Análisis

Panamá colombianizada

Cada día, poco a poco, los panameños entregan a los colombianos gran parte de la soberanía económica, y con ella comprometen el futuro político de Panamá.
Pie de foto LA PRENSA/Credito. Pie de foto LA PRENSA/Credito.
Pie de foto LA PRENSA/Credito.

El 3 de noviembre los panameños conmemoramos la separación del istmo de Panamá de Colombia, separación que se produce por factores geoestratégicos de Estado Unidos y Panamá, con la astucia financiera de Phillipe Bunau-Varilla y la decidida y valiente determinación de los próceres de romper los vínculos políticos con Colombia y diseñar un nuevo futuro de Panamá como nación independiente. Las coyunturas eran las propias. La separación ocurre y Panamá emerge como nación libre y soberana.

Ahora, 110 años después de lograr la soberanía del Estado panameño, cada día, poco a poco, los panameños entregan a los colombianos gran parte de la soberanía económica y con ella comprometen el futuro político de Panamá.

Del Virreinato de Nueva Granada

Cuando el rey Felipe V establece el 27 de mayo de 1717 el virreinato de Nueva Granada, Panamá formó parte de esta jurisdicción conformada por la Capitanía General de Venezuela y las audiencias de Quito (en el Ecuador de hoy), Santafé de Bogotá (hoy Colombia, que entonces se llamaba Nueva Granada) y Panamá.

Para el 15 de febrero de 1819 aún no se habían dado las batallas de Boyacá, segunda de Carabobo ni Junín, que determinaron realmente la independencia de Colombia, Venezuela y Ecuador, respectivamente. Seguramente Panamá no envió delegado al Congreso de Angostura, porque pequeña como era, y es, no tenía opción de hacerlo sin que hubiera represalias contra quien quiera fuera representante. Panamá también se declaró independiente de la Colombia de Bolívar (Ecuador, Nueva Granada, Panamá y Venezuela) el 26 de septiembre de 1830, pero a instancias de Bolívar, ya enfermo, se reintegró a lo que quedaba de aquella Colombia: Nueva Granada.

En 1830 Venezuela y Ecuador se declaran independientes y en 1831 se disuelve la Gran Colombia. El general Francisco de Miranda, en su plan de gobierno de 1801, había sugerido que la capital de Colombia fuera establecida en el istmo de Panamá.

El 28 de noviembre de 1821 se produce la independencia de Panamá de España y al tener Simón Bolívar firmado “un pacto de no agresión con España”, Panamá se une voluntariamente a la Gran Colombia hasta su separación el 3 de noviembre de 1903. Los residentes del istmo de Panamá fueron considerados colombianos por 82 años (1821-1903).

La influencia colombiana en Panamá

“Recuerde, señor secretario Hay, que los istmeños dejaron de ser colombianos apenas 15 días atrás”: así presionaba Phillipe Bunau-Varilla, embajador extraordinario y ministro plenipotenciario de Panamá, ante el Gobierno de Estados Unidos al secretario de Estado John Hay para que firmara el tratado Hay-Bunau-Varilla.

La presencia colombiana en el istmo quedó manifiesta cuando en la bandera nacional de Panamá se plasmaron, hasta nuestros días, los colores de los partidos colombianos (el conservador y el liberal) que con diferentes versiones, nombres y dirigentes se intercambiaron el poder político de Panamá desde 1903 hasta 1968.

Los colombianos lamentaron la pérdida del istmo en 1903, sin resignarse a ella, tanto que aún el escudo de armas de Colombia conserva como parte del territorio de Colombia el istmo de Panamá. Con seguridad, si no hubiera sido por la presencia de las fuerzas armadas estadounidenses en el istmo desde 1903 hasta 1999, los colombianos hubieran intentado la reconquista de Panamá, política, militar y económicamente.

Ahora las condiciones económicas, comerciales y financieras mundiales están dadas para que Colombia profundice su presencia en Panamá, controle gran parte de su actividad económica y se prepare poco a poco para obtener el control político. Al perder los grupos económicos su poder, entregan su cuota de poder político.

Independencia política y económica

Desde antes de la independencia, hasta nuestros días, los sectores económicos panameños, conjuntamente con estadounidenses, judíos, chinos, europeos y algunos hindúes, controlaban la pequeña economía de la nueva República.

La política y la economía entretejieron relaciones de intereses políticos, económicos, familiares en casi el primer siglo de existencia republicana (1903-2003). Así los próceres, sus familiares y amigos establecieron empresas que protegieron con leyes. Se les conocía como “El club de los exonerados” y además tenían privilegios gubernamentales. Ampliaron su mercado al lograr vender sus productos a los comisariatos de las fuerzas armadas y del Canal de Panamá.

