Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Prueba de esclusas, en agenda

Temas:

La ampliación es el mayor proyecto de infraestructura del Canal de Panamá desde su inauguración. El proyecto creará un nuevo carril de tráfico a lo largo del Canal con la construcción de dos nuevos juegos de esclusas, duplicando la capacidad para permitir mayor volumen de carga y tráfico. La ampliación es el mayor proyecto de infraestructura del Canal de Panamá desde su inauguración. El proyecto creará un nuevo carril de tráfico a lo largo del Canal con la construcción de dos nuevos juegos de esclusas, duplicando la capacidad para permitir mayor volumen de carga y tráfico.

La ampliación es el mayor proyecto de infraestructura del Canal de Panamá desde su inauguración. El proyecto creará un nuevo carril de tráfico a lo largo del Canal con la construcción de dos nuevos juegos de esclusas, duplicando la capacidad para permitir mayor volumen de carga y tráfico. Foto por: Archivo

Con la ampliación podrán transitar los buques neopanamax con un máximo de 13 mil 200 TEU o contenedores de 20 pies. CORTESÍA Con la ampliación podrán transitar los buques neopanamax con un máximo de 13 mil 200 TEU o contenedores de 20 pies. CORTESÍA

Con la ampliación podrán transitar los buques neopanamax con un máximo de 13 mil 200 TEU o contenedores de 20 pies. CORTESÍA

Cada esclusa tiene ocho compuertas corredizas que miden 57.60 metros de largo, 10.8 metros de ancho y la altura depende de su ubicación. CORTESÍA Cada esclusa tiene ocho compuertas corredizas que miden 57.60 metros de largo, 10.8 metros de ancho y la altura depende de su ubicación. CORTESÍA

Cada esclusa tiene ocho compuertas corredizas que miden 57.60 metros de largo, 10.8 metros de ancho y la altura depende de su ubicación. CORTESÍA

Si Grupo Unidos por el Canal (GUPC) mantiene el ritmo de trabajo que ha llevado hasta la fecha, el tercer juego de esclusas debe estar operando comercialmente en el segundo trimestre de este año, según las estimaciones de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

GUPC mantiene laborando aproximadamente 3 mil trabajadores en ambas esclusas y un gran porcentaje de ellos pertenecen a empresas subcontratistas.

Una vez se reparen las grietas que provocaron las filtraciones, el contratista tiene suficiente tiempo para entregar las esclusas de manera funcional en abril, dijo el administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano.

En las próximas semanas se deben comenzar las pruebas de tiempo en las compuertas corredizas y en las tinas que ahorrarán hasta un 60% del agua. Anoche, el pleno de la Asamblea aprobó una resolución en la cual los diputados exigen a GUPC terminar el tercer juego de esclusas en el tiempo acordado.

Quijano: el camino ha sido ‘tortuoso’

Después de ocho años de haberse iniciado los trabajos de ampliación del Canal, pasando por huelgas laborales y la interrupción del propio contratista Grupo Unidos por el Canal (GUPC), la construcción del tercer juego de esclusas se aproxima a su culminación.

Como era de esperarse, una obra de esta magnitud no ha estado exenta de sobresaltos. Eso incluye reclamos del contratista, cambios climáticos que replantean los pronósticos de lluvia en la ruta acuática y los altibajos del comercio mundial.

La obra, con un presupuesto inicial de $5 mil 250 millones es uno de los principales proyectos de inversión de América Latina y el mundo por la trascendencia que tendrá para el comercio y transporte marítimo.

En este presupuesto del contrato adjudicado a GUPC se incluyó el diseño, administración, construcción, pruebas, mitigación ambiental y los costos de puesta en marcha del proyecto.

Aunque su finalización se había pactado para octubre de 2014, se prevé que las primeras pruebas de navegación se realicen en abril próximo y su inauguración se haga en el segundo trimestre de 2016, casi 18 meses después de la fecha acordada en el contrato.

A diferencia del Canal actual, construido por Estados Unidos entre 1903 y 1914 sin que mediara un contratista privado, casi 100 años después Panamá recurrió a un consorcio para que se encargara de construir el tercer juego de esclusas.

Esta realidad ha definido la dinámica del programa de expansión.

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Luis Quijano, reconoce que el camino ha sido “tortuoso” en la relación con GUPC, aunque aclara que no toda la ampliación ha sido un problema, ya que muchos de los proyectos de excavación seca y dragado del programa han sido “exitosos”.

Incluso, los primeros dragados que estuvieron a cargo de personal del Canal se cumplieron en el tiempo calculado, dijo el administrador.

“Es el proyecto más grande, más complejo y también el que en ningún momento en esta República se ha llegado a ejecutar”, dice Quijano para describir la magnitud de esta obra.

