Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

Panamá, en negociaciones sobre el clima

La ministra de Ambiente, Mirei Endara, quien participa en la Cumbre del Clima en Francia, destacó la voluntad de los países para alcanzar un acuerdo, pero admite que el peligro está en que el texto final “sea poco ambicioso”. “En estos tres días se van a poner las cartas sobre la mesa”, dijo. VEA 2A y 14A

Temas:

La titular de Ambiente conversó sobre su expectativa de la reunión ambiental. La titular de Ambiente conversó sobre su expectativa de la reunión ambiental.
La titular de Ambiente conversó sobre su expectativa de la reunión ambiental. Victoria Isabel Cardiel

La ministra de Ambiente, Mirei Endara, quien participa en la Cumbre del Clima en Francia, destacó la voluntad de los países para alcanzar un acuerdo, pero admite que el peligro está en que el texto final “sea poco ambicioso”. “En estos tres días se van a poner las cartas sobre la mesa”, dijo.

‘Habrá acuerdo, pero quizá sea poco ambicioso’: Endara

Las delegaciones de los 195 países participantes de la cumbre del clima trabajan contrarreloj para cerrar antes del viernes un pacto jurídicamente vinculante que asegure la reducción de las emisiones de gas invernadero y evite así que el aumento de la temperatura media del planeta supere los 2°C a final de siglo.

La ministra de Ambiente, Mirei Endara, llegó este martes a París para participar en la ronda ministerial de las negociaciones. Recibe a La Prensa en la sede de la delegación panameña. Sobre el ambiente de las plenarias, Endara destaca la voluntad precisa de los países para alcanzar un acuerdo, pero reconoce que el peligro está en que el texto final “sea poco ambicioso”. “En estos tres días se van a poner las cartas sobre la mesa”, afirma.

Además, la primera titular del Ministerio de Ambiente de Panamá, que no existía como tal hasta este gobierno, se muestra dispuesta a “poner orden” ante la explotación indiscriminada de los recursos naturales en Panamá y multar a aquellos que están fuera de la ley en casos como la tala indiscriminada en Darién.

La Cumbre de Copenhague (2009) creó muchas expectativas, pero fue un fracaso.

¿Puede pasar ahora igual en París?

La voluntad política de alcanzar un acuerdo vinculante para reducir las emisiones de gases invernadero está claramente enunciada por los 150 jefes de Estado y de Gobierno que dieron un impulso al inicio de la Cumbre. Esta es la reunión de las Naciones Unidas (sin contar las Asambleas Generales) con la mayor participación política de la historia. Sin embargo, es posible que el texto final sea poco ambicioso.

La conferencia del clima está en su fase decisiva y deberá cerrarse un acuerdo antes del viernes.

¿Qué posibilidades hay de que la petición que lidera Panamá para la inclusión de bosques tropicales como sumideros de carbono quede incluida?

Este martes se creó un grupo de trabajo de bosques copresidido por Ecuador, Suiza y Congo. Es una señal positiva que refleja que los bosques son una preocupación de primer nivel tanto para mitigación como para adaptación en el cambio climático.

Los expertos han señalado que China marcará el nivel del éxito del acuerdo en París. Pero este país fue el año pasado el principal país emisor de CO2, el principal gas de efecto invernadero, al liberar a la atmósfera un total de 9 mil 300 millones de toneladas (27% del total mundial), muy por encima de Estados unidos, que arrojó 6 mil 500 millones de toneladas (el 15% mundial).

¿Es partidaria de imponer sanciones a los países que no cumplan los acuerdos ambientales?

Lo más importante es que haya acuerdo. Vamos a tener que ver más flexibilidad de parte de países desarrollados para cumplir con las aspiraciones de los países en vías de desarrollo, eso es así. Pero al mismo tiempo todas las naciones tienen la voluntad de crear un acuerdo.

Hablar de sanciones significaría aislar muchas naciones, creo que sería un elemento disuasorio.

En 2009, se aprobó la creación de un fondo verde para financiar proyectos en los países en desarrollo que contribuyan a la mitigación y adaptación al cambio climático de forma equitativa. Se espera que a partir de 2020 sea provisto con $100 mil millones de forma anual.

