ALERTA: Sinaproc informa que los niveles del río Juan Díaz empiezan a bajar.

RECHAZO. La Unión Europea prohibió las ejecuciones en el año 2000.

Pena de muerte en EU horroriza al mundo

Troy Davis fue ejecutado, pese a que hasta el expresidente Jimmy Carter pidió la conmutación de su sentencia.

La ejecución por inyección letal de Troy Davis ha vuelto a poner de relieve que la insistencia estadounidense en aplicar la pena de muerte es algo que horroriza al resto del mundo.

Davis, de 42 años, era un hombre negro que fue condenado por asesinar a un policía blanco, en Georgia. Davis clamó su inocencia hasta el último momento, y muchos observadores –incluyendo el expresidente Jimmy Carter– pidieron la conmutación de su sentencia, estimando que había “dudas serias” sobre su culpabilidad.

Los países europeos “reaccionaron con furia” a la ejecución, según el diario The New York Times, dado que la Carta de Derechos Fundamentales prohibió la pena capital en la Unión Europea desde 2000 (Alemania, Inglaterra y Francia la habían abolido mucho antes). En un pronunciamiento particularmente fuerte, Francia “deploró” la ejecución, y reafirmó su oposición total a la pena de muerte “sean cuales sean las circunstancias”, ya que “los errores judiciales en su aplicación son irreversibles”.

Francia agregó que como dos tercios de los países del mundo han renunciado a la pena capital, el caso Davis ilustra la necesidad de seguir luchando por su abolición “universal y definitiva”.

Pero esa es una lucha en la que Estados Unidos (EU) contradice su posición normal como campeón de los derechos humanos, y se encuentra nadando en contra de la corriente global, porque EU es uno de los pocos países que abolió la pena capital, y luego la volvió a instituir.

En 1972, la Corte Suprema de EU falló que la pena de muerte era inconstitucional si se aplicaba de manera “arbitraria y caprichosa”, e invalidó la pena capital de 629 presos que aguardaban ejecución. No obstante, la mayoría de los estados rehízo su legislación para brindar más garantías procesales al acusado, y la Corte Suprema avaló estas reformas en 1976. Desde entonces, según el Death Penalty Information Project (DPIP), mil 270 personas han sido sometidas a la pena capital en EU.

En la aplicación de la pena de muerte, EU se encuentra en compañía de los países más represivos del planeta.

El líder mundial en ejecuciones es la República Popular China, que en 2010 aplicó la pena de muerte “a miles”, señaló un reciente informe de Amnesty International. (No hay cifras exactas porque China rehúsa proporcionarlas).

En segundo lugar está Irán, con 252 ejecuciones en 2010.

Siguen Corea del Norte (60), Yemen (53) y EU (46), según el DPIP.

Hay al menos tres corrientes principales de oposición a la pena de muerte en EU. Una se basa en consideraciones de religión y moralidad. Otra se basa en razonamientos jurídicos, particularmente el peligro de ejecutar a una persona inocente. Desde 1976, 138 personas condenadas a muerte han sido exoneradas, según registra DPIP. Una tercera serie de argumentos se basa en consideraciones sociológicas, principalmente el aparente patrón de discriminación racial en la aplicación de la pena.

En Panamá, el primer vicepresidente de la Asamblea, el diputado oficialista Marcos González, impulsa un anteproyecto de ley que contempla la pena de muerte.

César Ruiloba, presidente del Colegio Nacional de Abogados, ya advirtió que tal iniciativa es inconstitucional.

El diputado Hernán Delgado, presidente de la Comisión de Gobierno –donde se tendría que aprobar el anteproyecto en primer debate–, también se ha mostrado en contra de la iniciativa, así como otros diputados –algunos de ellos copartidarios de González– y la Iglesia católica. 

La pena tiene sus partidarios

Una encuesta reciente de Gallup muestra que 64% de los estadounidenses apoya la pena capital para personas condenadas por homicidio, y solo 27% se opone.

En la campaña presidencial que se desarrolla actualmente en Estados Unidos, Rick Perry, gobernador de Texas, está de primero entre los precandidatos republicanos. Texas es el líder en Estados Unidos en ejecuciones, y Perry, personalmente, ha autorizado 234, según cifras que maneja el Washington Post.

Cuando él expresó orgullo por ese récord durante un debate la semana pasada, y dijo no sentir inquietud alguna sobre la posibilidad de haber ejecutado a un inocente, el público lo aplaudió.

Los argumentos de quienes defienden la pena capital desestiman los de aquellos que la cuestionan, y que hacen énfasis en su ineficacia frente a la criminalidad. En otras palabras, defienden a ultranza la retaliación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código