martinelli en jornada de la comunidad apostólica hosanna

'Perdono a los que me han calumniado': Martinelli

El pastor Edwin Álvarez invitó a los políticos de oposición y de gobierno a darse un abrazo en medio de la actividad religiosa en el Rommel Fernández.

Temas:

Juan Carlos Varela, vicepresidente y candidato presidencial, abraza al apóstol Álvarez. A sus espaldas el presidente, Ricardo Martinelli, con Roxana Méndez. LA PRENSA/Roberto Cisneros. Juan Carlos Varela, vicepresidente y candidato presidencial, abraza al apóstol Álvarez. A sus espaldas el presidente, Ricardo Martinelli, con Roxana Méndez. LA PRENSA/Roberto Cisneros.
Juan Carlos Varela, vicepresidente y candidato presidencial, abraza al apóstol Álvarez. A sus espaldas el presidente, Ricardo Martinelli, con Roxana Méndez. LA PRENSA/Roberto Cisneros.

No pudieron ser más atinadas las palabras del pastor Edwin Álvarez. Su mensaje pronunciado ayer ante miles de seguidores de la Comunidad Hosanna, reunida en el estadio Rommel Fernández, era también un recado para el presidente de la República, Ricardo Martinelli, tres aspirantes a sucederlo y tres candidatos a la Alcaldía de Panamá.

En una tarde que en ocasiones fue dorada y en otras plomiza, eso sí muy húmeda, el apóstol Álvarez repasó la actualidad del país.

“Haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos”, empezó Álvarez, repitiendo una cita bíblica.

En la primera fila de sillas dispuesta a mano izquierda detrás del apóstol, en donde se acomodó el séquito de Cambio Democrático (CD), se escuchó decir: “muy apropiada para este momento”.

Allí estaban Ricardo Martinelli, Gerald Cumberbatch –aspirante a la Alcaldía de San Miguelito–, el candidato José Domingo Arias y Roxana Méndez, alcaldesa del distrito capital y en campaña por la reelección.

En otro grupo de sillas, dispuesto justo al lado de Méndez, se hallaba el otro bloque político: Juan Carlos Navarro y su esposa Cuqui Campagnani, ambos del Partido Revolucionario Democrático (PRD); José Isabel Blandón y Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista y aspirantes ambos a la Alcaldía de Panamá y a la Presidencia, respectivamente. En la segunda fila de esa zona estaba José Luis Fábrega, “el hombre del tanque de gas”, y también aspirante a la comuna de Panamá por el PRD.

Álvarez exigió “honrar al que honra ”, y fue subiendo la voz cada vez más fuerte ante las aclamaciones de sus seguidores, y entonces rogó para que se sucedieran las “acciones de gracia” y “todos vivamos tierna y pausadamente”.

Bajó el tono de las palabras y con calma firme “comparó” la fecha del 9 de enero con el 28 de noviembre de 1821, “día de la independencia de España”, y “el 3 de noviembre de 1903”, en que se consolidó la separación de Colombia.

Pidió a todos que se pusieran de pie para recordar la interrumpida construcción francesa del Canal y se refirió al “conquistador ibérico”, que pisó estas tierras y respetó el nombre asignado por los aborígenes, Panamá, “que significa abundancia”.

Acto seguido, a gritos, declaró que “con españoles, con italianos y con belgas” o “sin españoles, sin italianos y sin belgas”, se iban a terminar las obras de ampliación del Canal.

LA MEJILLA Y EL PERDÓN

Advirtió el “apóstol” Álvarez que el suyo no era un acto político, pero que la Biblia “ordena nombrar a la primera magistratura de la nación”, única razón por la cual el Presidente se puede dirigir a “su pueblo” durante la celebración de la unción de la gloria, e invitó a Martinelli a tomar el micrófono.

El Presidente calificó el día como muy especial, “no solamente por ser el culto de la unción, sino porque es el 9 de enero”.

Recordó a los “21 panameños mártires” y los “519 heridos” tras los hechos que ocurrieron hace 50 años, y solicitó “una oración por ellos” y por el presidente de la dignidad, Roberto Chiari.

También pidió plegarias para él mismo, todos los candidatos a presidente, diputados, alcaldes y representantes.

Y fue cuando Martinelli reconoció que era un “ser humano nada perfecto” y “perdono a todos los que me han calumniado, me han injuriado y me han difamado”, añadió

“Pongo el cachete y les pongo el otro”, para que “sigan pegando”, aseguró el gobernante, que abogó por la oración de todos los presentes.

“Se necesita de la oración de todos ustedes”, recalcó.

Cuando Álvarez retomó la palabra, llamó a todos los políticos para que delante de él y del mandatario se dieran la mano y un abrazo.

Se saludaron con cortesía, se dejaron tocar la cabeza con la mano derecha del apóstol bañada en aceite, pero nada más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código