English version

CONTINÚAN INVESTIGACIONES EN NÁPOLES

El Metro y su vínculo con Valter Lavítola

Una interceptación telefónica que ordenó la Fiscalía de Nápoles dio inicio a una investigación, cuya tesis es que Lavítola recogió coimas por el Metro.

Reveladora entrevista de Solés con Lavítola

English version

Temas:

Diarios brasileños se han hecho eco de las investigaciones que adelanta la Fiscalía de Nápoles en torno al supuesto pago de coimas en Panamá de la empresa constructora Odebrecht, que compite por la construcción de la segunda línea del Metro. Diarios brasileños se han hecho eco de las investigaciones que adelanta la Fiscalía de Nápoles en torno al supuesto pago de coimas en Panamá de la empresa constructora Odebrecht, que compite por la construcción de la segunda línea del Metro.

Diarios brasileños se han hecho eco de las investigaciones que adelanta la Fiscalía de Nápoles en torno al supuesto pago de coimas en Panamá de la empresa constructora Odebrecht, que compite por la construcción de la segunda línea del Metro.

Valter LavítolaFoto publicada en internet Valter LavítolaFoto publicada en internet

Valter LavítolaFoto publicada en internet

Massimo Ponzellini Massimo Ponzellini

Massimo Ponzellini

Ricardo Martinelli Ricardo Martinelli

Ricardo Martinelli

Medios brasileños –entre ellos el diario O Globo y el diario digital Estadão– han comenzado a reportar el inicio de una investigación por parte de la Fiscalía de Nápoles (Italia) sobre la participación de Valter Lavítola en un entramado del supuesto pago de coimas que involucra a la empresa brasileña Odebrecht en Panamá.

Esta investigación tuvo su origen en las interceptaciones telefónicas que ordenó la Fiscalía de Nápoles, ciudad donde el italiano Valter Lavítola fue condenado a tres años de prisión hace unas semanas por un juzgado que lo halló culpable de extorsionar a la empresa Impregilo, siguiendo instrucciones del expresidente panameño Ricardo Martinelli.

De acuerdo con el diario digital Estadão, se trata de un caso de corrupción en el Metro de Panamá, el cual forma parte de un gran plan creado por Martinelli.

El rotativo brasileño afirma que desde enero pasado, el Departamento de Justicia de Brasil también está involucrado en el caso, pero de manera más amplia: colabora con las investigaciones que intentaban entender cómo funcionaba el esquema creado por Martinelli.

Según el jefe del Departamento de Cooperación Internacional del Ministerio Público, Vladimir Aras, “Brasil ya está respondiendo a las solicitudes de cooperación hechas por Panamá en este caso”, sostiene el diario.

La tesis de los fiscales italianos es que el contrato que firmó el Estado panameño con el consorcio que lideraba Odebrecht para construir la primera línea del Metro se cerró con el pago de sobornos que habría recogido Lavítola, quien es el principal objetivo de las investigaciones en Italia.

LA LLAMADA

Como ya se dijo, este caso nació de las escuchas telefónicas que ordenó la Fiscalía de Nápoles a Lavítola, varias de las cuales fueron telefonemas que hizo a Silvio Berlusconi el 2 de agosto de 2011.

Tan pronto como Lavítola hizo contacto con el ex primer ministro italiano, Berlusconi llamó a Massimo Ponzellini, por entonces el presidente de Impregilo, y le dijo lo siguiente: “Ha llamado Lavítola y ha dicho que el presidente Martinelli hará un... anuncio sobre el Canal para que se caigan las acciones de Impregilo en la Bolsa”, si esta empresa se negaba a construir el hospital pediátrico de Veraguas, que un año antes había prometido edificar Berlusconi.

En una declaración que rindió Ponzellini a la Fiscalía de Nápoles, narró que “después de habernos adjudicado, como Impregilo (y en consorcio) la licitación del Canal de Panamá, participamos como Impregilo en la licitación del Metro de Panamá...”.

“Fue con relación a esta licitación –en la que Impregilo no estaba particularmente interesado, ya que hizo una oferta altísima– que entraron en juego Martinelli y Lavítola con sus pretensiones, o mejor dicho, Lavítola como intermediario de las pretensiones del presidente Martinelli”, subrayó Ponzellini en su declaración jurada.

“Lavítola nos hizo entender claramente –añadió Ponzellini – que el presidente Martinelli, para adjudicarle a Impregilo la licitación del Metro de Panamá, pretendía un ‘reconocimiento’ económico para él y para su entorno...”.

“Tal inequívoco mensaje, Lavítola lo manifestó, ya sea, hablando directamente conmigo (que era presidente de Impregilo y que en una ocasión visité personalmente en Panamá), así como con el administrador delegado de Impregilo, [Alberto] Rubegni”, declaró el que fue presidente de Impregilo.

