ANÁLISIS DE UN FENÓMENO CLIMÁTICO

‘El Niño’ nos visita

Expertos estadounidenses advierten que el evento tiene 90% de probabilidades de durar hasta principios de 2016, y un 80% de llegar hasta la primavera de ese mismo año.

Temas:

Las consecuencias de la sequía se sienten en gran parte del mundo. La foto, tomada ayer, muestra a agricultores a pie en su campo de arroz seco en la provincia de Suphan Buri, al oeste de Bangkok, Tailandia. Las consecuencias de la sequía se sienten en gran parte del mundo. La foto, tomada ayer, muestra a agricultores a pie en su campo de arroz seco en la provincia de Suphan Buri, al oeste de Bangkok, Tailandia.

Las consecuencias de la sequía se sienten en gran parte del mundo. La foto, tomada ayer, muestra a agricultores a pie en su campo de arroz seco en la provincia de Suphan Buri, al oeste de Bangkok, Tailandia.

La falta de agua ha afectado la producción agrícola. La falta de agua ha afectado la producción agrícola.

La falta de agua ha afectado la producción agrícola.

Muchas generaciones atrás, los pescadores peruanos notaron que cuando se acercaba la Navidad la temperatura de las aguas se hacía más caliente y la pesca más difícil. A ese evento, que duraba de diciembre a marzo, le pusieron el nombre de “El Niño” en honor al niño Jesús.

Aunque ese nombre permaneció y se utiliza ampliamente en la actualidad, el nombre oficial es el de: El Niño Oscilación del Sur (ENOS), y hace referencia a una corriente de agua cálida que nace entre Indonesia y Australia, y que eventualmente se desplaza hacia América del Sur. La oscilación dura de tres a siete años, teniendo en sus extremos a “El Niño”, una corriente cálida, y a “La Niña”, una corriente fría.

Nadie sabe a ciencia cierta por qué pasa esto, más allá de la explicación inmediata de su vinculación con los vientos alisios, que son más calientes en el medio del Pacífico ecuatorial.

“El Niño” que enfrentamos en la actualidad es particularmente intenso.

De acuerdo con los científicos estadounidenses de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), el actual evento tiene 90% de probabilidades de durar hasta principios de 2016, y un 80% de probabilidades de llegar hasta la primavera de ese mismo año.

Las consecuencias para Panamá son sumamente preocupantes. A la fecha, ríos como el Tuira y el Chucunaque, Mensabé y Santa María, Chame, y el Antón, están por debajo de su nivel para esta época del año. El lago Alajuela y el embalse de La Yeguada también enfrentan niveles históricos muy por debajo de su promedio regular.

De acuerdo con la Autoridad del Canal de Panamá, el mes de mayo de este año fue el que menos lluvia tuvo en 50 años. El mes de junio fue el más seco en 100 años. Peligra la producción agrícola del país, se encarece la carne, y faltará el arroz, todo por la escasez de agua.

Incluso, es posible especular que el próximo año la ampliación del Canal de Panamá se pueda inaugurar con restricciones de agua.

El turismo, la electricidad, la construcción y la industria también son sumamente vulnerables a la falta de agua.

PASADO Y FUTURO

Panamá ha enfrentado exitosamente las visitas de “El Niño” en 1984 y en 1998. En ambas ocasiones. el país preparó una respuesta organizada y se le brindó amplia información a la población.

En 1997, trabajando en los asuntos de cooperación internacional en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el canciller Ricardo Alberto Arias giró instrucciones para que saliéramos a buscar ayuda y asesoría con los grandes expertos en los temas del agua: Israel, España, y Holanda, entre otros.

Pero como es típico del Estado panameño, superada la crisis se olvidaron las lecciones y se descontinuaron los esfuerzos educativos y de planificación.

La década pasada se caracterizó por algunas de las más grandes inundaciones que ha vivido Panamá. En el año 2004, el gobierno de Martín Torrijos fue inaugurado por las inundaciones de Prados del Este, y del área de Pacora. A partir de esa fecha, cada dos años el país enfrentó inundaciones más fuertes.

Así, en 2006 y en 2008, entre los meses de noviembre y diciembre, se dieron las mayores inundaciones que los panameños habían conocido en más de medio siglo. Sin embargo, fue el año 2010 cuando se rompieron marcas históricas con la inundación de “La Purísima”, ocurrida en diciembre y que paralizó las operaciones del Canal de Panamá por un día entero, y provocó que la represa de Bayano tuviera que descargar el exceso de agua, causando serias inundaciones a los pobladores del área de Tortí. Esos fueron los buenos tiempos.

Ahora, el Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA) ha anunciado que no puede dar financiamiento para muchos de sus clientes, porque todavía no ha empezado a llover.

Importantes ríos del país agonizan. Por primera vez, la comunidad de La Palma de Darién ha tenido que recibir embarques de agua embotellada desde la ciudad capital para poder funcionar.

Cualquiera que tenga suministro permanente de agua potable, habrá notado que lo que sale de las regaderas es agua tibia, muy agradable para una ducha en las madrugadas, pero una inconveniente advertencia de que tenemos que atender el tema del agua muy seriamente en Panamá.

No estamos solos, ya que California enfrenta una sequía de cuatro años, al igual que parte de España.

A nivel mundial, la carne de res se ha encarecido por las sequías en Canadá, Estados Unidos y América del Sur.

Las visitas de “El Niño” siempre nos recuerdan lo vulnerables que somos, y lo muy olvidadizos que hemos sido de las lecciones del pasado, la más importante: no somos nada sin el agua.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código