BIENES INCAUTADOS A LA RED CRIMINAL DEL COLOMBIANO PABLO RAYO MONTAÑO

Tesoros de capo se deterioran

Las autoridades que tienen a cargo la vigilancia y mantenimiento de estas propiedades, admiten que hay dificultades para cumplir con esta función.
LOCALIZACIÓN. Varios de los inmuebles decomisados, como esta residencia, se encuentran en la vía hacia Portobelo, en la provincia de Colón. LA PRENSA/Archivo LOCALIZACIÓN. Varios de los inmuebles decomisados, como esta residencia, se encuentran en la vía hacia Portobelo, en la provincia de Colón. LA PRENSA/Archivo
LOCALIZACIÓN. Varios de los inmuebles decomisados, como esta residencia, se encuentran en la vía hacia Portobelo, en la provincia de Colón. LA PRENSA/Archivo

Después de casi siete años de ejecutado el operativo antinarcóticos Océanos Gemelos, en el que fue capturado en Brasil el narcotraficante colombiano Pablo Rayo Montaño y más de un centenar de sus testaferros en varios países, incluyendo Panamá, gran parte de los bienes decomisados a la red criminal está en franco deterioro por falta de personal para su custodia.

Rayo Montaño fue apresado el 16 de mayo de 2006 en Sao Paulo. Se conoce que ingresó por primera vez a Panamá en 1996, pero fue a finales de 1999 cuando se radicó en el país. En abril de 2003 se mudó a Brasil.

Sin embargo, las investigaciones contra este cartel empezaron en Panamá en noviembre de 2002, cuando se decomisaron 316 kilos de cocaína en la operación Esteros.

Una semana después se confiscó una avioneta con 3 millones de dólares en su interior, también ligada a Rayo Montaño.

En abril de 2003, en la operación Buenaventura, se confiscaron 4 barcos, 15 autos, 11 residencias, 4 empresas, y se detuvo a 10 personas pertenecientes a esa red criminal.

Durante ese mismo año, con el operativo Tranca, las autoridades detuvieron a 18 miembros de la organización y les decomisó 1 millón 667 mil dólares.

Producto de Océanos Gemelos, la Fiscalía Primera de Drogas reportó la incautación de 157 vehículos a motor, 25 embarcaciones, 2 aeronaves, 144 inmuebles, entre estos, 3 islas en Colón, y $7.9 millones entre efectivo y cuentas bancarias.

CUSTODIA

Sin embargo, 83 meses después de este último operativo internacional, gran cantidad de bienes procedentes del patrimonio ilegal de Rayo Montaño y sus socios, además de servir como pruebas para la fiscalía, se convirtieron en un dolor de cabeza por las dificultades que han surgido para su custodia y mantenimiento.

En ello coincidieron los fiscales de Drogas que en su momento estuvieron al frente de la investigación: Patricio Candanedo, José Ayú Prado, José Abel Almengor y Javier Caraballo, este último al mando actualmente.

En tanto, el juez noveno especial suplente, Fernando Basurto, que lleva el proceso en estos momentos y cuyo despacho tiene a sus órdenes la gran mayoría de los bienes, solo se limitó a comentar lo siguiente: “hablar de estos bienes es muy complejo, porque son 97 imputados y existe una variedad de bienes muebles como casas y barcos dados en administración hace muchos años”.

“Muchos fueron dados en administración por la Fiscalía. Hay cuentas bancarias, prendas y dinero que se encuentran en el Fondo de Custodia del Ministerio Público. Además, se han liberado algunas cuentas, pero a terceras personas que no tienen nada que ver con la investigación”, afirmó.

A la Policía Nacional le corresponde la vigilancia y custodia de los apartamentos, fincas, residencias, entre otras propiedades ubicadas en Panamá y Colón.

Sin embargo, fuentes de esa institución señalaron que se cumple con la función, aunque admiten que hay pocos funcionarios para encargarlos de la vigilancia especial.

Existen informes policiales que dan cuenta de que varias de estas residencias han sido vandalizadas por delincuentes en busca de “tesoros escondidos” del capo colombiano.

Mientras que otros bienes se están deteriorando por falta de mantenimiento.

Rayo Montaño, por su parte, sigue preso en Brasil sin reclamar nada de lo que se le incautó en Panamá.

Los obstáculos que ha enfrentado la justicia

La justicia panameña ha confrontado una serie de obstáculos para investigar y procesar al capo colombiano Pablo Rayo Montaño y su centenar de socios. Cuatro han sido los fiscales de Drogas que han intervenido en la instrucción sumarial de este caso, que se inició en 2002 con la operación Tranca, luego la Buenaventura, la Esteros y terminó, en 2006, con Océanos Gemelos. Además, dos jueces suplentes especiales han estado al frente del proceso. María Lourdes Ortíz, sancionada y relevada por morosidad judicial, y Fernando Basurto, que corre la misma suerte que su antecesora. Antes de realizarse la audiencia preliminar, en noviembre de 2009, hubo cinco posposiciones. Luego, desde marzo de 2011, cuando se llamó juicio a 97 acusados, el proceso se ha suspendido en otras cuatro ocasiones, incluyendo la de mañana 8 de abril, porque no se ha podido notificar en Brasil a Rayo Montaño y a otros cuatro acusados que están en Estados Unidos y Colombia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458