VIOLENCIA. NIÑA VA A PRISIÓN DE POR VIDA TRAS MATAR A OTRA MENOR.

Quinceañera asesina

Cuando un policía le preguntó por qué lo hizo, Alyssa Bustamante contestó: ´Quería saber qué se sentía´.

“Estoy extremadamente muy arrepentida de todo. Sé que las palabras no pueden ser suficientes y que no pueden describir lo terriblemente mal que me siento por todo esto. Si pudiera dar mi vida para devolverles [a su hija] lo haría. Lo siento”, dijo Alyssa Bustamante, al escuchar la condena a cadena perpetua dictada en su contra en febrero pasado.

Se había puesto de pie en el tribunal del juez Pat Joyce, en la ciudad de Jefferson, Missouri, en Estados Unidos, y se dirigía a los padres de la niña Elizabeth Olten, su vecina y compañera de juegos, a quien había asesinado en 2009, cuando tenía 15 años de edad.

Luego, Bustamante –ahora de 18 años– dio media vuelta y con ayuda de un oficial de la corte se dirigió a su celda, donde deberá permanecer por lo menos 35 años antes de poder optar por una libertad condicional.

El sonido de las cadenas y esposas que ataban sus pies y manos dio por terminado el juicio, en el que, previamente, se declaró culpable de homicidio en segundo grado.

A decir de los medios presentes, fue un juicio tan escalofriante como perturbador y emotivo.

Fría confesión

Y es que los hechos por los cuales Alyssa Bustamante tendrá que estar casi toda su vida en prisión ocurrieron al oeste de Jefferson City, en el pequeño pueblo de Saint Martins, que de acuerdo con el censo de 2000 tenía apenas mil habitantes, más de 30% de ellos con edades por debajo de los 18 años.

Corría la noche del 21 de octubre de 2009 y para convencer a su vecina de 9 años de que “jugara” con ella, Bustamante engañó a su hermana y las invitó a ambas a estar juntas en la casa.

Fue la última noche en que vieron con vida a la niña Olten, pues desde entonces sería declarada desaparecida.

Reportes periodísticos del momento detallan que la pequeña vestía un suéter rosado sobre una camiseta con mariposas, pantalones de blue jean y zapatillas blancas. Salió de su casa cerca de las 5:00 p.m. y debía regresar una hora después.

Su cadáver, sin embargo, fue hallado dos días más tarde y Alyssa Bustamante, quien había colaborado activamente en la búsqueda e incluso sugerido a la policía que la pequeña quizá estaba secuestrada, quedó presa poco después, luego de que funcionarios del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) hallaron su diario en su habitación.

“Las he estrangulado y degollado y apuñalado, y ahora están muertas”, escribió en el diario la misma noche del homicidio. “No sé cómo me siento ahora mismo. Ha sido increíble. En cuanto superas el momento de ´oh Dios mío, no puedo hacerlo´, es bastante agradable. Estoy un poco nerviosa ahora mismo. Bueno, me tengo que ir a misa... jaja”, añadió.

No fue a misa sino a una fiesta y aunque parecía haber matado a su hermana y a la niña Olten, solo acabó con esta última y después de hacerlo enterró su cuerpo en una tumba que había cavado dos días antes en una zona boscosa detrás de su casa.

Luego de ser detenida, un policía le preguntó por qué lo había hecho y contestó: “quería saber qué se sentía”.

¿Víctima o victimario?

El diario de la adolescente sirvió por igual a la fiscalía y a la defensa, pues esta última también citó múltiples escritos en los que Bustamante daba señales de encontrarse sumida en una profunda depresión.

En una pasaje escribió su intención de quemar su casa y matar a todos dentro de ella. En otro, fechado el 14 de octubre de 2009, una semana antes del asesinato de la niña Olten, se confesó incapaz de usar el celular, pues el cargador de este había muerto y ello le impedía hablar sobre la depresión e ira que experimentaba.

“Si no se habla de ello, lo embotellas y cuando explote, alguien va a morir...”, escribió.

Bustamante, que había sido entregada por su madre a la custodia de su abuela cuando era apenas una niña, había intentado suicidarse en 2007, cuando tenía 13 años de edad, y desde entonces tomaba el antidepresivo Prozac por prescripción médica.

De acuerdo con las leyes estadounidenses, su caso podrá ser revisado en 35 años, cuando tenga 53.

“Se ha perdido mucho en las manos de este monstruo del mal”, dijo al final del juicio Patty Preiss, madre de la víctima. “Elizabeth fue condenada a muerte y nos dieron una sentencia de cadena perpetua”, se quejó.

Menores detenidos en Panamá

Estadísticas del Instituto de Estudios Interdisciplinarios del Ministerio de Gobierno dan cuenta de que en el país hay actualmente 344 menores detenidos, 212 de estos (60%) procesados y 132 (40%) condenados por diferentes delitos.

De ese total, 334 adolescentes (97%) son varones y los 10 restantes (3%), mujeres.

En ambos sexos, la mayoría de los delitos cometidos son robos y homicidios, según los reportes del instituto.

De acuerdo con los registros de la entidad, hay otros 275 adolescentes recluidos, aunque están en prisiones de adultos pues ya cumplieron la mayoría de edad; 336 cumplen medidas socioeducativas, es decir, sanciones no privativas de la libertad.

En el caso de los hombres, la mayoría de los homicidios que se les atribuye se relacionan directa o indirectamente con pandillas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código