CHIRIQUÍ. Inmigrantes influyen en cambios culturales.

Nostalgia del viejo Boquete

Para el boqueteño, la marejada foránea ha sido fuerte, pero se ha adaptado al cambio que han traído los extranjeros asentados hoy allí.
TURISMO. Así como este rincón chiricano ha recibido una oleada migratoria estadounidense, y europea, también se observan turistas de Asia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Flor Bocharel TURISMO. Así como este rincón chiricano ha recibido una oleada migratoria estadounidense, y europea, también se observan turistas de Asia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Flor Bocharel
TURISMO. Así como este rincón chiricano ha recibido una oleada migratoria estadounidense, y europea, también se observan turistas de Asia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Flor Bocharel

El pueblo de Boquete está en un espléndido valle en las tierras altas de la provincia de Chiriquí, con el volcán Barú al fondo. Su fresco clima, sus hermosos paisajes, la fertilidad de su tierra y la sencillez de su gente trabajadora lo distinguen.

Al norte del poblado, en la sierra, se encuentra Jaramillo, donde se producen las jugosas naranjas injertadas. Allí reside Annie Isabel González, una campesina que lleva más de 40 años cultivando la pequeña finca con la que le da el sustento a su familia.

Toda su vida la ha pasado en esta tierra y no la cambiaría por una gran casa en la ciudad. Allí nacieron sus abuelos, sus padres e hijos, y sus tradiciones alimentan su vida diaria.

Annie Isabel recuerda con nostalgia cuando era pequeña. Una taza de café, chocolate o un dulce no costaban más de 50 centésimos. Todo era asequible para el boqueteño común, pero la oleada de extranjeros que llegó en las últimas décadas fue aumentando el valor de las propiedades, y el costo de vida, empezando por los alimentos preparados y los servicios.

“A mi casa han llegado gringos y europeos con ganas de que vendamos nuestro pedazo de tierra, pero no lo hacemos porque sabemos que jamás podremos comprar un terreno en Boquete”, contó.

“Mi esposo se dedica a producir hortalizas y yo a las actividades del hogar”, comentó.

El cambio ha sido tan dramático que una taza de café, un grano propio de esta tierra, que antes costaba 25 centésimos, ahora vale hasta $3.00.

Inmigrantes

Carlos Enrique Landau, ingeniero agrónomo que fue propietario del hotel Fundadores, destaca que su abuelo, Juan Landau, fue uno de los primeros en llegar a Boquete, en 1882, y abrió una trocha de Chiriquí Grande a Caldera, la única vía de comunicación en 100 años.

Hoy, Boquete es uno de los 15 mejores lugares del mundo para vivir, de acuerdo con un estudio internacional, dadas las condiciones favorables de su clima y estilo de vida.

“Ello hizo que los extranjeros se interesaran en venir a vivir aquí, pero la expansión de las familias extranjeras es grandísima, pues ha cambiado la cultura. Así como han llegado buenos ciudadanos, también han llegado quienes no son ciudadanos notables, pero eso se ha podido controlar”, expresó Landau.

Para el boqueteño común la llegada de foráneos ha sido fuerte, pero se ha adaptado al cambio cultural y hoy convive sin problema con gente de apariencia y cultura diferentes.

Muchos han aprendido a hablar y escribir en inglés para obtener empleos mejor remunerados, pues no puede negar que los “invasores” han elevado la economía del distrito.

Y así es como ahora la grafía de los comercios es bilingüe, y saben que ya su tranquilo pueblo no volverá a ser el de antes.

Los boqueteños ya no emigran

Price Peterson, un estadounidense que llegó hace 40 años al corregimiento de Palmira, distrito de Boquete, fue nombrado por la embajada de su país en Panamá como enlace con los compatriotas que han venido a radicarse.

Peterson manifiesta que la más fuerte incursión de coterráneos jubilados a Boquete se dio en 2007, cuando llegaron personas con pensiones bajas, como de $700 al mes, que en Estados Unidos no podían vivir holgadamente. Cuenta que también llegaron personas con alto poder adquisitivo, que decidieron venir a este rincón del mundo atraídos por la promoción que se le da a través de internet. 

Desde que fue nombrado enlace con el Gobierno de Estados Unidos, Peterson ha tenido que servir de orientador hasta en problemas conyugales de sus paisanos con panameñas. No obstante, estima que hay cosas positivas a raíz de esta incursión, pues cuando él llegó, los hijos de los boqueteños debían salir en busca de trabajo y ahora los empleos se generan en el lugar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013