RELACIONES DIPLOMÁTICAS

Obama: un ‘nuevo día’ para Cuba y EU

El mandatario estadounidense aseguró que su país no ve a la isla como una amenaza, pero seguirán defendiendo los derechos en los que creen.

Temas:

La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla. La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla.

La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla. Foto por: Pablo Martínez M.

La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla. La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla.

La de ayer fue la tercera reunión entre los líderes de Estados Unidos y Cuba, y la primera en la isla. Foto por: Pablo Martínez M.

Raúl Castro y Barack Obama reciben el saludo de honor en el Palacio de la Revolución.AFP Raúl Castro y Barack Obama reciben el saludo de honor en el Palacio de la Revolución.AFP

Raúl Castro y Barack Obama reciben el saludo de honor en el Palacio de la Revolución.AFP

Barack Obama y Raúl Castro sellaron ayer el inicio de una nueva relación entre Estados Unidos (EU) y Cuba, al reconocer de uno y otro lado que sus diferencias persisten, pero eso no impedirá que dialoguen sobre los intereses comunes en procura de un futuro mejor para el pueblo cubano.

“Tenemos concepciones distintas sobre muchos temas, como los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial... Coincidimos en que nos queda por delante un largo y complejo camino, pero lo importante es que hemos comenzado a dar pasos para construir una relación de nuevo tipo, como la que nunca ha existido entre Cuba y EU”, manifestó Castro.

Del otro lado y ante la mirada del anfitrión, Obama aseguró que “el futuro de Cuba no va a ser decidido por EU. Cuba es soberana... el futuro de Cuba será decidido por los cubanos y por nadie más. Al mismo tiempo, quedó claro que EU seguirá defendiendo la democracia, incluyendo el derecho que tiene el pueblo cubano a decidir su propio futuro”, declaró.

Citando una entrevista de ABC News, la agencia AP informó al cierre que el mandatario estadounidense dijo estar dispuesto a reunirse en un futuro con Fidel Castro, “solo como un símbolo del cierre de este capítulo de la guerra fría”, un encuentro que, agregó, solo podría darse si lo permite la salud de Castro, de 89 años.

Obama: un ‘nuevo día’ para Cuba y EU

Barack Obama y Raúl Castro sellaron ayer el inicio de una nueva relación entre Estados Unidos (EU) y Cuba, al reconocer de uno y otro lado que sus diferencias persisten, pero eso no impedirá que dialoguen sobre los intereses comunes en procura de un futuro mejor para el pueblo cubano.

“Tenemos concepciones distintas sobre muchos temas, como los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial... Coincidimos en que nos queda por delante un largo y complejo camino, pero lo importante es que hemos comenzado a dar pasos para construir una relación de nuevo tipo, como la que nunca ha existido entre Cuba y EU”, manifestó Castro.

Del otro lado y ante la mirada del anfitrión, Obama aseguró que “el futuro de Cuba no va a ser decidido por EU. Cuba es soberana... el futuro de Cuba será decidido por los cubanos y por nadie más. Al mismo tiempo, quedó claro que EU seguirá defendiendo la democracia, incluyendo el derecho que tiene el pueblo cubano a decidir su propio futuro”, declaró.

Citando una entrevista de ABC News, la agencia AP informó al cierre que el mandatario estadounidense dijo estar dispuesto a reunirse en un futuro con Fidel Castro, “solo como un símbolo del cierre de este capítulo de la guerra fría”, un encuentro que, agregó, solo podría darse si lo permite la salud de Castro, de 89 años.

Embargo y derechos humanos, los escollos

Varios hitos se marcaron ayer en Cuba, en el marco de la visita del presidente de Estados Unidos (EU), Barack Obama, a esa nación: el himno estadounidense sonó en el Palacio de la Revolución, ejecutado por la Guardia de Honor, y Raúl Castro atendió en suelo cubano una rueda de prensa abierta a medios extranjeros con preguntas que le fueron incómodas.

Lo primero ocurrió a media mañana, luego de que el mandatario estadounidense rindió honores al poeta y prócer de la independencia José Martí, en cuyo monumento colocó una corona de flores con los colores de las dos banderas y una cinta que decía: “De parte de la gente de Estados Unidos”. Luego se tomó una fotografía en la que él mismo escogió como fondo un edificio con la imagen del Che Guevara, y firmó el libro de visitas con una dedicatoria especial: “Es un gran honor rendirle homenaje a José Martí, que dio la vida por darle la independencia a su patria. Su pasión por la libertad y la autodeterminación viven en la gente de la Cuba de hoy”.

