quieren enterrarlo.

¿Cree usted que se está viendo afectada la democracia del país? ¿Por qué?

Sí. Por el estilo de gobernar del presidente Martinelli. He dicho desde hace tiempo que la filosofía política del Presidente es muy sencilla. Para él, el poder político lo faculta para hacer todo lo que le venga en gana, sin frenos ni límites de ninguna clase. Así, por ejemplo, hizo destituir a la Procuradora General de la Nación por considerar que no podía controlarla. Además, hizo nombrar a una empleada suya como Contralora General de la República. El Presidente controla hoy el Órgano Legislativo y la Corte Suprema de Justicia. Solo le falta el Tribunal Electoral. En síntesis, el proceso de desinstitucionalización, si se me permite esta palabra, es grave. El único freno a que se enfrenta hoy el Presidente son los medios de comunicación independientes, que no son muchos.

¿Hay una crisis política en Panamá?

Sí. Por las razones apuntadas en la respuesta anterior y por la crisis interna de los partidos políticos. Toda democracia moderna descansa, en gran medida, sobre un régimen sano de partidos políticos. Una democracia con los partidos políticos que tenemos en Panamá es, por definición, una democracia en crisis.

¿Tendrá la crisis política actual, repercusiones importantes en el futuro de Panamá?

Problemas con los enunciados figuran entre las causas mediatas del golpe de Estado de 1968. Sin embargo, me apresuro a aclarar que, en mi concepto, hoy por hoy no se dan en Panamá, gracias a Dios, las condiciones para que se repita un desenlace de esa índole. Huelga decir que todos debemos empeñarnos en la tarea de afianzar el sistema democrático en lo político y, además, procurar que el crecimiento económico que está experimentando el país se traduzca en una mejor y más justa distribución de la riqueza. Esas son realmente las bases sobre las cuales se puede afianzar la democracia.

¿Cree que la situación política traerá repercusiones en la economía del país?

No creo que, a corto plazo, ello ocurra. Pienso que la bonanza económica de que disfruta el país está llamada a perdurar por un tiempo, salvo que factores provenientes del exterior frenen el crecimiento económico.

Por otro lado, estimo que las perspectivas, a largo plazo, son buenas. Por ejemplo, la ampliación del Canal, una vez empiece a funcionar, le garantizará al Estado panameño ingresos cuantiosos, incluso muy superiores a los previstos originalmente, que, bien utilizados, nos permiten vislumbrar un futuro halagüeño.

¿A qué usted cree que se deben los saltos de diputados, funcionarios, etc. que se están dando de los miembros de los partidos a Cambio Democrático?

El transfuguismo político disimulado y avergonzante siempre se ha dado en este y en otros países. Pero el transfuguismo descarado y desfachatado que estamos presenciando no tiene precedentes en la historia panameña y, probablemente, tampoco en la de otros países. Este fenómeno, en mi criterio, solo puede explicarse en función de que, desde las altas esferas del gobierno se ha articulado una estrategia bien montada capaz de otorgar incentivos muy persuasivos, de distinta índole, a quienes se sumen al [partido del] gobierno, abandonando las toldas de los partidos políticos por los que fueron elegidos.

No creo que en ausencia de esa estrategia se habría desatado la epidemia de deslealtad política que a todos nos tiene sorprendidos.

class="mce"> >> MARIO J. GALINDO H. HOMBRE PÚBLICO

político y funcionario

Formó parte de la comisión revisora de la ´Constitución Política´ de la república de Panamá en 1983. Fue ministro de Hacienda y Tesoro de 1989 a 1993 con el gobierno de Guillermo Endara; asesor presidencial del año 1999 hasta 2002 en el gobierno de Mireya Moscoso. Miembro de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá de 2001 a 2010, y miembro del Consejo Nacional de Relaciones Exteriores de 1999 hasta 2002. Hoy es dirigente y miembro fundador del partido Molirena.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código