¿Estaría Panamá dispuesta a financiar parte de ese fondo?

Panamá se comprometió con el fondo verde del clima y aportó $1 millón. Es la donación más alta per cápita dada por un país en vías de desarrollo, unos 27 centavos por persona. Es cierto que no es muy significativo, pero es una manera de decir: Panamá es sensible al cambio climático.

Panamá es uno de los 10 países que han renunciado a enviar a la Secretaría de la convención marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático sus planes nacionales de reducción de gases de efecto invernadero con motivo de la cumbre del clima de París, junto con Corea del Norte, Libia, Nepal, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nieves, Siria, Timor Oriental, Uzbekistán y Venezuela…

¿Por qué?

Nos hemos demorado, es cierto. Pero lo vamos a enviar pronto. El gobierno anterior no había previsto nada y tuvimos que empezar de cero a cuantificar los datos de emisiones de gases invernadero. Para ser responsables, es necesario consultar y acordar tanto con la sociedad civil como con el sector privado los compromisos de reducción.

Las empresas ambientales dedicadas a la venta de certificados de emisiones reducidas de carbono generaron en 2014 una suma de $11 millones 920 mil, de acuerdo con estimaciones del Ministerio de Ambiente.

¿Califica como positivo este incremento?

Es positivo. Pero actualmente son todos mercados voluntarios y los precios están supremamente deprimidos. Nosotros creemos que el mercado del carbón tiene que revertir en beneficios para las comunidades que viven en o alrededor de los bosques y ayudar que este sector se financie de forma más sostenible.

Sin embargo, el Ministerio del Ambiente desconoce las transacciones entre la empresa privada y su comprador internacional. Es decir, son privados y manejan el negocio de manera confidencial.

¿Ha pensado el Gobierno en emitir subastas para las empresas que quieran generar CO2?

Claro que sí. De hecho, Panamá trabaja para crear mercados que permitan a los agentes privados hacer sus mitigaciones y combatir a su vez la lucha contra el cambio climático. Panamá es pequeño y, por ello, está tratando de configurar un centro internacional con socios que tengan esas mismas aspiraciones para llegar a crear un mercado común con un atractivo más amplio y geográficamente distribuido.

Panamá ha perdido en las últimas dos décadas 540 mil hectáreas de bosques, y las tierras degradadas llegan a los 2 millones de hectáreas.

¿Cómo está haciendo frente su gobierno a esta situación?

Por desgracia es una realidad común a los países con bosques. Hemos lanzado el programa de reforestación público-privado Alianza del Millón que tiene como fin sembrar 1 millón de hectáreas en 20 años. Además, somos más enfáticos en la fiscalización y en la creación de leyes para frenar la deforestación.

¿Qué planes tiene el Ministerio de Ambiente para controlar la tala en Darién o para evitar que se contaminen los ríos impunemente?

El 96% de la madera talada en Darién se puede calificar de ilegal. Hay muchos actores que están fuera de la ley, no solo las empresas de tala. La gama es amplia, es toda la cadena de servicios y la fiscalización es un arma para frenar este abuso. Actualizamos la legislación nacional y paralelamente estamos trabajando en la recuperación de suelos degradados y riberas de los ríos, así como en la prevención de la erosión. Asimismo, está previsto la inversión de $18 millones que se van a dedicar a políticas de reforestación.

¿Esta problemática es herencia de políticas pasadas que han privilegiado la inversión financiera por encima de la protección del ambiente?

Eso es bastante común en todos los países. El mundo entero no ha sido consciente del nivel de impacto. La naturaleza empieza ahora a decirnos: esto ya no es sostenible. La creación del Ministerio de Ambiente con voz y voto es el primer paso que tomó Panamá para afrontar esta problemática.

MIREI ENDARA.

Bióloga de profesión. Fue directora del Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (Inrenare) en la gestión del presidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999). Comenzó el proceso de transición de Inrenare a la Autoridad Nacional del Ambiente. Ahora le tocará transformar la entidad en un ministerio.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código