Acto seguido, Obama y la comitiva que le acompañaba caminaron hasta la sede del Gobierno cubano, donde esperaba Raúl Castro. Una primera reunión bilateral tuvo lugar entre ambos y luego una ampliada con los miembros de las dos delegaciones negociadoras, incluido el secretario de Estado, John Kerry, y el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Kerry y Rodríguez sostuvieron después una reunión privada, la tercera durante el proceso de normalización de relaciones lanzado en diciembre de 2014.

LOS DISCURSOS

El momento cumbre del día llegó cuando los mandatarios se presentaron en una rueda de prensa transmitida en directo para dar sus declaraciones.

Castro reconoció que en los 15 meses que han pasado desde que se anunció el restablecimiento de relaciones “han obtenido resultados concretos”, como la reanudación del correo postal directo, la firma de un acuerdo para reanudar los vuelos regulares y la ampliación de la cooperación en áreas de interés mutuo; además de que están avanzando en otras negociaciones en diferentes áreas.

Dijo que “mucho más podría hacerse si se levantara el bloqueo”, y que “las últimas medidas adoptadas” por el Gobierno de EU “son positivas pero no suficientes”.

También remarcó que intercambió con Obama otras medidas que pueden tomarse para eliminar restricciones aún vigentes. “Esto es esencial porque el bloqueo continúa en vigor y tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial”, alegó, al tiempo que reiteró que para avanzar hacia la normalización será necesaria la devolución de Guantánamo.

Aunque Castro dijo que no hubo tiempo para concluir el tema, informó que le planteó al mandatario estadounidense su preocupación por la “situación de desestabilización que se intenta fomentar en Venezuela, lo cual es contraproducente para el ambiente en el continente”.

A su turno, Obama comenzó manifestando que por más de 50 años ver a un presidente de EU en La Habana era inimaginable. “Este es un nuevo día entre nuestros países”, afirmó.

Indicó que, como dijo Castro, tienen diferencias muy serias en temas de democracia y derechos humanos y que tuvieron conversaciones francas y honestas sobre estos temas. Además, expresó que EU reconoce el progreso que ha hecho Cuba como nación, incluidos logros extraordinarios en educación y salud.

“Pensamos que cuando compartimos nuestras ideas y nuestras creencias más profundas con una actitud de respeto mutuo podemos trabajar bien y mejorar la vida de nuestros pueblos y parte de la normalización de relaciones quiere decir que vamos a hablar sobre estas diferencias de manera directa”. Y al referirse al embargo apuntó que el tener en la delegación a varios republicanos es una buena señal de que va a terminar.

En ese momento Obama anunció que acordaron que el próximo diálogo de derechos humanos entre sus países será en La Habana este mismo año.

Luego, enumeró una serie de acciones promovidas por su gobierno para beneficiar al pueblo cubano en áreas como agricultura, energía y ambiente, tecnología y educación.

CRUCE DE PALABRAS

Terminados los discursos oficiales se abrió el espacio para la prensa. Desde la primera pregunta que le hicieron al mandatario cubano fue evidente su molestia.

¿Por qué tiene prisioneros políticos cubanos? ¿Y por qué no los suelta?, cuestionó el periodista Jim Acosta, a quien el líder estadounidense cedió la participación.

“Dame la lista de los presos políticos... si hay presos políticos van a estar libres antes de esta noche”, fue la respuesta de Castro, quien, al final de la rueda de prensa –que él mismo dio por terminada aclarando que había dicho que solo respondería una pregunta– manifestó que “no es correcto preguntarnos por presos políticos”.

El segundo momento de tensión se produjo cuando la periodista de NBC, Andrea Mitchell, mencionó el tema del significado de los derechos humanos frente a la represión del Gobierno cubano a las Damas de Blanco el día anterior.

Castro reiteró, como en declaraciones previas, que “no se puede politizar el tema”, que en Cuba el derecho a la salud y a la educación es sagrado, que el hombre y la mujer ganan lo mismo si hacen el mismo trabajo, y que de 61 instrumentos internacionales sobre el tema, Cuba, a diferencia del resto de países, cumple con 47. “Vamos a trabajar para que todos podamos cumplir todos los derechos humanos” , aseguró.

Más temprano, Xavier Becerra, congresista demócrata por California, dijo en Cuba a NTN24 que lo que sucedió es histórico: “Estamos viendo dos Gobiernos, dos pueblos hablar, y lo que suceda después es oportunidad”. Asimismo, Jeff Flake, senador republicano por Arizona que acompaña a Obama en la visita, dijo al canal que el mensaje para Cuba es que EU es su amigo, que quieren hacer negocios con ellos y que eso mejorará la vida de los cubanos. No obstante, dirigiéndose al líder cubano dijo que tiene que trabajar en el respeto a los derechos humanos.

