Sepa cómo... Dejar un testamento ológrafo

Temas:

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202znLbgK.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202znLbgK.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202znLbgK.jpg

Si usted es millonario o si sus bienes son pocos, si tiene 30 o 60 años, si está en lo mejor de su vida o enfermo o se va de viaje, en cualquier caso, es recomendable que prepare un testamento porque -por suerte- nadie sabe cuándo le llegará la hora.

Hay muchos casos de discusiones y situaciones incómodas entre familiares cercanos -y lejanos- porque a la hora de “repartir” –aunque sea unos pocos muebles- puede aparecer un hijo, una tía o una amiga del fallecido que se siente con derechos (y que los reclamará).

Dejando un testamento, evitará que familiares o amistades sufran amargos momentos y hasta peleas irreconciliables o en el peor de los casos, que tengan que irse a un juicio de sucesión. Si hay un testamento, al juez y a los familiares no les queda más que atenerse a la voluntad del testador.

El testamento ológrafo es sumamente sencillo, muy barato y tan válido como el más elaborado por el más ágil de los abogados. Solo necesita papel simple, pluma y que esté escrito completamente de su puño y letra.

Es imprescindible -para que tenga validez- que esté bien hecho y que la letra del testador sea legible. No puede ser a máquina ni en computadora. En el documento debe constar el lugar y fecha de otorgamiento, las generales del testador (nombre, número de cédula, firma como en la cédula) y a continuación el listado de los bienes y a quién o a quiénes se los dejará.

Se habla de legar bienes cuando se dejan porciones separadas a diferentes personas y de testar bienes cuando se deja todo a nombre de una sola.

Al final, el testador debe firmarlo, exactamente igual que como en su cédula. No se requiere de ninguna otra formalidad ni sello ni costo y tiene la misma validez que cualquier otro. Incluso, un testamento ológrafo iría por encima de uno anterior, por muy formal que haya sido confeccionado y presentado ante notario.

Si el testador lo desea, puede llevar ante notario el testamento ológrafo para autenticar su firma, pero no es un requisito para su validez. En materia de testamentos lo que realmente pesa es la fecha de otorgamiento, no el tipo de testamento.

Esto significa que será el último el que vale, por lo que es fundamental poner la fecha al documento. Una recomendación: dígale a alguien de su confianza el lugar donde lo guarda.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829