UCRANIA. MANIFESTACIÓN PRO Unión EUROPEA.

Triunfo a fuego y sangre

El pasado 21 de noviembre se cumplieron dos años desde que el pueblo ucraniano desafió y venció a un Gobierno violento y autoritario.

Temas:

Lo que comenzó como una manifestación pacífica de unos 2 mil estudiantes, terminó convocando a cerca de 800 mil ucranianos, que después de tres meses lograrían derrocar a su presidente, Víctor F. Yanukóvich. Lo que comenzó como una manifestación pacífica de unos 2 mil estudiantes, terminó convocando a cerca de 800 mil ucranianos, que después de tres meses lograrían derrocar a su presidente, Víctor F. Yanukóvich.
Lo que comenzó como una manifestación pacífica de unos 2 mil estudiantes, terminó convocando a cerca de 800 mil ucranianos, que después de tres meses lograrían derrocar a su presidente, Víctor F. Yanukóvich.

Durante 93 días seguidos, decenas de miles de ucranianos se enfrentaron a una fuerte represión policial y derrotaron a un Gobierno que mientras prometía unirse a la Unión Europea (UE), negociaba por debajo de la mesa una alianza con la Rusia de Vladimir Putin.

En esos más de tres meses, el escenario en la plaza Maidan (plaza de la Independencia) y sus alrededores, en la capital ucraniana, Kiev, se convirtió paulatinamente en un verdadero campo de batalla: civiles arrastrando cuerpos de compatriotas heridos o muertos, humo, gente corriendo por las calles que buscaban eludir a una rabiosa fuerza policial, huecos en las paredes de los edificios ocasionados por balas perdidas, sangre mezclada con nieve...

Lo que empezó como una manifestación pacífica de un grupo de estudiantes, derivó en una violenta revolución.

La unión, determinación, persistencia y un fuerte sentido de patria y de pertenencia pudieron más que los toletes, las balas, las bombas y la intimidación del sector más crudo e irascible de la Policía ucraniana: los temidos Bérkut. Todo cambió cuando el presidente Víctor F. Yanukóvich les ordenó reprimir a un pueblo que ni tembló ni retrocedió.

El 20 de noviembre de 2013, y en contra de las promesas de Yanukóvich, el Gobierno suspendió la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea (UE). En cambio, le tendió la mano a Rusia.

Un día después, los estudiantes convocaron a una manifestación a través de las redes sociales. La iniciaron unos 2 mil, la terminaron unos 800 mil (en Kiev).

La sed de democracia unió a muchos más que a los propios civiles. También lo hizo con miembros de distintos partidos políticos y religiones, y ciudadanos de países vecinos como Polonia, Bielorrusia, Georgia y de la misma Rusia, entre otros.

En el frío del ambiente, la manifestación ganó calor rápidamente. El 30 de noviembre el guión cambiaría casi por completo: el Gobierno suprimiría la comunicación por móvil y soltaría a los Bérkut para atacar y dispersar a los manifestantes. Esto no hizo más que engrosar la piel de los civiles para aguantar los golpes y sumar más adeptos a la causa.

Ese día, además, decenas de periodistas resultaron heridos por la Policía. Ningún registro de los sucesos dejaría bien parado a Yanukóvich y a la Policía ucraniana.

Llegó 2014. Cambió el año, pero no el escenario ni la intensidad de los enfrentamientos. El pueblo se organizó y dispuso de un centro de atención médica; otros cocinaban y repartían comida; otros improvisaban equipos de protección; otros construían barricadas para alejar a la Policía; otros, tantos otros, se plantaron cara a cara en el frente de batalla con los Bérkut.

Pasaron 93 días desde aquella convocatoria de un grupo de estudiantes. Para entonces, el 22 de febrero de 2014, unos 100 civiles y 13 policías habían muerto por los enfrentamientos. Otros tantos resultaron heridos o desaparecidos.

Ese día, el parlamento ucraniano decidió que el puesto de presidente estaba vacante, luego de que Yanukovych escapase a Rusia después de negarse varias veces a firmar la paz en su país. A pesar del fuego y la sangre, el pueblo salió victorioso de uno de los capítulos más sangrientos de la historia de Ucrania.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código