INVESTIGACIÓN POR delitos contra la administración pública

Patrimonio hecho con amigos

Como si fuera un patrón de conducta, amigos y familiares del exministro de Desarrollo Social dan la cara por las costosas propiedades que hoy tiene.
Según Guillermo Ferrufino, desde el aire, lo que se ve de esta casa no es lo que parece. Se trata de una propiedad que él estrenó poco después de sentarse en el Gabinete del gobierno de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo. Según Guillermo Ferrufino, desde el aire, lo que se ve de esta casa no es lo que parece. Se trata de una propiedad que él estrenó poco después de sentarse en el Gabinete del gobierno de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo.
Según Guillermo Ferrufino, desde el aire, lo que se ve de esta casa no es lo que parece. Se trata de una propiedad que él estrenó poco después de sentarse en el Gabinete del gobierno de Ricardo Martinelli. LA PRENSA/Archivo.

Guillermo Ferrufino –el extitular de Desarrollo Social– tardó dos semanas en tratar de explicar el origen de sus tres casas, sus fincas y ganado, sus carros de lujo y sus vehículos de recreo, mientras hace frente a una pensión por casi 2 mil dólares, sus gastos de manutención familiar, escuelas y otros, con su salario de 7 mil dólares como ministro.

Aunque La Prensa lleva meses tratando de hablar con él, no solo de un grave incidente que protagonizó en una de sus fincas el año pasado, sino sobre la adquisición de sus numerosas y costosas propiedades, fue en una entrevista divulgada ayer con el periodista de Telemetro Álvaro Alvarado, que intentó explicar el origen de su propiedades, dos de las cuales suman más de un millón de dólares.

El antes y el después

Para tener idea de quién era Guillermo Ferrufino antes de ser ministro, hay que ver lo que dijo tener cuando era presentador de televisión e importaba carros de segunda para su reventa.

En 2009 dijo tener tres vehículos con cinco y seis años de uso, e ingresos obtenidos “en los últimos años de 4 mil 500 dólares”. Declaró dos cuentas bancarias por la suma de 142 mil 500 dólares, y parte de tres sociedades, dos de las cuales no tienen activos, mientras que la tercera tiene un terreno en La Chorrera.

Es gracias a esta última sociedad –S Y G, S.A.– que Ferrufino justifica todo lo que tiene. Según dijo, vendió parte de las acciones que poseía en esta empresa: En 2009 dijo tener el 90% de sus acciones y, en 2014, declaró contar con el 50%, por lo que se deduce que habría vendido la diferencia.

Esta sociedad, según afirmó, tiene un terreno en La Chorrera que heredó de su padre. La venta –en 2009– de una parte de ese terreno le produjo un ingreso de 792 mil dólares, aseguró.

Tal como si fuera un patrón para explicar cada posesión, Ferrufino invoca a sus amistades y familiares para justificar ventas y compras sospechosas, razón por la cual los fiscales Anticorrupción le han aprehendido varias de ellas.

Y en la venta de este terreno, el patrón se repite. Ferrufino dijo que le vendió a una amistad suya; no reveló su nombre, pero sí señas: un amigo que, a la sazón, es su compadre. “Es una persona que ha estado conmigo mucho tiempo”, agregó. Es decir, nadie ajeno a su círculo familiar.

El exministro explicó que buscaba una casa en Panamá porque, por vivir en La Chorrera, llegaba muy tarde a su casa. Pero no vendió el terreno mientras era presentador de televisión, sino cuando llegó a ser ministro de Estado. Así, de la noche a la mañana, Ferrufino se hizo de una casa de 300 metros cuadrados de construcción, según dijo, a la que hizo luego reformas y adiciones.

El enganche de la lujosa residencia –para alguien que dijo haber tenido 4 mil 500 dólares de ingreso en los años que antecedieron su nombramiento como ministro– fue cuantioso: al menos 322 mil dólares.

El resto de la deuda –unos 365 mil dólares– fue financiado por la “caja amiga” (la estatal Caja de Ahorros) a un interés que Ferrufino no recordó en la entrevista.

