Urbes inteligentes

En Curitiba, Brasil, la interconexión de 2 mil 500 autobuses permite hacer más eficiente la movilización de pasajeros en una ciudad de más de un millón de habitantes y reducir las emisiones a la atmósfera del transporte público.

Este es solo un ejemplo de cómo, ante la necesidad de adaptación y mitigación al cambio climático, el sector de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) busca soluciones sustentables para reducir las emisiones de dióxido de carbono y de paso hacer más eficiente el funcionamiento de las ciudades modernas.

Esto lo cuenta Carla Belitardo, directora de Marca, Desarrollo de Mercados, Responsabilidad Corporativa y Sustentabilidad para Latinoamérica y el Caribe de la empresa Ericsson, según un reporte reciente de Newswire.

Según Belitardo, en Brasil, con autobuses conectados gracias a una banda ancha de 3G se pueden tener reportes de emisiones, tránsito, traslados, etc., en menos de dos horas, cuando antes los estudios de transporte eran de cuando menos 60 días.

Esta es solo una muestra de lo que se ha dado en llamar desde hace algunos años, “ciudades inteligentes”.

Smart Cities (ciudades inteligentes) es el acrónimo de Self Monitoring Analysis and Reporting Technology, algo así como “análisis y reporte del monitoreo personal de tecnología”, según Manuel Ausaverri, director del área de Smart Cities de Indra, España. “Para nosotros, una ciudad inteligente es aquella en la que se aprovechan las mejoras tecnológicas que la ciencia ha puesto a nuestra disposición que ya existen, pero que incorporadas al día a día hacen que funcione mejor. Esto quiere decir que los ciudadanos tengan una vida mejor”.

“Tecnología simplemente por tecnología no nos llevará a ningún lado”, indica Ausaverri, al diario ABC.

En Panamá, desde el sector oficial, la Autoridad de Innovación Gubernamental (AIG) lidera algunos proyectos que podrían tener también un impacto en el futuro funcionamiento de las urbes.

Y también en el país se encuentra, por ejemplo, la empresa Smartmatic, una proveedora de soluciones tecnológicas en las áreas de elecciones, gestión de identidad y ciudades inteligentes, que anunció en marzo la apertura de un centro de desarrollo tecnológico en Panamá, que se sumaría a los otros dos centros que la compañía ya posee en Taiwan y Venezuela.

Este nuevo centro cuenta con un equipo de ingenieros que desarrolla tecnologías y servicios para gobiernos, como soluciones inteligentes de transporte público o plataformas de seguridad ciudadana, entre otros o sistemas de votación electrónica con tecnología de punta. Países como Filipinas, Zambia, Bélgica, Estados Unidos, México, Venezuela y Colombia son algunos gobiernos clientes de esta empresa, cuyas oficinas en Panamá están ubicadas en el piso 19 de las Torres de Las Américas.

ENCUENTRO

En Buenos Aires, Argentina, los días 10 y 11 de octubre pasado se desarrolló el encuentro Ciudades Digitales 2012, un espacio de intercambio de experiencias sobre el desarrollo de las ciudades inteligentes y la incorporación de tecnología en las urbes de distintos lugares del mundo.

Más de 15 casos de estudio se presentaron en ese encuentro, tanto de gobiernos como del sector privado.

Tres ejes temáticos dominaron la cita: sociedad de la información; gobierno abierto y por supuesto, ciudades inteligentes.

Y dentro de estos ejes se trataron además aspectos como la arquitectura y urbanismo, la salud, la educación, el transporte, los nuevos medios, la seguridad, el papel de los ciudadanos y de las organizaciones no gubernamentales, estados, legislaturas y la ciudad en su conjunto.

Micah Sifry, de Personal Democracy Forum, participante del evento, señaló allí que con internet “cambian los sistemas de valores y la manera en que nos organizamos” y resaltó la importancia de las comunidades informales, que son descentralizadas y también regidas por los valores como el voluntariado. Este tipo de comunidades informales serían las que hoy tienen a las redes sociales como protagónicas.

Francisco Prieto Diez, de la Fundación CTIC, señaló también en el evento que las agendas digitales han empezado a preocupar más que los problemas de conectividad, por la participación de la gente.

Puso como ejemplo Smartcitizen, que es una iniciativa desarrollada en Barcelona, mediante la cual los ciudadanos aportan datos, desde su domicilio, sobre la humedad, temperatura, ruido que perciben desde su ventana y gasto energético para generar información.

“Por primera vez en la historia de la humanidad, más de la mitad de la población en el mundo vive en zonas urbanas y no en entornos rurales. El mundo se está urbanizando muy rápido. Cuando acabe el siglo, el 90% de la población vivirá en ciudades”, abunda por su parte Ausaverri.

“Hoy las ciudades son ciudadanos, servicios y entorno físico, vías de comunicación, edificios, faroles”, precisa, al tiempo de señalar que en “en la actualidad este entorno tiene una inteligencia baja, no es nulo, pero es muy pobre. Pero todavía lo que prima es la provisión de un servicio físico que se pueda construir o instalar. Cuando hablamos de una ciudad inteligente, no hablamos de eso, sino de cómo sacarle el máximo a esa calle, a ese contenedor de basura o a esa farola, dotándole de elementos tecnológicos que le permitan hacer algo más que estar allí”, añade.

¿El camino hacia el fin de las filas?

Poco a poco, en el país también se adelantan iniciativas que pueden repercutir en la eficiencia de las ciudades. Al menos, en ahorro de tiempo y de aglomeraciones innecesarias, al hacer uso de la tecnología. El pasado 9 de noviembre, el pleno de la Asamblea Nacional de Diputados aprobó de forma unánime el proyecto de ley 501, que regula el uso de medios electrónicos para los trámites gubernamentales y que modifica disposiciones de la Ley 65 de 30 de octubre de 2009.

Este proyecto establece las reglas para la ejecución de trámites gubernamentales en línea. Con esta ley, la Autoridad de Innovación Gubernamental (AIG), impulsora del proyecto, en coordinación con el Ministerio de Economía y Finanzas, creará un portal nacional de pagos, que brindará a nacionales y extranjeros la facilidad de realizar las liquidaciones de sus obligaciones de forma electrónica, incluyendo la cancelación de timbres fiscales u otros instrumentos definidos para el cobro de tasas e impuestos.

Eduardo E. Jaén, administrador de la AIG, explicó que “esta iniciativa busca simplificar todo el accionar del Estado, haciendo posible la temática de gobierno electrónico, actualizar los códigos a lo que la tecnología de hoy permite, a fin de brindar servicios con calidad, transparencia y rapidez efectiva en beneficio de la sociedad en general”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458