Indígenas fallecen por falta de atención médica

Moradores del río Chico reniegan abandono estatal

A lo largo de los 231 kilómetros del río más extenso del país, el Chucunaque, se esconde un paradisíaco lugar con gente sencilla, trabajadora y abandonada a su suerte.

En las riberas del río se divisan humildes viviendas de madera sostenidas sobre endebles pilares y techos de paja, en las que la pobreza habita.

Allí sus moradores, indígenas de la comarca Emberá Wounaan, no parecen vivir en el Panamá donde danzan los millones de dólares.

El Rebache, El Común, El Naranjal, Corozal, Villa Nueva, Boca de Río Tigre y Nazaret son algunas de las comunidades donde se subsiste con lo básico: plátano en el desayuno, plátano en el almuerzo y “se cena cuando se puede”, dice la indígena Inés Berrugati.

Berrugati, como todos los indígenas de esta zona, tiene una historia marcada por la pobreza.

Dinero o morir

Yaneth Machi era su bebé. Su niña de cuatro meses con síndrome de Down murió de un infarto por falta de atención médica, porque no pudo llevarla al médico que está en Yaviza, una comunidad distante de El Naranjal, donde vive Berrugati.

Con el recuerdo aún golpeando sus ojos, manifestó que trasladarse desde su comunidad hasta Yaviza es costoso.

Se requiere de al menos 30 dólares, suma algo onerosa para sus moradores, que viven de la agricultura de subsistencia.

Rentar una piragua cuesta alrededor de 13 dólares, sin contar con el alquiler del motor, que es de 15 ó 20 dólares, dependiendo de la voluntad del dueño, y se requieren cinco galones de gasolina que cuestan 4.50 dólares el galón, precio en Yaviza, lo que suma otros 25 dólares.

Por ello Berrugati insiste en que necesita un puesto de salud, aunque el Ministerio de Salud (Minsa) sostiene que cada 35 ó 40 días se hacen giras médicas rotativas a estos pueblos, ubicados en las riberas del río Chico, un afluente del Chucunaque, al igual que en el resto de las comunidades cercanas a los ríos de la comarca Emberá Wounaan.

Los centros de salud en El Común, Boca de Río Tigre y Corozal no tienen médicos ni enfermeros, sino “promotores de salud” y carecen de medicamentos, afirma María Luisa Guaynora, coordinadora de las comunidades del río Chico.

El Minsa niega tal abandono. Explica que “como se trata de áreas pequeñas” la población con casos complicados acude a Yaviza.

Yania Vega, directora Regional de Salud de Darién, a manera de excusa dijo que a los tres puestos de salud ubicados en el río Chico –El Común, Boca de Tigre y Corozal– no se les ha dotado de “equipos complejos” debido a sus funciones.

De acuerdo a Vega, allí se ofrece atención básica: primeros auxilios, toma de presión, canalización intravenosa e inhaloterapia.

También, dijo, se verifican controles prenatales, de crecimiento, dispensación de nutricereal, vacunación y evaluaciones primarias.

Sin embargo, Guaynora reitera que lo único que hay en estos puestos de salud son pastillas para parásitos. Incluso si a un niño lo muerde una culebra o se corta, deben acudir a Yaviza, alertó.

Por esta falta de atención médica los más afectados son los niños.

“La mayoría de los niños emberá wounaan vienen al mundo mediante parteras y algunos fallecen en ese intento”, comenta con resignación Natividad Berrugati, otra mujer que tuvo que alumbrar a su hijo con la ayuda de una partera, pues, por lo costoso no pudo llegar a Yaviza.

Actualmente, la mortalidad infantil en la comarca es una de las más altas del país, más del doble del promedio nacional, o sea, 55 por cada mil habitantes, en tanto que el promedio nacional es de 19 por cada mil, de acuerdo con la Contraloría General de la República.

Una escuela multigrado que atiende hasta tercer año es lo único que tienen en cada comunidad.

Los niños con los vientres hinchados juegan desnudos por doquier, mientras la mayoría de los habitantes duerme en hamacas.

proyectos y promesas

El último proyecto gubernamental que recuerdan fue una cancha de cemento construida durante la administración de Martín Torrijos, y la única ayuda que tenían de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional se les terminó, debido al desarrollo económico que disfruta Panamá: 10.6% en 2011.

La agencia internacional, que se retira totalmente del país el próximo 30 de septiembre, promovía en las comarcas agricultura y turismo sostenible.

Por su parte, el Minsa indica que se construirá un subcentro de salud en la comunidad de Corozal a un costo de 270 mil dólares; ya tiene los planos aprobados.

Además, indican, se invirtieron 4 millones de dólares en el mejoramiento del Hospital de Yaviza, se remodeló el centro de salud de Boca de Cupe, se construye el Centro de Atención Primaria en Salud Innovador (Minsa-Capsi) en Yaviza y un nuevo hospital en Metetí.

La solicitud de los indígenas emberá wounaan de un centro de salud completo para sus comunidades en el río Chico aún no cuaja.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 May 2017

Primer premio

6 4 7 1

CACB

Serie: 19 Folio: 3

2o premio

0895

3er premio

9726

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código