Aunque el exfuncionario dijo no tener autos propios mientras fue ministro –ya que el Estado se los proporcionaba– en su casa frecuentemente eran vistos costosos y enormes carros –tipo pick up– que ya no se ven por allí desde que se divulgaron las noticias de sus propiedades en Albrook y Coronado.

Pero sus vecinos recuerdan haber observado en su casa de Albrook un bote –que dice Ferrufino que unos amigos que no mencionó por sus nombres se lo prestaban– varios vehículos four wheels que Ferrufino dice que están en la playa, pero que no se ven en su residencia de descanso.

También tiene una camioneta Land Cruiser –que no aparece en la declaración jurada de bienes patrimoniales que presentó este año– y tampoco pudo explicar por qué su carro está a nombre de su suegra.

Culpa del notario

A pesar de que un formulario de la Contraloría señala con exactitud la información que debe contener las declaraciones juradas de bienes patrimoniales, Ferrufino culpó al notario y a su falta de experiencia –en al menos tres ocasiones– de haber omitido bienes suyos que ocultó tras el nombre de su esposa y suegra.

Para “reparar” esas omisiones, Ferrufino redactó otra declaración jurada de bienes patrimoniales que contiene “lo que faltó” y espera que ahora se le haya perdonado su error, pues “es humano y nadie es perfecto”.

–¿Pero es que no hay nada a nombre suyo?, le preguntó el periodista.

Después de una larga pausa para ver si recordaba alguna de sus propiedades, nada le vino a la mente, salvo su terreno en La Chorrera –cosa que no es cierta, según él mismo admitió, ya que está a nombre de la sociedad S Y G, S.A.- “... y ya...”.

Fincas en baratillo

Además, admitió la compra de una finca, que también está a nombre de su esposa, con una extensión de 24 hectáreas y que compró a tan solo 31 mil dólares, o a 13 centésimos el metro cuadrado. Esta finca tampoco aparece en su declaración jurada de bienes patrimoniales al abandonar el cargo de ministro de Estado.

Rechazó ser dueño de fincas en El Valle y una más en El Lirio, aunque a esta última admitió que va con frecuencia, pues allí tiene armado un negocio ganadero.

La finca, indicó, la compró “Lymberópulos [sic], quien resulta ser “un gran amigo mío”, igual al que le vendió el terreno por el que le pagó 792 mil dólares.

A esa finca de El Lirio ha “traspasado varios animales que tenía por varios lados”. Este ganado –unas 100 reses, según contabilizó en pantalla–, comprado en lotes e individualmente en subastas, tampoco figura en su declaración jurada de bienes patrimoniales. Ferrufino no fue específico en torno al lugar donde tenía su ganado antes de “traspasarlo” a la finca de El Lirio.

UN MILLÓN DE AMIGOS...

Ferrufino contó una larga historia que data de su niñez para explicar el origen de su cabaña en Boquete.

Y, como siempre, involucra a otra vieja amistad que le prometió un terreno cuando él fuera adulto y estable, condición que ganó, al parecer, siendo ministro de Estado, pues la compró justamente ejerciendo el cargo.

Pagó por una hectárea en Boquete 25 mil dólares, una suma “simbólica” de 2.5 dólares el metro cuadrado, en donde construyó una “cabañita” de 40 mil dólares que tiene la mitad de los metros cuadrados de su casa en Panamá, y que puso ¿sorpresa? a nombre de su suegra.

Ella, explicó, quería retirarse y vivir allá, en tierras altas, pero sus vecinos recuerdan unas pachangas que delatan todo, menos una casa de retiro para su suegra.

¿QUIÉN NO QUIERE UNA CASA EN LA PLAYA?

Con esta frase, Ferrufino explica el origen de su casa de playa. Se trata de su cuarta propiedad, la consiguió de otro viejo amigo, Jayson Pastor, el hoy exgerente de la Caja de Ahorros, quien por contarlo entre sus amistades más queridas le rebajó el precio de la casa que vendía en 750 mil dólares.

