efectos de una quiebra

Socios de Blue Vacation, afectados

Se calcula que hay cerca de mil 400 personas que pagaron de $5 mil a $18 mil, cada una, para ser ‘socias’ en obras de R.G. Hotels.
Pasar días de verano en Las Perlas, antiguo Nikki Beach, era la aspiración vacacional de todos los que compraron los paquetes a Blue Vacation, una subsidiaria cuya realidad financiera se desconoce, según los últimos estados financieros. Pasar días de verano en Las Perlas, antiguo Nikki Beach, era la aspiración vacacional de todos los que compraron los paquetes a Blue Vacation, una subsidiaria cuya realidad financiera se desconoce, según los últimos estados financieros.
Pasar días de verano en Las Perlas, antiguo Nikki Beach, era la aspiración vacacional de todos los que compraron los paquetes a Blue Vacation, una subsidiaria cuya realidad financiera se desconoce, según los últimos estados financieros.

Entre $4 millones y $7 millones suma el monto de los paquetes de vacaciones que compraron, de manera individual, cientos de personas a Blue Vacation, subsidiaria de R.G. Hotels, declarada en quiebra.

Se trata de aproximadamente mil 400 personas que pagaron entre 5 mil dólares y 18 mil dólares en cada uno de los paquetes para entrar a la categoría de “socios” en los proyectos de R.G. Hotels.

El grupo de personas, que apostó por adquirir un plan de inversión, ahora es parte de los que se alistan para enfrentar una larga disputa legal con la empresa.

A corto plazo, los afectados esperan presentarse a la junta del próximo 29 de diciembre, en Coclé, para reclamar el dinero que desembolsaron sin recibir los servicios prometidos.

FECHAS CLAVE

29/12/15

Junta de acreedores se reunirá en Coclé.

21/9/15

Se declaró el inicio de un proceso de quiebra.

31/7/12

Fecha solicitada para la quiebra.

Vacaciones perdidas

Cientos de clientes pagaron por adelantado millones de dólares en planes vacacionales que en estos momentos no están a su disposición.

Invirtieron entre 5 mil y 18 mil dólares en cada uno de los paquetes para entrar a la categoría de “socios” en los proyectos administrados por R.G. Hotels. De esta forma disfrutarían del acceso a las instalaciones y amenidades turísticas de varios centros de hospedaje en las playas del Pacífico y la provincia de Chiriquí, bajo las reglas de contratos que en algunos casos tenían vigencia hasta por 20 años.

Pero con el proceso de quiebra de R.G. Hotels y Casa de Campo Farallón, lo que habían visto como una inversión se ha convertido en una disputa legal a muy largo plazo. Ellos han empezado a organizarse para presentarse a una junta de acreedores el 29 de diciembre y reclamar el dinero que pagaron sin recibir a cambio los servicios prometidos.

Inicialmente se había calculado que entre 700 y 800 personas habían comprado los llamados time share, pero ahora los afectados proyectan que la cifra podría estar entre los 1,200 y 1,400 clientes en esta categoría.

Considerando el precio más bajo al que se vendían los paquetes y la cantidad de personas que habría participado, el monto global de los planes vacacionales podría estar entre 4 millones y 7 millones de dólares. Hasta el año pasado se estaban vendiendo estos programas, con lo que habría clientes a los que se les adeudaría casi la totalidad del dinero invertido.

Este diario conversó con varios de los clientes que describieron su relación con R.G. Hotels a través de la subsidiaria Blue Vacation.

“ Te vendían el plan como una maravilla. Pero una vez estabas habilitado para usar las instalaciones te dabas cuenta de que no era tan fácil quedarte en una habitación que ya habías pagado por adelantado. Siempre te ponían trabas. Era como haberle dado dinero a alguien que después te desconoce”, dijo uno de los quejosos.

Otro aseguró que era evidente la desmejora en la calidad del servicio con el paso del tiempo y con el cambio de marcas.

“Compramos el plan porque el hotel en Farallón tenía inicialmente la marca de Nikki Beach, luego pasó a Royalton; posteriormente, a Wyndham Grand Playa Blanca, para terminar en Las Perlas. El servicio fue de regular a pésimo”, afirmó.

Aun con el arrastre de reclamos seguían utilizando los servicios pactados bajo un contrato, pero las cosas se complicaron este año cuando el hotel empezó a reflejar una complicada situación financiera.

A las fallas operativas contadas por quienes compraron los planes vacacionales se unen los hallazgos hechos por la firma auditora Cheng & Asociados-Grant Thornton en los estados financieros entregados este año y correspondientes al 31 de diciembre de 2014, una vez entró en propiedad el grupo de inversionistas que compró R.G. Hotels a su fundador Rugiere Gálvez.

Los auditores destacan como un hecho relevante que R.G. Hotels y sus subsidiarias no cuentan con la base de datos completas y los registros contables relacionados con las transaccionales realizadas durante 2014.

Blue Vacation era la subsidiaria encargada de la venta de los paquetes vacacionales y reconocía los ingresos de fondos al momento de la venta de los planes que serían consumidos por los clientes de forma gradual al utilizar las facilidades de los hoteles participantes.

La auditora puntualizó que no se cuenta con un registro auxiliar mediante el cual se pueda verificar la razonabilidad en el método de reconocimiento de los ingresos utilizados por Blue Vacation y sus posibles efectos sobre el monto reflejado en el estado consolidado de resultados integrales al 31 de diciembre de 2014 por la suma de $1 millón 738 mil.

Al cierre de 2014, cuando Gálvez vendió R.G. Hotels y Casa de Campo Farallón, las deudas en libros eran por un poco más de $60 millones.

Sin embargo, quienes compraron lo que prometía ser un emporio hotelero han reiterado que los antiguos dueños presentaron una falsa situación económica desde el año 2012, cuando emitieron valores por un total de $30 millones, incluyendo estados financieros y avalúos que no reflejaban la realidad.

Los estados financieros a los que hacen referencia fueron auditados por Mackenzie & Mackenzie, firma que luego es reemplazada por Cheng & Asociados-Grant Thornton.

Gálvez ha desmentido las aseveraciones de los nuevos dueños y los culpa del desastre, por supuestamente no tener el dinero que prometieron invertir.

Recuperar el dinero adeudado es el gran dilema que se plantean todos los afectados, luego de declararse el inicio de un proceso de quiebra el 21 de octubre de 2015, pero con efecto retroactivo a partir del 31 de julio de 2012.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código