Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Nuevas fortalezas

La base aeronaval de Rambala, en Bocas del Toro, una de las primeras que se instaló para combatir el narcotráfico. El costo y la eficacia de esas bases y la posible injerencia de Estados Unidos han generado críticas. LA PRENSA/Archivo. La base aeronaval de Rambala, en Bocas del Toro, una de las primeras que se instaló para combatir el narcotráfico. El costo y la eficacia de esas bases y la posible injerencia de Estados Unidos han generado críticas. LA PRENSA/Archivo.
La base aeronaval de Rambala, en Bocas del Toro, una de las primeras que se instaló para combatir el narcotráfico. El costo y la eficacia de esas bases y la posible injerencia de Estados Unidos han generado críticas. LA PRENSA/Archivo.

A finales de 2009, a meses de haberse instalado la administración de Ricardo Martinelli, en el seno del propio gobierno, la propuesta de crear bases aeronavales en varios puntos del territorio nacional había creado roces.

“Ni bases, ni policías, ni más cárceles solucionarán el problema de la inseguridad”. “No sé si el gobierno comparta este criterio, pero es mi opinión personal”, comentó el entonces ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu.

El plan era una iniciativa del entonces ministro de Seguridad, José Raúl Mulino .

Se hablaba entonces de la instalación de cuatro bases aeronavales en las costas del Atlántico y del Pacífico.

Se establecerían en las islas Chapera y Coco, en el archipiélago de Las Perlas; en bahía Piña, Darién, y una cuarta en Boca de Rambala, Bocas del Toro.

Había versiones de que las bases eran promovidas por Estados Unidos. El ministro Mulino desmintió aquella información.

Organizaciones de trabajadores y estudiantes habían protestado, señalando que sí había injerencia estadounidense en el proyecto de las bases.

En diciembre, del proyecto inicial de cuatro bases, se había pasado a uno de 11 bases: seis en el Pacífico y cinco en el Caribe.

El 67% del presupuesto del ministerio (587 millones de dólares) para 2010 sería utilizado para seguridad, lo que incluía las citadas estaciones. Ese mes se había inaugurado la primera de estas, en la isla Chapera.

En marzo de 2010, el subsecretario adjunto de Defensa de los Estados Unidos (EU) para el Hemisferio Occidental, Frank Mora, visitó Panamá. Aunque su agenda no fue de acceso público, dejó claro que el motivo de su visita era la seguridad en una región amenazada por el narcotráfico, según EU.

Sobre las bases aeronavales, prefirió denominarlas “puestos de observación marítima”. Y aseguró que EU colaboraría con Panamá compartiendo información, y dando capacitación y adiestramiento a panameños.

Dos días más tarde, el 16 de marzo, Mulino admitió el apoyo de Estados Unidos pero aclaró que las estaciones aeronavales serían netamente panameñas.

Ese mismo mes, campesinos de Metetí, Darién, protestaron por la posibilidad de tener que abandonar sus tierras ante la construcción de una base aeronaval.

Por aquellos días, una agrupación pacifista de EU señaló tener documentos que apuntaban a la existencia de proyectos con participación del Comando Sur en Panamá que incluían la construcción de varias instalaciones “anti-narcoterrorismo”.

Pese a las negativas panameñas, el Gobierno de EU indicó que Panamá había pedido asistencia para la construcción de varias bases y que ambos Estados conversaban sobre futuros proyectos de este tipo.

Por el lado del Gobierno panameño se alegaba que gracias a las bases ya instaladas, los narcotraficantes se habían visto obligados a cambiar de rutas y estrategias.

Una de las bases, la del antiguo fuerte Sherman, en el Atlántico, serviría además de centro de control de los 19 radares adquiridos por Panamá a Italia, en una polémica negociación.

Voceros estadounidenses confirmaron en agosto de 2012 que Panamá recibía entre 10 millones y 12 millones de dólares en asistencia de seguridad, dentro de los que había fondos para el apoyo de las bases aeronavales.

A mediados de ese año, Mulino volvió a generar polémica tras el anuncio de la instalación de una base conjunta entre el Ejército de Colombia y fuerzas panameñas en la frontera común.

Para agosto de 2013, ya se habían construido ocho de las 19 bases proyectadas, a un costo de 30 millones de dólares

En octubre del año pasado, la organización no gubernamental estadounidense Council on Hemispheric Affairs (Coha) señaló la “remilitarización” de la fuerza pública panameña, aunque admitió que el proceso no había empezado con el pasado gobierno.

Más seguridad dentro de la casa

El gobierno de Juan Carlos Varela ha planteado, al menos en el papel, cambios sustanciales en el esquema de seguridad del país.

Así, a diferencia de su antecesor, parece querer hacer mayor hincapié en la seguridad interna, pese a que no se descuidarán los esfuerzos en materia de prevención y represión del narcotráfico y otros delitos internacionales. Hay cambios dentro de la Policía Nacional, entre los que se incluyen los directores de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) y la Dirección de Información Policial (DIP). También se anunció que se hace necesario el aumento del pie de fuerza de la Policía

para mejorar la seguridad en las calles. Además, se trabajará en una estrategia de inteligencia, a fin de

recuperar los territorios en manos de pandillas, donde luego se establecerá la

Policía comunitaria de forma permanente. En general, el nuevo esquema de seguridad apunta a la prevención.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código