ENCUENTRO EN LA CASA BLANCA

Varela ante el ‘estilo Trump’

El mandatario panameño visitará Washington mañana. Será la tercera vez que hable con Trump, luego de dos llamadas telefónicas.

Temas:

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, conversó con su homólogo estadounidense sobre narcotráfico, la paz y la situación en Venezuela. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, conversó con su homólogo estadounidense sobre narcotráfico, la paz y la situación en Venezuela.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, conversó con su homólogo estadounidense sobre narcotráfico, la paz y la situación en Venezuela. Foto por: Archivo

Theresa May fue la primera mandataria en ser recibida por Donald Trump. Theresa May fue la primera mandataria en ser recibida por Donald Trump.

Theresa May fue la primera mandataria en ser recibida por Donald Trump. Foto por: Archivo

Juan C. Varela se reunió en 2015 con Barack Obama durante la Cumbre de las Américas, en Panamá. Archivo Juan C. Varela se reunió en 2015 con Barack Obama durante la Cumbre de las Américas, en Panamá. Archivo

Juan C. Varela se reunió en 2015 con Barack Obama durante la Cumbre de las Américas, en Panamá. Archivo

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, se reunirá por primera vez con su homólogo estadounidense, Donald Trump. El encuentro está pactado para mañana, lunes, en la Casa Blanca, y hablarán sobre el crimen organizado en la región, la migración ilegal, el narcotráfico, la seguridad en Centroamérica y la situación en Venezuela, según un comunicado que envió la Presidencia panameña.

Varela será el decimoséptimo mandatario en ser recibido en la Casa Blanca de Trump, decimonoveno en Estados Unidos (ver tabla). Entre los mandatarios de América Latina, será apenas el cuarto en ser atendido en Washington.

No será el primer presidente panameño en ser recibido en la Casa Blanca, ni mucho menos. Ernesto Pérez Balladares (1994- 1999) se reunió con Bill Clinton para negociar la presencia de nuevas bases militares estadounidenses en Panamá; Mireya Moscoso (1999-2004) conversó con Clinton y George W. Bush sobre el Canal y oportunidades portuarias; y Martín Torrijos (2004-2009) se sentó con Bush en la Casa Blanca en cuatro oportunidades para discutir la puesta en funcionamiento del Tratado de Promoción Comercial.

El último presidente que estuvo en la Casa Blanca fue Ricardo Martinelli (2009- 2014). Visitó a Barack Obama y con él habló sobre seguridad y comercio. La conversación incluyó un intercambio jocoso. “Tengo un sueño. Que los panameños puedan entrar a Estados Unidos sin visa”, dijo el mandatario panameño. “Siga soñando”, le ripostó Obama.

Todas las reuniones entre presidentes panameños y estadounidenses guardaron las similitudes correspondientes del protocolo al más alto nivel. Algo que podría no ocurrir con Trump. El mandatario estadounidense se ha caracterizado por sus declaraciones inesperadas y sus estrechones de manos singulares. Usualmente lo utiliza para acercar hacia él a su visitante, en un gesto que muchos sicólogos catalogan como una muestra de poder sobre el otro. Pero también existe su versión tierna, la que le aplicó a la primera ministra británica, Theresa May, con quien caminó por los pasillos de la Casa Blanca agarrado de la mano.

El encuentro entre Trump y Varela supone la posibilidad de establecer acuerdos inéditos. El mandatario norteamericano tiene una forma poco ortodoxa en su política exterior. Anunció que no financiará más su estadía en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y también que dejarán de estar suscritos a los acuerdos ambientales de París. Varela, por su parte, llega a Estados Unidos apenas unos días después de establecer relaciones diplomáticas con uno de los principales rivales de los estadounidenses China, a costa, además, de la fractura de las relaciones con Taiwán.

Hay otros puntos de desencuentro, como el anuncio de Trump el viernes pasado en torno al recrudecimiento de las relaciones con Cuba. “Denunciaré los crímenes del régimen de los Castro”, advirtió Trump. Varela, en cambio, no solo participó de los actos fúnebres de Fidel Castro, sino que acogió a Raúl Castro y a Obama en Panamá para continuar los acercamientos entre ambas naciones.