Ponzellini reveló en su declaración que, por no estar interesado en construir la línea uno del Metro de Panamá, Impregilo hizo una oferta “altísima”, y que, en la remota posibilidad de que se le adjudicara esta obra –que finalmente ganó Odebrecht y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), a un precio más elevado que el que presentó Impregilo [mil 401 millones de dólares contra mil 447 millones de dólares], entonces Impregilo habría construido el hospital.

LAS ADENDAS

La diferencia de precios –señala el diario brasileño– se consideró extraña, pero podría explicarse por el hecho de que el modelo de licitación le daba más peso a la calidad del proyecto que al costo de la obra (65% contra 45%).

Pero lo que más llamó la atención de los fiscales italianos –añade Estadão– fue el costo final de la obra. Entre 2010 y 2013, se agregaron adendas al contrato inicial, con lo que el valor final del proyecto superará los 2 mil millones de dólares.

La primera adenda fue el 30 de diciembre de 2011, por 282 millones de dólares, que incluyó la reubicación de servicios públicos, el aumento de los precios del acero y el cemento, y el aumento al diámetro del túnel del Metro y un cambio en la configuración de los trenes.

El 4 de febrero de 2013 se firmó otra adenda por 126 millones de dólares. Una vez más, el argumento fue el aumento de los precios de los materiales, reubicación de servicios públicos y la mejora del diseño. Luego, en diciembre de ese año, se firmó una tercera adenda, por 211 millones de dólares.

En Italia –señala el diario brasileño– lo que llamó la atención del fiscal fue la forma en que Odebrecht ganó el contrato, valorado en más de lo que se ofrecía por el competidor. “Que el proyecto fue mejor, no lo creo”, dijo el fiscal Vicenzo Piscitelli en noviembre de 2014, “Martinelli prefirió el [proyecto] brasileño”, añadió. Los fiscales italianos sospechan que hay una conexión entre Lavítola, Odebrecht y Martinelli.

LA DECLARACIÓN

Por su lado, O Globo coincide con Estadão en que en Panamá se han iniciado investigaciones sobre el supuesto pago de sobornos.

O Globo también cita las declaraciones juradas del periodista español Joan Solés, tras entrevistarse durante cinco horas con Lavítola (ver nota relacionada).

“En este momento –cita el diario brasileño a Solés– se habla de lavado de dinero y soborno. Lavítola dice que han pasado por sus manos alrededor de 850 millones de dólares de diversas comisiones recibidas en Panamá y destinados al expresidente Martinelli. Dijo que 300 millones de dólares eran atribuidos a la empresa brasileña que había ganado la licitación del Metro. En ese momento, Lavítola era residente en Brasil y tenía negocios allí”, agregó el periodista.

Reveladora entrevista de Solés con Lavítola

El periodista español Joan Solés declaró el 26 de octubre de 2013 ante los fiscales de Nápoles, tras ser citado en calidad de testigo, como persona informada de hechos vinculados a la investigación por supuesta corrupción internacional.

En la declaración –publicada por primera vez por La Prensa el 18 de noviembre de 2013– Solés reveló que sostuvo una tensa conversación con Lavítola el 19 de junio de 2013, mientras estaba bajo arresto domiciliario en Roma.

Las autoridades consideraron que la declaración de Solés era creíble y de suma importancia, por lo que abrieron una nueva investigación. En el encuentro, de cinco horas, el exdirector del diario L’Avanti! dijo al periodista, entre muchas otras cosas, que se había reunido en su casa con Martinelli el 16 de junio de 2013.

El comunicador expuso también sus conclusiones –basado en lo que le decía Lavítola– sobre el destino final del supuesto dinero corrupto desviado por Finmeccanica y Svemark. Su hipótesis más clara era que el dinero habría servido para financiar al partido Cambio Democrático (CD), cuyo presidente es Ricardo Martinelli.

Agregó que eso se logró a través del exministro de Economía y Finanzas Frank De Lima, tesorero de CD. Lavítola primero dudó, pero luego confirmó que el propio De Lima “se habría llevado uno o dos millones” en esta operación.

La cuerda se tensó más cuando Lavítola habló del dinero sucio de los contratos con las empresas italianas AgustaWestland, Telespazio y Selex –todas del conglomerado Finmeccanica–, así como el fallido proyecto para construir cárceles modulares, a cargo de Svemark.

Lavítola le dijo que el asunto de las coimas era “más grande, algo de lo que él [Solés] no tenía ni idea”. Dijo que no solo era lo que habría pagado Finmeccanica y Svemark: “En cuatro años han llegado todas las atribuciones de Brasil, del Metro... y allí hay $850-900 millones en cuentas bancarias cifradas”. Solés se mostró desconcertado ante esa estratosférica cifra.

En ese momento, Lavítola le confesó que él mismo se ocupó de pasar ese dinero a paraísos fiscales, y que le pagaban el 20% en comisiones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código