COLOMBIA. ONG INNOVAN EN EL CUIDADO DE LOS CONSUMIDORES.

Probando drogas ilegales

El éxtasis y el ácido lisérgico (LSD) son las drogas más consumidas por los jóvenes en Bogotá, donde su ingesta no es un delito penal.
ESCENARIO. Más de 3 mil personas asistieron en junio pasado a la fiesta Radikal Styles 2013, y allí activó su laboratorio la organización Acción Técnica Social (ATS). Tomada de BBC Mundo ESCENARIO. Más de 3 mil personas asistieron en junio pasado a la fiesta Radikal Styles 2013, y allí activó su laboratorio la organización Acción Técnica Social (ATS). Tomada de BBC Mundo
ESCENARIO. Más de 3 mil personas asistieron en junio pasado a la fiesta Radikal Styles 2013, y allí activó su laboratorio la organización Acción Técnica Social (ATS). Tomada de BBC Mundo

“Échele cabeza cuando se dé en la cabeza”, dice el lema de la organización Acción Técnica Social (ATS), una ONG que hace vida en Bogotá, Colombia, y cuya misión es proveer información a los consumidores de drogas para que hagan “viajes” seguros y eviten convertirse en zombis a causa de sobredosis o mezclas inapropiadas de sustancias.

Lo novedoso de esta ONG es que actúa de noche, con un laboratorio móvil para el análisis de sustancias ilegales, a fin de probar las drogas antes de que los consumidores lo hagan.

Su director ejecutivo Julián Andrés Quintero fue entrevistado por BBC Mundo en junio pasado, a las puertas del Radikal Styles 2013, la más famosa y concurrida de las fiestas de música electrónica de la noche bogotana y en la que eventualmente se darían cita unas 3 mil personas, la mayoría de estas consumidoras de drogas ilegales.

Pero como la legislación colombiana no penaliza la posesión ni el consumo de pequeñas cantidades de narcóticos, grupos como la ATS se han dado a la tarea de analizar las drogas antes de que los adictos las ingieran.

Según Quintero, el problema es que “Colombia hace rato pasó de ser un país exportador (de drogas) a ser un país consumidor, y ahora está pasando de ser un país consumidor a ser un consumidor problemático”.

Y con las pruebas químicas, agregó Julián Molina, también de la ATS, se pueden definir dos cosas: “es o no es la sustancia que se supone le vendieron al usuario, y si esa sustancia tiene o no algún adulterante reconocido como peligroso”.

La idea –añadió Molina– es que [el consumidor] tenga una información confiable que le permita tomar una mejor decisión acerca de si consume o no la sustancia que adquirió.

La campaña cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia y de la Secretaría Distrital de Salud de la Alcaldía de Bogotá.

Tendencias

En la literatura que reparte la ATS a los consumidores antes de entrar en la fiesta se detallan, por ejemplo, los efectos de mezclar alcohol con éxtasis, esta última considerada una de las drogas ilegales más consumidas en ese tipo de eventos.

“Si lo combinas con alcohol, puede producir un ´golpe de calor´ y ocasionar deshidratación, náuseas y desmayos”, dice uno de los folletos dedicados al éxtasis, o MDMA, pills o tachas, como también se le conoce.

Otro, relacionado con el éxtasis y los psicotrópicos de inhalación, agrega: “la combinación con cocaína aumenta la presión arterial y afecta el sistema nervioso, provocando efectos no deseados”.

De acuerdo con Julián Molina, la mayoría de los test que se aplican a las píldoras de éxtasis resultaron positivos aquella noche, pero no siempre es así y el consumo de falsas pastillas ocasiona que algunos consumidores se sobredosifiquen en búsqueda del “efecto de empatía” que provoca la anfetamina.

Dijo que lo mismo ocurre actualmente con falsas tabletas de LSD [ácido lisérgico] que se están comercializando en la capital colombiana, pero cuyos efectos no son tan perdurables como los de la droga original, de hasta 12 horas.

Según Molina, el LSD es la segunda droga más consumida por los universitarios de Bogotá hoy en día.

“El día que se encuentren con LSD de verdad, no van a poder pilotear ese viaje”, advirtió, al tiempo que resaltó los riesgos cardíacos asociados con una sobredosis de ácido lisérgico.

No juzgarás

Al lado del laboratorio, la ATS instaló también un espacio para recibir a aquellos que después consumir durante la fiesta no logren los efectos esperados.

De ser necesario, actuarán los paramédicos contratados por los organizadores de la fiesta. Pero si lo que ocurre es un efecto inesperado, Vanessa Morris, de la ATS, recibirá a los infortunados con agua, mantas y dulce de guayaba.

Antes de que empiece la fiesta y el consumo, dijo la joven a BBC Mundo, intentamos compartir la información. Después de cierta hora, aquello ya no tiene sentido.

“La clave es hacer que estas personas se sientan cómodas y seguras, nunca juzgarlas, acotaron Andrés Soto y Felipe Cuervo, colegas de Morris.

>>> Problema de salud pública

En Panamá, la posesión y el consumo de pequeñas porciones de drogas son considerados como delito y, de acuerdo con el artículo 309 del Código Penal, se sanciona con penas de entre uno y tres años de prisión, o su equivalente en días multa.

Sin embargo, la procuradora de la Nación, Ana Belfon, ha dicho que actualmente el problema de las drogas va más allá del aspecto delictivo –que por supuesto hay que seguir combatiendo–, y al igual que en Colombia ha comenzado a ser un problema de salud pública dados los elevados niveles de consumo que se registran oficialmente.

Belfon propuso un plan para instalar tribunales especiales que revalúen los casos de los presos por consumo de drogas, con miras a sacarlos de las cárceles y enviarlos a rehabilitación.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código