Estudio sobre epidemiología y ecología de las enfermedades zoonóticas

Patógenos silentes en la ciudad

Identifican en la capital una especie similar  a la rata arrocera, reservorio del virus hanta,    que tradicionalmente ha vivido las provincias centrales.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412031dwbRu.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412031dwbRu.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412031dwbRu.jpg

Un 80% de avance tiene  el estudio científico  Epidemiología y ecología del virus hanta, otras enfermedades  zoonóticas  y transmitidas por vectores en Panamá que realiza un equipo de ocho investigadores del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), el Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS),  desde octubre de 2010.

Los científicos han terminado la colección de muestras de roedores (desde la provincia de Chiriquí hasta el área este de la ciudad de Panamá) y ahora realizan pruebas de laboratorio que incluyen algunos estudios genéticos.

El investigador y epidemiólogo del Icges Blas Armién explicó que la captura de pequeños mamíferos ha sido interesante, ya que se ha logrado identificar una especie similar al Oligoryzomys fulvescens (rata arrocera, reservorio del virus choclo que produce el síndrome pulmonar por virus hanta (SPH) de las provincias centrales), en la región metropolitana del país.

Todavía se desconoce si las ratas de la capital tienen el virus. Por ello se están realizando pruebas serológicas –que permiten comprobar la presencia de anticuerpos en la sangre– y de verificación genética a través de estudios de ADN.

El trabajo de campo que empezó el pasado mes de enero también ha permitido identificar la Leptospira interrogans (patógena) en roedores comunes (Mus musculus) capturados en el centro y este de la ciudad, agregó el científico.

La leptospira, lejos de ser una enfermedad rara y limitada territorialmente como se le suele considerar, ya es un padecimiento vigente en Panamá.

Armién confirmó que durante los últimos 10 años han detectado casos de leptospira en pacientes recluidos en el hospital Santo Tomás y en la CSS, pero que muchas veces su sintomatología se confunde con enfermedades como malaria, hepatitis, dengue u otro síndrome febril ictérico o hemorrágico.

Zoonosis emergente

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa transmitida por animales silvestres y domésticos (vacas, cerdos, caballos, cabras y perros).

Mamíferos, aves, anfibios y reptiles pueden transmitir las más de 200 variantes de leptospira. Pero su principal vector son los roedores, en especial los que prefieren la vida urbana, cerca del ser humano.

En Panamá, la leptospira es la última enfermedad que se considera cuando el paciente presenta un cuadro febril inespecífico (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general), ya que se confunde con dengue, hanta, rickettsia y malaria en su fase inicial –malestar que precede a la enfermedad–, explicó.

“Se debe a que el diagnóstico es difícil, porque las muestras colectadas muchas veces no son pareadas y los cultivos demoran entre 2 a 4 meses, para luego hacer una serie de análisis en el Icges”.

Implicación

Los resultados preliminares dan cuenta de que en Panamá hay un subregistro de enfermedades como hanta, rickettsia, leptospira y otras.

Además, que roedores que deambulan por el centro de la ciudad con leptospira podrían tener otros patógenos que serán determinados por este proyecto de investigación.

En términos de salud pública es fundamental no solo vigilar plagas como los roedores, sino también los perros, animales silvestres y exóticos, porque pueden ser reservorios de esta y de otras enfermedades que afectan al ser humano, dijo Armién.

“De no hacerse esto la posibilidad de una epidemia está en ciernes, por tal motivo hay que investigar para que las autoridades de Salud elaboren las estrategias de prevención y control a la población”, dijo.

Existe la necesidad de tener estos roedores bajo la mirada científica, ya que es la única manera de generar información ante la ocurrencia de enfermedades emergentes y zoonóticas en Panamá.

Explicó que esto es fundamental en regiones endémicas para determinar subregistros, y en aquellas zonas donde existe sin que se sepa, de forma silenciosa, para prepararse.

Virus hanta en número

En Panamá, desde la aparición del primer caso del virus hanta en 1999, se han registrado 156 casos del SPH y 29 (18.6%) personas han fallecido, según estadísticas del departamento de Vigilancia Epidemiológica del Minsa En 2010 se registraron 14 casos en total, de los cuales tres personas fallecieron, y en el transcurso de 2011 se han dado 7 casos, de los cuales uno ha fallecido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

04 Dic 2016

Primer premio

6 6 8 1

ABDC

Serie: 5 Folio: 10

2o premio

1325

3er premio

4063

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código