COMARCA. desarrollo urbano sin planificación.

Ríocito, una mala elección

A los dirigentes emberás les duele haber dejado atrás todo lo que se construyó, y piensan que es importante planificar antes que construir.

Temas:

El nuevo emplazamiento no tiene los servicios básicos. En lo único que aventaja al anterior es en la seguridad de que no volverá a inundarse. El nuevo emplazamiento no tiene los servicios básicos. En lo único que aventaja al anterior es en la seguridad de que no volverá a inundarse.
El nuevo emplazamiento no tiene los servicios básicos. En lo único que aventaja al anterior es en la seguridad de que no volverá a inundarse.

En el pasado gobierno hubo mucho de improvisación. Tal vez por intereses políticos, la planificación de proyectos dejó mucho que desear y generó el derroche de recursos del Estado.

Muestra de ello es la red hospitalaria, las escuelas de excelencia y la Cadena de Frío. Estas fallas gubernamentales se reflejaron, incluso, en la comarca Emberá Wounaan, provincia de Darién, y repercutieron en la vida de sus comunidades.

MUDANZA

Ríocito es una comunidad ubicada en el río Puscurgantí, afluente del caudaloso Chucunaque, y el penúltimo pueblo de la red selvática. Después, está Tortuga, perteneciente al corregimiento de Lajas Blancas, en la sección 1 de la comarca Emberá–Wounaan.

Cuenta con más de 400 residentes, que por décadas han enfrentado inundaciones de diversa magnitud.

A finales de 2010, la comarca sufrió uno de sus peores desastres ambientales. Fue una de las regiones más castigadas por los desbordes, toda vez que sus poblados, por cultura, se asientan cerca de los ríos.

Fue así que muchos pueblos debieron ser reubicados para recibir beneficios estatales, y Ríocito no fue la excepción. El error estuvo en que lo hicieron casi en el mismo lugar, y en menos de dos años volvieron a ser castigados por las inundaciones, viéndose forzados a abandonar lo logrado.

Un millón

En 2011, el Gobierno programó, con los diversos ministerios y las autoridades indígenas, modernizar la población con viviendas, agua potable, veredas, edificios educativos, y luz eléctrica, toda vez que era factible instalar paneles solares, según el excacique Bethanio Chiquidama, inversión que fluctuó entre $800 mil y $1 millón.

Fue así como el pasado gobierno construyó 26 escuelas y nueve potabilizadoras en la comarca. Pero esta inversión se perdió en Ríocito, debido a que sus moradores decidieron abandonar el emplazamiento.

Volver a empezar

Corría el mes de enero de 2014 cuando el pueblo decidió trasladarse a un sitio más alto, no para acercarse a la civilización, sino para alejarse. Cada familia inició su propia construcción donde les indicaron los dirigentes de la comunidad. La consecuencia es que ahora la ayuda tardará en llegar.

La decisión les costó dejar todo el desarrollo alcanzado. Desde la luz eléctrica, que emanaba de una planta generadora; el agua potable de una potabilizadora con su tanque de reserva; una escuela recién construida en 2012 y modernos paneles solares utilizados para que el laboratorio de informática gozara de fluido eléctrico.

“A pesar de todo lo que habíamos alcanzado, no íbamos a seguir exponiendo la vida de nuestras familias cuando llegaran las inundaciones”, expresó con resignación Edilberto Dogiramá, presidente del Consejo Comunitario de Ríocito.

Allá, en el nuevo sitio, un peladero, podían observarse las casas-rancho improvisadas, con paredes de cinc y madera, techo de guágaras (palmas).

Allí levantaron una escuela rural de seis aulas y esperan que en este período de gobierno les construyan el plantel nuevamente.

Ni luz ni letrinas

“Actualmente no tenemos luz eléctrica, agua potable, veredas, letrinas, cancha de baloncesto, mucho menos internet. No obstante, el pueblo está contento, sin la zozobra de que un copioso aguacero nos deje bajo el agua”, dice Dogiramá.

Eliseo Guaceruca, presidente del Congreso local, opina que urge un trazado de la comunidad, ya que todos intentan construir lo mejor que se puede, pero sin un ordenamiento.

Considera que antes de que la población crezca, se requiere la orientación técnica en materia habitacional para las 72 familias.

Elibardo Berrugate, presidente de la junta administradora de Acueductos Rurales, estima que se debe trasladar o extender la línea de tuberías de agua potable al nuevo pueblo de Ríocito, para que todas sus familias gocen de buena agua.

De igual manera, dice, se deben rescatar y desmontar los paneles solares y las computadoras e instalarlas en la nueva comunidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código