PINTADA DE VERDE... Y MÁS

INSANIA. “No sé si soy yo, o el mundo está al revés”, dice el estribillo de una popular canción que en estos días ha venido a mi mente con frecuencia. Sí, los ngäbes trancaron la vía afectando a muchos, pero no llegaron a esa medida de fuerza injustamente. ¿Por qué los dejaron plantados –y al obispo Lacunza– justo un día antes de que los hombres de Gustavo Pérez arremetieran a sangre y fuego una vez más contra ellos? (Recuerden Changuinola). Los incumplimientos y mentiras los llevaron al límite. Y eso, también es violencia... y ejercida desde el poder, que es mucho peor. Hace exactamente un año les prometieron una ley que prohibiera la minería en la comarca. No sucedió. ¿Existe alguna razón que justifique que esa norma no haya sido aprobada durante todo un año? ¿Realmente alguien aún cree que esa demora no fue intencional y que la explotación de cerro Colorado, a través de la concesión estatal vigente, no está en el centro de este conflicto? Cerro Colorado es el yacimiento de cobre sin explotar más grande del mundo y la baba de la codicia se le cae a más de uno. Nada de lo que ha sucedido obedece al azar. Simplemente, el plan no resultó. No contaban con la paciencia y la dignidad del pueblo ngäbe. No contaban con la solidaridad e indignación de tantos que, a pesar de lo que algunos piensan, sí tienen vela en ese entierro. Todos la tenemos. Afortunadamente, la vesanía del poder no pudo con la dignidad del pueblo ngäbe y su valiente cacica. Y sobre las hidroeléctricas... bueno, ese tema requiere otra columna.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código