RECURSOS NATURALES

Reserva Forestal Fortuna, en riesgo por parque eólico

En la Autoridad Nacional del Ambiente reposa un estudio de impacto ambiental para instalar un parque eólico dentro de la Reserva Forestal Fortuna.

En la Reserva Forestal Fortuna, parte del Corredor Biológico Mesoamericano, se pretende desarrollar un proyecto de energía eólica con 75 ventiladores que generarían 150 megavatios.

La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) recibió el mes pasado un estudio de impacto ambiental (EIA) para instalar y poner en marcha 40 aerogeneradores con capacidad de producir dos megavatios de potencia cada uno en su primera etapa y 35 en una segunda fase, ambas promovidas por la empresa Luz Eólica de Panamá, S.A.

Según el documento, que aún no ha sido aprobado por la Anam, la localización del parque se seleccionó por la fuerza del viento en esa zona del noroeste del país, con una velocidad promedio de 14 metros por segundo.

Desde el punto de vista económico, dice el informe, el proyecto generará empleo para 420 trabajadores, por un espacio de 22 meses.

Los aerogeneradores del proyecto se ubicarán en Quijada del Diablo, corregimiento de Hornito (Chiriquí), específicamente en un área a concesionar de 3 mil 938 hectáreas de la Reserva Forestal Fortuna. La obra costará $253 millones.

La fase de construcción implica la eliminación, limpieza y remoción de la cobertura vegetal del área, aunque el estudio señala que solo serán afectadas zonas puntuales, sin precisar cuáles ni qué extensión.

Tampoco se especifica cuántos árboles tendrán que ser talados durante los trabajos.

La vegetación a lo largo del trazado del camino entre los aerogeneradores es herbácea con especies arbustivas medianas y maduras de bosques, con algunos árboles de más de 100 años.

Este parque eólico está concebido para que tenga una vida útil de más de 50 años, aunque no se estipula una fecha exacta de cierre.

Su duración final dependerá del mantenimiento que la empresa dé a las infraestructuras, así como la durabilidad de los materiales utilizados, señala el EIA.

RECHAZO

Para Antonio Chang, miembro del Centro de Incidencia Ambiental, la obra pone en “riesgo” no solo la reserva sino también la generadora de energía más grande del país, la hidroeléctrica Fortuna.

Fortuna es uno de los principales proveedores del sistema eléctrico panameño, con una capacidad instalada de 300 megavatios, que representa el 23% del total que registra Panamá.

En su entorno está la Reserva Forestal Fortuna, demarcada mediante la Ley No. 18 del 9 de abril de 1976 y declarada como tal por el Decreto ley 68 del 21 de septiembre del mismo año. Comprende una extensión de 19 mil 500 hectáreas, en las que predominan bosques nubosos secundarios y primarios, y se constituyó para preservar el recurso hídrico, principal fuente para generar energía.

Por su altísima biodiversidad, hoy día es reconocida como zona núcleo de la Reserva Mundial de la Biosfera y parte del Corredor Biológico Mesoamericano.

LA NORMA

Hasta 2003 no se permitía este tipo de proyectos eólicos en la reserva, pero se modificó el artículo 3 del Decreto ejecutivo No. 68 del 21 de septiembre de 1976, por el cual se creó la Reserva forestal Fortuna.

El fin de tal modificación era autorizar la realización de proyectos energéticos renovables no contaminantes, a partir del uso de tecnologías limpias tales como energía eólica y solar. La única condición de esta reforma era que no pusiera en peligro la hidroeléctrica.

“Todo proyecto a desarrollarse dentro de la Reserva deberá obtener todas las autorizaciones requeridas de la Autoridad del Ambiente, de conformidad con la legislación vigente, y no podrá afectar la cuenca hidrográfica de la hidroeléctrica Fortuna”, señala la normativa que se promulgó para esa fecha.

El mismo año de su promulgación, la modificación fue demanda en la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia por los representantes de la hidroeléctrica Fortuna, ya que cualquier obra en esa zona podía afectar su producción energética. Pero en el año 2007 la Sala Tercera declaró improcedente dicho recurso legal.

Harley Mitchell hijo, exdirector de Legal de la Anam, manifestó que en este caso sí está en riesgo la cuenca hidrográfica de la hidroeléctrica, pues el proyecto eólico tomará el 20% de todas las hectáreas que componen el área protegida así como bosques que la protegen.

“No me parece adecuado un parque eólico tan grande allí. La producción de energía está en peligro”, acotó.

DEFIENDEN OBRA

Manuel Armijo, presidente de Luz Eólica de Panamá, señaló que el proyecto cumple actualmente el proceso de consecución y cumplimiento de todas las disposiciones que dicta la ley.

“Como empresa responsable cumpliremos con las mejores prácticas de amabilidad con el ambiente, por ello, en este momento, trabajamos de forma estricta para cumplir con todos los requerimiento que la ley exige”, subrayó Armijo, que no indicó cuáles son los componentes del proyecto, costo de inversión ni fecha de inicio.

Este sería el segundo proyecto de energía eólica en Panamá, después del que este año empezó a operar en Penonomé, con 110 molinos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Jul 2017

Primer premio

0 5 6 6

AAAA

Serie: 19 Folio: 8

2o premio

6522

3er premio

2296

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código