folclor. Cambio en la música típica panameña.

Parrandas sin inspiración

Se ha perdido la tradición de escribir piezas musicales dedicadas a niñas, mujeres, jardines de baile, pueblos y patronales.

Temas:

Edy Gutiérrez, con el acordeón, componiendo una pieza musical. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez. Edy Gutiérrez, con el acordeón, componiendo una pieza musical. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez.
Edy Gutiérrez, con el acordeón, componiendo una pieza musical. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez.

Corría la década de 1930 cuando Fidedigna Ballesteros (q.e.p.d.) fue nombrada como maestra en la ciudad capital, por lo que tenía que abandonar su pueblo natal de La Palma, provincia de Los Santos, para cumplir con su nueva labor.

La noticia del nombramiento fue recibida con alegría por sus familiares, aunque causó cierta tristeza en su esposo, pues Fidedigna dejaba el hogar.

En aquellos tiempos viajar a la capital era toda una odisea, ya que generalmente se hacía por mar, saliendo de los puertos santeños hasta llegar al mercado público, o mediante las pocas chivas gallineras que hacían esa travesía.

Aún persiste en la memoria de algunos los viajes que se hacían en La Ola Marina, la Luz de Bengala, La Favorita y La Sérpula, que iban repletas de todo tipo de productos y animales.

Gallinas encerradas en cajetas a las cuales se les habían hecho algunos orificios para que le entrara aire al animal, potes de La Arena de Chitré, bimbines y pericos piquiblancos metidos en jaulas de virulí, puercos, y hasta las cutarras que hacían los abuelos, eran parte de la carga que, al menos dos veces por semana, llevaban estas chivas gallineras hacia la ciudad de Panamá.

A su paso por los pueblos interioranos iban dejando tras de sí un olor a campo, a sudor, a tierra mojada.

NOSTALGIA

Y fue así como la nostalgia que invadió al esposo de Fidedigna lo llevó a pedirle al compositor José De La Rosa Cedeño que se inspirara y le escribiera una pieza musical a su amada compañera.

“Se va la linda Ballesteros, para Panamá/ y el consuelo que me queda, yo me voy detrás”.

Dice el estribillo de la canción que De La Rosa tituló La linda Ballesteros, pieza que fue grabada por Daniel Dorindo Cárdenas, y que se convirtió en una de las más escuchadas de la música típica popular panameña.

Fidedigna Ballesteros, conocida desde entonces como La linda Ballesteros, trabajó por muchos años en varias escuelas de la capital, llegando a ser directora de la escuela República de Chile. Su deceso se registró en julio de 2010, a la edad de 92 años.

INSPIRACIÓN

Como esta son muchas las inspiraciones que los compositores han dejado como aporte a la música típica, aunque en los últimos años la comercialización de este género ha relegado aquellas que se le dedicaban a niñas, mujeres, jardines de baile, pueblos y fiestas patronales.

Una que se ha quedado sin temas musicales en los últimos años es Santa Librada, patrona de la ciudad de Las Tablas, a quien año tras año los poetas criollos le hacían composiciones.

“Escucho a cada rato en acordeón baladas/ también oigo tocando regué, merengue y salsa/ la cumbia panameña hoy sufre una traición/ ahora no es como antes, murió la tradición”, dice al respecto una composición del poeta Luis Guerrero.

Simón Saavedra, compositor y guitarrista por más de tres décadas con el conjunto Los Montañeros, de Alfredo Escudero, recuerda que para el 20 de julio, fiesta de Santa Librada, siempre tenían un tema que estrenaban en el jardín Praga.

Igual lo hacían músicos como Victorio Vergara (q.e.p.d.), junto con sus cantantes Luis Lucho De Sedas y Manuel Nenito Vargas, así como Daniel Dorindo Cárdenas con Hernán Vergara (q.e.p.d.), y hasta Ulpiano Vergara y Osvaldo Ayala, quienes decían presente con sus nuevos temas dedicados a la virgen.

DECADENCIA

Hoy día, indicó el también compositor Jorge Gutiérrez, las casas disqueras consideran que la mayoría de esos temas no son comerciales.

Esto ha llevado a los compositores a presentar temas de doble sentido e infidelidad amorosa, entre otros, que en su opinión en nada favorecen a la música típica panameña, que ha perdido su esencia.

Los únicos que aún esporádicamente en sus producciones continúan incluyendo entre sus temas musicales inspiraciones dedicadas a damas y fiestas patronales son los acordeonistas Dorindo Cárdenas y Alfredo Escudero.

Y es que las nuevas generaciones de músicos no muestran interés por interpretar temas como La linda Ballesteros, unos por lo difícil de su ejecución, y otros porque no le dan el valor que tienen estos temas clásicos.

El ocaso de la época de oro

Edwin Ruiz, locutor de radio Península, de Macaracas, provincia de Los Santos, confirmó que ya los temas dedicados a mujeres, idilios, y fiestas patronales son muy pocos solicitados por los radioescuchas, aunado al hecho de que fueron grabados en discos de acetato de 45 revoluciones por minuto y los equipos que los reproducían se han descontinuado, mientras que los existentes a duras penas se pueden conservar, pues no se consiguen las partes cuando se dañan.

En los últimos años, según el locutor, aunque los discos compactos traen varios temas, hay artistas y casas discográficas que solo exigen difundir el que prefieren para que suene por un determinado tiempo, dándose el caso de que el público llega incluso a desconocer el resto del material musical. Solo aquellos locutores que se iniciaron en las décadas de 1970 y 1980 colocan en sus programaciones temas de la época de oro de la música típica panameña.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código