El administrador asegura que se ha hecho el mejor esfuerzo con el recurso humano panameño y también extranjero para llevar adelante una obra que tiene significativas variantes en los costos de construcción estimados y los reclamados por el contratista.

Se refirió al actual Canal que se inauguró el 15 de agosto de 1914 y construyó el Gobierno de Estados Unidos. Recordó que si ese Canal lo hubiesen hecho contratistas también hubiese habido un “mar de reclamos”, tal como cuenta en su libro publicado en 1915 el ingeniero John F. Stevens, quien participó en la construcción del Canal.

Es justamente los reclamos por supuestos sobrecostos lo que ha causado diferencias entre la ACP y el contratista GUPC, integrado por las empresas Sacyr, de España; Salini Impregilo, de Italia; Jan De Nul, de Bélgica, y CUSA de Panamá. También fue por estos reclamos que la obra se suspendió por unos días en febrero de 2014, cuando el tercer juego de esclusas tenía un avance de 65% y el contratista ya reclamaba mil 600 millones de dólares en sobrecostos.

“Así que, por favor, no nos achiquemos ante los retos que tenemos por delante con GUPC”, expresa Quijano, al referirse al cúmulo de reclamos que gestiona el contratista y que incluso en algunas ocasiones han estado acompañados de amenazas.

La licitación

El proceso de licitación para contratar a la empresa que se encargó del diseño y construcción de las nuevas esclusas incluyó aproximadamente 14 meses para que los interesados estudiaran con detenimiento todas las aristas de la obra antes de presentar su propuesta.

Se precalificaron a cuatro consorcios, pero solo hicieron propuestas tres grupos.

Además de GUPC, que se adjudicó el contrato por $3 mil 118 millones, también se presentó el consorcio Bechtel (que quedó en el segundo lugar, integrado por empresas estadounidenses y japonesas), que propuso $4 mil 185 millones, y el consorcio CANAL (tercer lugar, encabezado por españoles), que ofertó casi el doble que el ganador, $5 mil 981 millones.

Hubo un período de cinco días para recibir alguna protesta, pero después de completar ese tiempo nadie se presentó a reclamar.

Los funcionarios que se encargaron de la evaluación de las propuestas lo hicieron en salones separados y no se les permitió comunicación con otras personas, incluso estuvieron aislados de su teléfono móvil, como medida de seguridad para proteger el proceso.

Antes de someter sus propuestas, los interesados tuvieron tiempo para estudiar con detenimiento todos los componentes de la obra, de manera que pudieran presentar una oferta sólida, argumentó la ACP. De hecho se incluyeron en el pliego final 24 recomendaciones de los proponentes durante ese período de estudios.

Al mismo tiempo, todos los interesados tuvieron a disposición más de 100 estudios sobre ingeniería, demanda, ambiente, viabilidad económica y financiera, entre otros, que había contratado el Canal.

Inicialmente, había un estipendio o retribución de $3 millones para los contratistas que no se ganaran la licitación. Luego esta cifra se aumentó a $15 millones, como una forma de incentivar la participación del mayor número de empresas o consorcios. Al final de la licitación cada uno de los dos proponentes que llegaron de segundo y tercero, recibieron $7.5 millones en estipendio.

Se estableció un monto de $400 millones como fianza de propuesta de la licitación.

Uno de los aspectos considerados fue el monto de la fianza, porque si se establecía por una cantidad muy alta, había la posibilidad de que hubiera menos participación de ofertas.

Los reclamos

Luego de siete años de trabajar en el proyecto del tercer juego de esclusas, GUPC ha presentado aproximadamente 33 reclamos por un monto de $3 mil 500 millones que están en alguna de las tres instancias establecidas, esto es más del monto del contrato adjudicado en julio de 2009 por $3 mil 118 millones.

En la primera instancia, que corresponde al oficial de contrataciones de la ACP, hay unos 10 reclamos que recogen el mayor monto por $2 mil 239 millones o un 64%.

La ACP analiza estos reclamos. Los que sean rechazados por la administración, pueden ser llevados por el contratista a una segunda instancia o Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por su siglas en inglés).

Quijano: el camino ha sido ‘tortuoso’ Expandir Imagen
Quijano: el camino ha sido ‘tortuoso’

En la DAB, organismo independiente compuesto por tres ingenieros internacionales, se han presentado 20 reclamos por un monto cercano a los mil millones de dólares. De este total, solo se le ha reconocido al contratista $284 millones o un 28%. En estos casos el resto del dinero reclamado no fue reconocido por los integrantes de la DAB, hecho que, según la administración, demuestra las “cifras infladas” que ha hecho el contratista en los reclamos.

El último fallo de la DAB, del pasado 31 de diciembre de 2015, reconoció al contratista $17.5 millones o un 38% de los $45 millones que solicitaban.