Ferrufino la obtuvo por un tercio menos de su precio de venta, es decir, Pastor se la vendió al costo: 500 mil dólares, de los cuales pagó un enganche en efectivo de 150 mil dólares, y contrajo una deuda con el también estatal Banco Nacional de Panamá por 350 mil dólares.

Pero en realidad no iba a comprársela a Pastor. Indicó que fue a consultarle al banquero si el cheque de ministro le alcanzaba para pagar otra letra, en vista de que tenía planeado adquirir una casa de playa.

Conociendo a Mickey

Es así como Ferrufino contrae otra deuda de 350 mil dólares, por lo que debe pagar hipotecas que suman 715 mil dólares; la manutención de su primer hijo (unos 2 mil dólares mensuales); los gastos de su actual familia; el mantenimiento de tres casas y una finca, sus carros de lujo y de recreo, más otros gastos, cuando sus entradas netas como ministro apenas sumaban unos 5 mil 300 dólares.

Con todo, Ferrufino comentó con ánimos de filosofar: uno se arropa hasta donde la manta le da.

Y esa sábana también le dio para hacer viajes a Disney, en Estados Unidos, para que sus hijos conocieran en persona al ratón Mickey.

Además, guarda en un banco un “importante” plazo fijo de “6 cifras”, que tampoco figura en su declaración jurada de bienes patrimoniales, ya que la que presentó en julio de 2014 menciona una cuenta de ahorros en el Banco General, con 80 mil dólares, y una cuenta a plazo fijo en BAC Panamá (antes BBVA) por 90 mil dólares. Si es a esta última a la que se refería, su monto es de 5 y no de 6 cifras, como dijo.

Hoy, comenta, el exministro se dedica a vender ganado, con un hato de 100 cabezas o menos, si se descuentan las que vendió hace poco, informó.

Y las entradas las redondea su esposa, Milena Vallarino, que le “va muy bien” en la confección y venta de bisutería de pedrería fina.

Así, con ganado y bisutería se ganan hoy la vida los esposos Ferrufino-Vallarino, a quienes se les ven muy felices en los cumpleaños que Ferrufino celebró en fincas y locales comerciales.

´A caballo regalado no se le mira el diente´

Y el caballo. Ferrufino sonrió ampliamente cuando admitió que alguien –que no mencionó por su nombre– le regaló un caballo de 25 mil dólares. “Tú sabes –se justificó– que uno es ministro, es una autoridad”, que es justamente la razón por la que no debió aceptar el exótico obsequio.

¿Cuáles serían las razones para que alguien le regale un caballo de 25 mil dólares a un ministro de Estado? Una pregunta que quedó en el tintero.

EL PSICÓLOGO

Su futuro es prometedor, parece pensar Ferrufino. Seguirá trabajando, dijo, y nuevamente sonrió cuando describía a qué se dedicaría de ahora en adelante. Pues no vaciló en admitir que ahora tendría más tiempo para estar con uno de sus hijos y compartir con él esos deportes que “siempre me han gustado”, todos ellos vinculados a vehículos de carrera.

Pero también ahora tendrá tiempo para cumplir uno de sus mayores sueños: estudiar en la universidad... psicología.

EL ÚNICO QUE FALTA

La entrevista con Ferrufino tuvo un final poco feliz e inesperado. Alvarado le preguntó si Ricardo Martinelli lo está acompañando en esta cruzada por su defensa.

El expresidente había escrito en su cuenta personal de Twitter que las acusaciones hechas al exministro Ferrufino son falsas. “Conversé con G. Ferrufino y me demostró que todas las acusaciones hechas por motivos políticos son falsas y esta semana aclarará todo”.

Una semana después, su exministro no había aclarado nada, y Martinelli escribió instándolo a presentar las pruebas que, según él y su abogado, aclaraban si era dueño de las propiedades que se le atribuían y de dónde había sacado los recursos para su compra.

La respuesta de Guillermo Ferrufino a la pregunta del periodista parece reflejar un problema en el paraíso: “Yo estoy trabajando mi defensa con Luis Carlos Cabezas Moreno [su abogado], con Milena Vallarino y mi familia... Yo no pertenecí a ningún círculo uno ni dos ni nada...”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código