La histórica jornada diplomática de ayer culminó con una cena de Estado que Raúl Castro ofreció a Barack Obama y su esposa y a otros altos funcionarios de la Casa Blanca. Hoy, la agenda incluye reuniones con la sociedad civil organizada y un partido de béisbol.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Blogoterapia Seis desafíos logísticos que Panamá debe enfrentar

Desde el entrampe del puerto de Corozal hasta el chasco del apagón del Aeropuerto Internacional de Tocumen  la peor amenaza a nuestro desarrollo logístico con los nuevos hábitos de la politiquería criolla.
LA PRENSA/Archivo

La logística parece que es la clave para la ventaja competitiva de Panamá y la forma más efectiva que tiene el país para insertarse en la economía mundial. En principio lo estamos haciendo bien pero hay amenazas ciertas e inminentes que pueden truncar nuestro desarrollo logístico.

He identificado los 6 desafíos que pueden debilitar nuestra plataforma logística:

1. El cambio climático: no solo los fenómenos climáticos extremos tienen un efecto directo sobre el movimiento de carga y pasajeros y la complementariedad regional que Panamá ofrece se ve afectada por los huracanes, sequías e inundaciones que afectan a nuestros vecinos. Además, si se derriten más los polos y glaciales del mundo, la afectación directa a nuestros puertos y aeropuertos será muy sería. La apertura de la ruta polar por el Norte también desviará importantes volúmenes de carga que actualmente transitan el Canal de Panamá.

2. La ruta de la seda: por siglos caravanas de comerciantes, incluyendo a Marco Polo recorrieron los caminos que unían Europa con la China. Ahora, este país está impulsando un megaproyecto de cientos de miles de millones de dólares para crear una red de súper carreteras, ferrocarriles, oleoductos y gaseoductos que moverían carga y pasajeros de Europa hasta Asia y viceversa. Este es un proyecto que seguramente tomará décadas pero irá retirando carga de los puertos y del Canal panameño.

3. Manufactura digital: ¿por qué hay tantas fábricas en Asia? La respuesta es que los costos laborales, ambientales y regulatorios son más baratos y eso permite producir más eficientemente en estos países lo que significa mayor transporte de mercancías desde los centros de fabricación hacia los centros de consumo que en su mayoría están ubicados en Occidente de allí que el Canal de Panamá y los puertos panameños, la zona libre de Colón, Panamá Pacífico se benefician de esta localización mundial de la fabricación y de consumo. Hay una tecnología de manufactura que está apunto de romper con todo esto. Se trata de la impresión 3D, que permite fabricar solo cuando se necesita, lo que se necesita y con una calidad extraordinaria todo tipo de mercancías. Esta tecnología va a ser clave en la recuperación de los sectores manufactureros en Occidente. Eso significa menos carga por el Canal, menos trasbordo en los puertos, menos negocio para Zona Libre.

4. El desarrollo económico asiático: Asia se empieza a convertir en el gran consumidor de sus propios productos. Esto significa menos carga y menos transito por Panamá.

5. La falta de capital humano en Panamá: el sector logístico ha podido crecer fundamentalmente con la mano de obra existente en el país. Su crecimiento en el futuro dependerá de poder generar valores agregados para las operaciones logísticas. Aspectos como la trazabilidad y rastreabilidad de los productos y mercancías supervisada, de comercio electrónico, el ensamblaje a la carta por la operación de nuevos servicios financieros vinculados a la logística, todos estos requieren de mano de obra sumamente especializada que no tiene el país. Aunque, existe capital humano en otros países, no necesariamente será fácil atraerlos a Panamá porque hay una guerra mundial con este tipo de talento. Para ponernos al día en esta materia, se necesitaría cientos de millones de dólares en formación de personal, y sobre todo en la creación de escuelas e institutos de logística que contribuyan al desarrollo futuro del país.

6. Los pecados de la clase política panameña: desde el entrampe del puerto de Corozal hasta el chasco del apagón del aeropuerto internacional de Tocumen la peor amenaza a nuestro desarrollo logístico con los nuevos hábitos de la politiquería criolla, ya sea por ineptitud o por corrupción o intereses creados o tráfico e influencias están estrangulando el desarrollo logístico del país.

Cada proyecto que se retrasa, cada infraestructura con sobre costos, cada sector al que se le restringe la competencia terminan perjudicando nuestra competitividad y la oferta de negocios que puede ser Panamá. Esto nos ancla al subdesarrollo en todos los sectores, no solo en materia logística, sino en todos los otros temas de importancia nacional. Este es el principal reto que debemos resolver.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código