CORREOS Y TELÉGRAFOS

Ordenan auditorías por irregularidades en los Correos y Telégrafos Nacionales de Panamá

Falta de presupuesto, bajos salarios y ausencia de equipo tecnológico ocasionan el rezago de la entidad. Hallan estampas religiosas con cocaína.
El sistema de correos nacionales tiene 123 estafetas y más de 800 trabajadores. LA PRENSA/Archivo. El sistema de correos nacionales tiene 123 estafetas y más de 800 trabajadores. LA PRENSA/Archivo.
El sistema de correos nacionales tiene 123 estafetas y más de 800 trabajadores. LA PRENSA/Archivo.

Varias auditorías se llevan a cabo en los Correos y Telégrafos Nacionales de Panamá (Cotel).

Las irregularidades detectadas hasta ahora por la nueva administración de Cotel –entidad que integra el Ministerio de Gobierno– van desde mal manejo de fondos hasta proyectos de construcción de estafetas con deficiencias.

La entidad examina la gestión económica de las nueve estafetas de Darién, indica Rubén Gómez, director de Cotel. Desde hace “más de un año que no se les auditaba”, cuando son oficinas con capacidad de recaudar importantes sumas de dinero.

“En Darién nadie sabía lo que estaban generando las estafetas. Hace algunas semanas comenzamos a fiscalizar y hacer una revisión de cuentas porque nadie sabía qué sucedía”, agrega.

Gómez recuerda que Dalila Mosquera fue una de las últimas directoras de Cotel durante la pasada administración. Inscrita en Cambio Democrático, la exfuncionaria entregó el cargo para aspirar a un escaño en la Asamblea Nacional por el circuito 5–1, provincia de Darién.

Cotel cumple una función clave en Darién. En la provincia operan estafetas –sobre todo en lugares distantes como Garachiné, La Palma, Metetí, Yaviza, Jaqué– que facilitan la recepción y envío de artículos de valor, ante la falta de bancos o entidades con el servicio de entrega de encomiendas.

Es tal el movimiento en las estafetas darienitas, que según los responsables actuales de Cotel algunas oficinas obtienen recaudos mensuales de hasta $90 mil. Por esto, dicen, se requiere con urgencia llevar el control de los recursos facturados.

“Allí no iba nadie, y los encargados de esas estafetas dentro de sus posibilidades enviaban las valijas a Panamá. Allí pasaban tres meses y nadie recogía una valija”, revela Gómez, y asegura que ahora por lo menos una vez al mes supervisan la gestión económica de esas oficinas postales.

Subraya que una vez tengan los resultados de las auditorías, en caso de detectar anomalías, presentarán la denuncia a las autoridades.

Otra falta hallada por el nuevo director de Cotel se vincula con el proyecto de restauración de la estafeta de Balboa, corregimiento de Ancón.

La obra se inició en 2011 y consistió en edificar una nueva estructura con capacidad para gestionar cerca de 3 mil 620 apartados postales. También debía desarrollar un espacio para el funcionamiento de un Centro de Procesamiento Postal suficiente para dar servicio a más de 75 mil personas.

El costo total de la construcción fue de $200 mil y se inauguró el año pasado por las autoridades de entonces del Ministerio de Gobierno y de Correos y Telégrafos.

Un año después, la estructura tiene filtraciones de agua y problemas en pisos y paredes. Gómez precisa que no hay cambios en la estafeta y que el proyecto fue cancelado ya, pese a las irregularidades. “Claramente eso fue un negociado”, añade.

NO HABRÁ PRIVATIZACIÓN

El responsable de Cotel informa que la entidad no será privatizada como lo tenía planeado el pasado gobierno. Aunque sí se refirió a una modernización tecnológica para que pueda competir con la oferta de servicios de la empresa privada.

En la pasada administración se elaboró un proyecto de ley para convertir la entidad en una sociedad anónima o en una corporación con el fin de “rescatarla”. El proyecto nunca llegó a la Asamblea Nacional.

El documento contemplaba que Correos y Telégrafos Nacionales se transformara en una sociedad anónima semejante a la estructura administrativa del aeropuerto de Tocumen, en la que el Estado funge de regulador y otorga concesiones a consorcios privados.

Según reportes estadísticos de la entidad, la misma reporta pérdidas de 1990 a la fecha por el orden de los $250 millones, a razón de $10 millones por año.

Explica Gómez que la institución presenta un atraso de 30 años en comparación a las de otros países. Considera que se le debe dar importancia al servicio proporcionado por Cotel y valorar su recurso humano.

La entidad dispone de un presupuesto anual promedio de $9 millones, cuando necesitan $20 millones para funcionar de forma óptima. Del presupuesto asignado, más del 85% se destina a funcionamiento. Muy poco se dirige a inversiones.

La falta de recursos no es el único inconveniente. Explica Gómez que los trabajadores tienen salarios que datan de hace 20 años, cuando ganaban $350 al mes. Y siguen vigentes las tarifas de mediados de la década de 1990. Urge una reforma.

El envío de drogas es de los problemas más graves hallados por las nuevas autoridades de Cotel. Han encontrado termos e imágenes religiosas con cocaína, que fueron decomisados este año por el Departamento de Inspección.

En Panamá, el sistema de correos tiene 123 estafetas y más de 900 trabajadores. El ministro de Gobierno, Milton Henríquez, indica que evalúan la situación que atraviesa Correos y Telégrafos Nacionales. Reconoce que hay que ser más competitivo en la era del correo electrónico y el servicio courier. “El mercado actual así lo demanda”, sentenció.

ADMITEN ANOMALÍAS

El último director de Cotel, Armando Batista, admite que cuando llegó a la entidad, a finales de 2013, había ciertas “irregularidades” en la construcción de obras.

Según Batista, él solo estuvo ocho meses en la institución y cuando llegó los proyectos habían sido ya licitados y adjudicados. “Yo llamé a reuniones al promotor en Darién, la obra estaba atrasada y no se cumplía con los pliegos. En el caso de la estafeta de Balboa también había fallas”, puntualiza.

El exfuncionario considera que la más indicada para dar explicaciones es la exdirectora Dalila Mosquera, quien otorgó los contratos y manejó la entidad.

Sobre la falta de fiscalización de fondos en las estafetas de Darién, Batista reconoce que las auditorías en esa provincia se hacían de forma esporádica, por la distancia.

“Yo respondo por mí y puedo decir que manejé los fondos correctamente. Ya en el caso de Mosquera habría que investigar los años que ella estuvo allí”, propone. Este medio hizo varias llamadas a Mosquera desde el pasado viernes, pero no hubo respuesta al cierre de esta edición.

En la administración de Ricardo Martinelli Berrocal (2009-2014), la dirección de la entidad padeció los embates de la inestabilidad. Primero fue director el panameñista Exberto Cedeño. Luego, Dalila Mosquera, quien estuvo al frente hasta finales de 2013.

Entonces quedó a cargo el exgobernador de la provincia de Los Santos y miembro de Cambio Democrático, Armando Batista. Durante los cinco años de ese gobierno la dirección de Cotel estuvo a cargo de tres personas.

Alfredo Berrocal, secretario de la Federación Nacional de Servidores Públicos, sostiene que en los correos se debe incentivar más a los funcionarios. Asegura que esa entidad es un activo valioso del Estado y se le debe rescatar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código