política exterior

Obama y Martinelli, una relación a distancia

El Presidente de Panamá viajará a Costa Rica este 4 de mayo para aprovechar la reunión del SICA y conversar con su homólogo estadounidense.

A pesar de los estrechos vínculos históricos que unen a Panamá y a Estados Unidos (EU), ya han pasado casi ocho años desde que un presidente del país norteamericano visita el istmo.

Barack Obama, actual mandatario estadounidense, y quien acaba de iniciar su segundo periodo en la Casa Blanca, no ha agendado aún ninguna visita a Panamá, por lo que todo indica que esta situación no cambiará hasta que finalice el gobierno de Ricardo Martinelli. Así lo estiman analistas consultados sobre el tema.

Si bien la administración Obama no ha estado particularmente interesada en visitar América Latina –siete visitas en sus primeros cuatro años en el cargo–, con Martinelli la relación pareciera ser fría.

Entre el 2 y 4 de mayo, el mandatario estadounidense visitará dos países de Latinoamérica. Estará en México, para reunirse con el Presidente de esa nación, Enrique Peña Nieto, el 2 de mayo. Y también estará en Costa Rica, para reunirse con varios presidentes del área aprovechando la cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), el 3 y 4 de mayo.

Ante la ausencia de Panamá en la agenda oficial estadounidense, Martinelli anunció que asistirá a las reuniones del SICA, en lo que sería su viaje 77 como Presidente, para conversar con Obama.

El gobernante de origen keniano solo lo ha recibido una vez en la oficina oval. El hecho ocurrió en abril de 2011, casi dos años después de que Martinelli asumiera la Presidencia. Con este acto, el empresario se convirtió en el primer presidente panameño de la época posdictadura en no ser recibido en Washington D.C. antes del primer año de su mandato.

EL SUEÑO DE MARTINELLI

En aquella reunión del 28 de abril de 2011, Martinelli y Obama conversaron principalmente de seguridad y comercio por alrededor de 40 minutos. El estadounidense, incluso, aprovechó la presencia del panameño para conversar de béisbol, y le pidió que le recomendara a Mariano Rivera que se cambiara de su equipo, los Yankees de Nueva York, a los Medias Blancas de Chicago, ciudad de nacimiento de Obama.

Martinelli, quien acudió a la cita acompañado de 14 funcionarios, aprovechó el momento para comentarle a Obama un viejo sueño: “que los panameños puedan entrar a Estados Unidos sin visa”. “Siga soñando”, le respondió el jefe de la Casa Blanca.

El último mandatario estadounidense en visitar Panamá fue George W. Bush, en 2005, durante el gobierno de Martín Torrijos. Antes de él, vino su padre, George Bush, en 1992 (ver tabla). Ambos del partido Republicano.

Han visitado el istmo los republicanos Theodore Roosevelt, William Taft, Warren Harding y Dwight Eisenhower. Entre los demócratas se cuentan Jimmy Carter y Franklin D. Roosevelt.

CUESTIÓN DE APRECIACIÓN

Para Eloy Alfaro, embajador de Panamá en Washington durante el periodo del presidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), el distanciamiento de Obama hacia Panamá se debe a la apreciación que le tiene a la administración de Martinelli producto de la información que fue revelada por los Wikileaks. “Esa situación de deterioro a la institucionalidad del país podría desmotivar la visita de un Presidente de los Estados Unidos”, dijo Alfaro, quien aseguró que, dependiendo de los intereses del Coloso del Norte, algunas veces estos elementos “se sacrifican en aras de otros estratégicos, coyunturales de interés nacional que se consideran de mayor jerarquía”.

Por su parte, el expresidente Aristides Royo (1978-1982) manifestó que se necesita de una buena estructura institucional para crear el ambiente propicio para una visita de un Presidente de Estados Unidos. “Primero, eso obedece a una invitación que tiene que formular el Presidente. En segundo lugar depende de la embajada de Panamá en Washington para formalizar y recordar que se acepte la invitación. También la cancillería tiene que moverse”, dijo.

Además, Royo aseguró que ya “Panamá no tiene un escritorio en el Departamento de Estado” del país norteamericano, lo que contribuye a que se diluya la relación entre ambos países.

ENFOQUE

 Obama sacará provecho en Costa Rica

Carlos Guevara Mann*

panorama@prensa.com

REUNIÓN. Las giras presidenciales estadounidenses son eventos al más alto nivel que se planean con antelación y obedecen a objetivos muy específicos de política exterior.

En Costa Rica, el Presidente participará en la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) con miras a impulsar el crecimiento económico y el desarrollo e incrementar la colaboración en materia de seguridad ciudadana con todos los líderes del área, incluyendo al presidente Martinelli.

No es extraño, entonces, que el presidente Obama no haya planeado una visita separada a Panamá en esta ocasión, ya que en la reunión del SICA tendrá la oportunidad de transmitir un mensaje directamente al mandatario panameño.

Las visitas presidenciales estadounidenses suelen, además, interpretarse como un espaldarazo de Washington al Gobierno anfitrión. Por ello es probable que, en un año “pre electoral” en Panamá, Estados Unidos prefiera mantener una distancia prudente del caldero político panameño.

*Politólogo e historiador

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458