En arbitraje, tercera y última instancia para atender reclamos, se han atendido tres reclamos por $795 millones, de los cuales hay $360 millones que están pendientes de resolver.

La administración de la ACP afirma que hasta la fecha ha pagado $5 mil 074 millones en todo el programa de ampliación, de un presupuesto de $5 mil 250 millones, sin incluir los $860 millones de adelantos que se dieron a GUPC y que actualmente están en moratoria.

Trabajos pendientes

Aunque la administración prefiere que sea el contratista el que culmine los trabajos de ampliación, no ha descartado completar los trabajos que hacen falta, en caso de que el consorcio tenga algún problema técnico o financiero.

Como parte del contrato, el contratista debe darle mantenimiento a la obra durante los tres años siguientes, a la entrega del proyecto.

La administración de la ACP está convencida de que las esclusas con un 95% de avance, se pueden concluir antes de que finalice el segundo trimestre.

En estos momentos el contratista trabaja en la reparación de las grietas que provocaron las filtraciones en la esclusa del Pacífico. Los costos de estas reparaciones los tiene que asumir GUPC y los ha calculado en $40 millones.

Entre otro trabajos pendientes están los controles eléctricos y sistema de software de las nuevas esclusas.

Hace falta remover las ataguías o tapones para que antes de marzo esté la conexión con el cauce de las esclusas.

También hace falta medir el tiempo que toman las nuevas compuertas corredizas para abrir y cerrar, tiempo que, según el contrato, no debe ser superior a los 5 minutos.

Igualmente se deben probar las válvulas, que son las que controlan el paso de agua de las esclusas hacia las tinas de reciclaje.

Transparencia

El administrador de la ACP afirma que está dispuesto a ir las veces que sean necesarias a la Asamblea Nacional para rendir cuentas. La legislación establece que se debe hacer cada seis meses, pero dijo que estaría dispuesto a que sea en tiempos más cortos.

Desde que comenzó el proyecto de ampliación, la ACP ha publicado 36 informes trimestrales que se envían a la Asamblea Nacional, a la junta directiva de la institución, al Ejecutivo, a la Contraloría General de la República, y a la comisión ad hoc donde se detalla el desarrollo del proyecto.

La administración mantiene comunicación permanente con los miembros de la junta directiva desde que se comenzó a planificar la ampliación del Canal y durante el desarrollo del mismo. En las reuniones de junta directiva participa el administrador, quien presenta informes sobre su gestión.

“La ampliación del Canal representa la única oportunidad de crecimiento económico de este país”, dice Quijano. Los aportes del Canal de Panamá al Estado, según el compromiso de la Ley 28 de 2006, establecen que como mínimo, durante el desarrollo de la ampliación la institución debía aportar $569 millones, cada año.

El último aporte de la ACP al Estado, correspondiente al año fiscal 2015, fue por mil 43 millones de dólares. Desde que comenzó la administración panameña el 31 de diciembre de 1999, el Canal ha entregado al Estado más de $10 mil millones.

Bajo la administración de Estados Unidos, en el Canal se equiparaban los egresos con los ingresos con el fin de que no quedara nada.

La administración panameña ahora tiene un compromiso con los panameños y el Estado de ser una empresa rentable, añadió Quijano.

Parte de los cambios, para darle valor comercial a la ruta, se hicieron a partir de la administración panameña que inició Alberto Alemán Zubieta.

Importancia comercial

Panamá es un paso importante en la cadena de suministro en todo el mundo, debido a que su posición geográfica con el Canal acorta distancias y ha servido como centro de redistribución de mercancías en la región.

Después de decenas de estudios y análisis, Panamá tomó la decisión de ampliar la ruta con un tercer carril de tránsito para duplicar su capacidad de 300 millones de toneladas a más de 600 millones de toneladas.

Los dos complejos de las nuevas esclusas, de tres cámaras o niveles, tienen tres tinas que permitirán reutilizar hasta el 60% del agua.

Además de las nuevas esclusas, el programa incluyó el ensanche y profundización de los cauces de navegación existentes del lago Gatún y de las entradas del lado Pacífico y del Atlántico, así como la profundización del Corte Culebra. Con estos trabajos se permite una mayor reserva de agua para las operaciones del Canal, pese a que el embalse de Gatún tiene menos de un metro de profundidad en estos momentos con relación al nivel histórico, debido a los efectos de El Niño.

Las nuevas esclusas del Canal permitirán el paso de entre 10 y 12 buques neopanamax, para un aproximado de 40 tránsitos diarios por el Canal de Panamá, dependiendo de la mezcla de buques. La mayoría de los representantes de la industria marítima, principalmente puertos y navieras, esperan el pronto inicio de operaciones de las nuevas esclusas. También los panameños que recibirán los beneficios con inversión pública a través de los aportes que hace el Canal al Estado.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código