La cinta costera y la línea uno del metro tienen algo en común

Odebrecht o cómo acumular $5,016 millones en siete años

La constructora brasileña comenzó a negociar con el Estado en 2006; desde entonces es la firma que mayores montos se ha adjudicado.

Temas:

Odebrecht ha sido seleccionada para desarrollar los iconos de la administración de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo. Odebrecht ha sido seleccionada para desarrollar los iconos de la administración de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo.
Odebrecht ha sido seleccionada para desarrollar los iconos de la administración de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo.

El idilio entre los dos últimos presidentes panameños y la constructora de capital brasileño Norberto Odebrecht comenzó en 2006.

En aquel entonces gobernaba Martín Torrijos. En su gestión, la firma cerró su primer contrato con el Estado panameño: el desarrollo del sistema de riego Remigio Rojas, en la provincia de Chiriquí, por $54.2 millones.

Siete años han pasado desde entonces. Siete años en los que Norberto Odebrecht –ya sea sola o asociada con otra empresa– acumuló proyectos que, a la fecha, suman $5,016 millones.

Esa cantidad es superior al presupuesto de inversión neto del Estado para este año, que es de $4,208 millones.

Con los fondos que se embolsará Norberto Odebrecht, se podrían construir 17 edificios para el Hospital del Niño –cuya nueva sede costará $286 millones– y 416 escuelas de excelencia, como las de Pacora y La Chorrera, cada una a un costo de $12 millones.

El más reciente acuerdo entre el Gobierno y la empresa brasileña fue el contrato directo que le otorgó el Ministerio de Obras Públicas (MOP) por $297 mil para administrar dos restaurantes y cinco quioscos en la cinta costera, por un período de tres años. La adjudicación fue por la vía directa; no hubo acto público ni se convocó a otros participantes. El acto se celebró en silencio y la ciudadanía se enteró únicamente cuando el MOP subió la propuesta acordada al portal panamacompra.gob.pa.

La administración de los dos restaurantes y los quioscos es poca cosa frente al contrato de la primera línea del Metro. Esta obra, adjudicada en el gobierno de Ricardo Martinelli, representa un pago de $2,091 millones.

Aunque aquí está asociada con Fomento de Construcciones y Contratas S.A. (FCC) y Alstom, este es el mayor contrato de Norberto Odebrecht con el Estado panameño. Al menos hasta ahora.

Al del Metro le sigue el de la tercera fase de la cinta costera: $782.1 millones. Si se suman las dos fases previas de la cinta, el monto es de $1,117 millones.

Con la cinta costera y Martinelli ocurrió algo interesante.

Cuando buscaba votos como candidato presidencial, Martinelli criticó a Torrijos por gastarse $189.1 millones en los rellenos de la avenida Balboa (eso fue lo que costó lo que ahora es la primera fase de la cinta costera). Según él, el país tenía otras prioridades. Pero en el año 2009, una vez tomó posesión como mandatario, firmó una adenda al contrato con Norberto Odebrecht para extender la obra e incluir rellenos en el antiguo terraplén del Mercado del Marisco.

Para colmo, en la cinta costera tres, el MOP licitó una cosa y Odebrecht desarrolló otra.

En el pliego de condiciones consta que las avenidas Balboa y de los Poetas se conectarían a través de un túnel bajo tierra.

Tras adjudicarse el contrato, la constructora decidió estudiar otras opciones. Al final, optó por un puente marino que rodea al Casco Antiguo.

Este hecho puso en jaque al conjunto monumental del Casco Antiguo. En las últimas tres asambleas del Comité de Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), el Casco estuvo a punto de ingresar a la lista de patrimonio en peligro. Las tres veces se salvó por los compromisos de la delegación de funcionarios panameños, que prometió mitigar los efectos negativos de la obra sobre el valor del sitio.

El tintineo de la caja registradora

Algunas de las obras que se adjudicaron a la constructora costarán más del precio original, debido a adendas u otros complementos agregados sobre la marcha. Así sucedió con la línea uno del Metro y la tercera fase de la cinta costera.

Por ejemplo, en el año 2010, se adjudicó la línea uno del Metro al ofertar $1,446 millones –bajo la modalidad “llave en mano”–. Luego, esta cantidad se elevó a $2,091 millones, con la aprobación de varias adendas. Eso significó $645 millones más que lo pactado en el contrato; 44% más de lo acordado.

Igual pasó con el “rompeolas turístico”, denominado Mirador del Pacífico, uno de los componentes de la tercera fase de la cinta costera. En principio se dijo que costaría $37 millones. Ese es el precio anotado en el estudio de impacto ambiental que aprobó la Autoridad Nacional del Ambiente en 2011. Pero en un informe que el MOP entregó a este diario –que para ello tuvo que invocar la Ley de Transparencia de 2002– señala que el costo real del rompeolas es de $68 millones. Es decir, 84.3% más que lo pactado.

Para Enrique Asensio, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), el Gobierno está entregando contratos para obras con montos muy elevados, de tal forma que las empresas panameñas se quedan sin capacidad financiera para desarrollarlos o hacerse cargo de ellos.

“Este tema lo hemos tratado con autoridades gubernamentales y se ha dicho al Gobierno sobre contratos más pequeños por menor cuantía, de manera que las empresas nacionales puedan participar”, agregó.

Según el presidente de la Capac, sí participan en los grandes proyectos, pero solo tras ser “subcontratadas” por las grandes firmas.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), Rodrigo Sánchez, explicó que los denominados contratos “llave en mano” en los que las empresas diseñan, construyen y financian la obra, no benefician a las constructoras panameñas que no tienen capital suficiente para hacer frente a semejante compromiso.

“Los actuales contratos del Estado no son beneficiosos para competir con empresas extranjeras”, acotó.

Fernando Díaz Jaramillo, dirigente de la Alianza pro Ciudad, considera que a este ritmo, Norberto Odebrecht administrará todos los proyectos que hace en el país.

El activista usó como ejemplo los negocios que están en la cinta costera y que a partir de ahora serán mercadeados y administrados por la brasileña.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código