Entre estas familias estaban los Arias, Arosemena, Anguizola, Ameglio, Abadía, Boyd, Del Valle, Durán, Chiari, Endara, Eleta, Espinosa, Duque, De la Guardia, Estripeaut, Fidanque, Ford, De Alba, Herbruger, García de Paredes, Kiener, Galindo, Lefevre, Linares, Icaza, Gambotti, Heurtematte, Humbert, Maduro, Martinz, Miller, Morgan, Motta, Pascual, Romagosa, Orillac, Quelquejeu, Stanziola, St Malo, Strunz, Vallarino, entre otros.

Estas y otras familias nacionales y extranjeras tenían y mantenían el control económico y político de Panamá. Cuando en 1968 se instala la dictadura militar, algunos sectores económicos pierden temporalmente la influencia política, aunque logran preservar su base económica.

La globalización y la venta de empresas

Cuando se produce el fenómeno mundial de la globalización, apertura de mercados y la eliminación de protecciones arancelarias locales, la república de Panamá se une a este proceso de apertura y globalización.

Las empresas de los sectores económicos panameños se enfrentaron a varios factores: 1- Necesidad de competir en el mercado globalizado. 2- Hacer inversiones en tecnología. 3- Reestructurar y modernizar las empresas tradicionales. 4-Ampliar y competir en nuevos mercados. 5- Pasar de empresas familiares cerradas a empresas con apertura de capital y estructura gerencial no familiar.

Algunos empresarios panameños logran rediseñar su modelo de negocio, transformándolo, modernizándolo y compiten actualmente. Otras, gerenciadas por segunda y tercera generación familiar, enfrentadas en diferencias generacionales y familiares, deciden vender antes que desaparecer.

En este proceso de venta de empresas en Panamá, los colombianos son actores activos y poco a poco se han convertido en dueños de las principales empresas panameñas y sobre todo de aquellas que no hace mucho tiempo eran insignia y orgullo de los panameños.

Las empresas colombianas en la economía panameña

En este mes de noviembre, los colombianos han recordado a los panameños, clientes de Banistmo, que este banco, posicionado entre los cinco más grandes del país, es colombiano, colocando arriba de su nombre (en el logotipo) los colores patrios de Colombia.

Banistmo (antes panameño) pasó a ser HSBC y hoy día es propiedad de Bancolombia.

Cuando un panameño se toma una taza de café Durán, si come una galleta María de Pascual, si se compra un embutido Berard, se toma un jugo Bonlac, si disfruta de un helado Estrella Azul, usa el Metro Bus, compra un seguro Sura, se toma una cerveza o gaseosa de Cervecería Nacional y Cervecería del Barú, compra sus electrodomésticos en Rodelag, visita Multicentro, compra gasolina en Terpel, se toma un vaso de leche, compra una vivienda financiada, se hospeda en un hotel, visita un restaurante, compra ropa en una boutique, va a un salón de belleza, la trabajadora doméstica de su casa o la nana de su niño es probable que sean colombianas.

En el resto del país, desde Darién hasta Chiriquí, la presencia colombiana se siente cada día al comprar fincas ganaderas, lecheras, arroceras, de palma aceitera, subastas ganaderas y desarrollo inmobiliario.

La presencia colombiana en Panamá está en todos los niveles económicos, profesionales, sociales, culturales, medios de comunicación, radio, telenovelas, deporte, música, etcétera, y amerita que sociólogos e historiadores panameños analicen su impacto en la sociedad panameña.

Las empresas colombianas están haciéndose presente en todos los países centroamericanos. Es lógico frente a la paralización de Brasil como potencia latinoamericana, Venezuela que no encuentra salida a su revolución bolivariana, y México enfrascado en una guerra de delincuencia y narcotráfico, que Colombia, calladita y sin ruido, esté penetrando la economía de Panamá y Centroamérica.

Panamá es especialmente atractiva para Colombia; nos ve con nostalgia y con amor propio, pues hemos sido parte de su historia. Nos ve también como la primera economía dolarizada y neoliberal de Latinoamérica y, finalmente, como la economía que complemente sus sectores primario y secundario de producción, silvicultura, caza, pesca, minería, comercio e industria, con el de los servicios que hemos desarrollado mucho mejor que ellos: banca internacional, reexportaciones, logística, Canal y otros.

La Constitución de la república de Panamá establece en el artículo 179 que para ser Presidente o Vicepresidente de la República se requiere: 1- Ser panameño por nacimiento. 2-Haber cumplido 35 años de edad.

Panamá ha tenido presidentes descendientes de italianos, griegos, hebreos, y por qué no pensar que en un futuro podríamos tener un presidente de ascendencia colombiana y así completar la colombianización de Panamá.

Cuando esto suceda, se abrirá el tapón de Darién, se implementará la interconexión eléctrica con Colombia, se construirá la autopista hasta Bogotá y se eliminarán las restricciones fitosanitarias y aduanales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código