Varela y Trump se reunirán cerca del mediodía. Primero conversarán en privado, según anunció la Presidencia, para entonces hacerlo junto con sus equipos de trabajo. Las primeras damas, Lorena Castillo y Melania Trump, también sostendrán un encuentro.

Esta podría ser la primera vez que Trump se refiera al Canal de Panamá como funcionario. En 2011, dijo que devolver la obra a Panamá había sido una decisión “estúpida”, pues no se había obtenido nada a cambio de ello. Lo dijo en la cadena CNN, lo que logró que el Consejo Municipal de la capital aprobara una resolución en la que declaraba al magnate persona non grata. Ese mismo año visitó el país para inaugurar un hotel junto con Martinelli.

POLÍTICA REGIONAL

El presidente más cercano a Panamá con el que se ha reunido Trump en la Casa Blanca es Juan Manuel Santos, de Colombia. Fue el 18 de mayo pasado y duró unos 50 minutos, según reportó la revista Semana al respecto.

Tras el encuentro, los mandatarios explicaron que conversaron sobre el crecimiento en los cultivos de coca, el tráfico de drogas, el proceso de paz en Colombia y Venezuela.

Un mes antes de Santos, Trump había recibido a Mauricio Macri, presidente de Argentina, con quien tenía una relación anterior gracias a negocios de casinos e inmobiliarios. El propio mandatario estadounidense reconoció los vínculos al recibir a Macri, a quien calificó de “mi buen amigo de muchos, muchos años”.

Varela ante el ‘estilo Trump’ Expandir Imagen
Varela ante el ‘estilo Trump’

Con el mandatario argentino conversó sobre comercio agrícola, tráfico de drogas, lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y la corrupción. Según reportó el diario La Nación, la reunión también contó con la participación de varios ministros de ambos países.

El primer presidente latinoamericano que atendió Trump en la Casa Blanca fue Pedro Kuczynski, de Perú, quien visitó Washington en febrero pasado. El propio mandatario peruano reveló sobre qué trató la reunión, al colgar en sus redes sociales un video para desmentir a quienes lo acusaban de conversar solo por tres minutos con Trump. “El presidente Trump me invitó por teléfono hace 15 días y ahí estuve; 15 minutos solito con él y después con sus principales asesores, junto con nuestro canciller. Hablamos de los migrantes peruanos, del TLC con el Perú que va bien y de la necesidad de fortalecer la democracia en América Latina. Un exitazo la reunión que duró casi una hora”, aseguró.

De acuerdo con varios medios estadounidenses, América Latina debiera ser una prioridad en la agenda política de Trump. No solo por su icónico conflicto con México -y su respectivo muro-, sino también por la situación delicada que atraviesa Venezuela y la influencia china en la región.

En los últimos años, varios países latinoamericanos han aprovechado el interés financiero de China en la región, no solo en productos y bienes, sino también en posicionamiento. Como el intento -aún infructuoso- de China en hacer un canal interoceánico a través de Nicaragua.

Además de eso, Trump debe afinar los tratados de libre comercio de Estados Unidos con América Latina, ya que el propio mandatario ha manifestado su inconformidad hacia los mismos, pues considera que Estados Unidos sale perdiendo en términos comerciales.

ESTILO DE TRUMP

Varias de las visitas de presidentes durante la administración de Trump han dejado memorias. Por ejemplo, la primera visita que recibió el líder estadounidense fue la de la primera ministra británica, Theresa May.

Después de recorrer los pasillos del palacio presidencial tomados de las manos, Trump predijo que el brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) sería un proceso fabuloso. También fue donde confesó estar de acuerdo en que las torturas son métodos eficaces para interrogar a prisioneros. Como punto jocoso del encuentro, la agenda oficial contenía un error ortográfico y anunciaba que la reunión sería con Teresa May, nombre que lleva una actriz pornográfica retirada y que ha dado pie a la sátira en Inglaterra.

El segundo mandatario en visitar a Trump fue el primer ministro japonés, Shinzo Abe, con quien comenzó el extraño ritual de estrechón de mano de Trump. Al finalizar el saludo, Abe miró a sus asistentes con cierto rostro de incomodidad. Algo que no sucedió con el tercer mandatario en visitarlo, el canadiense Justin Trudeau, con quien el apretón fue casual.

Pero quizás el más famoso de los estrechones de mano de Trump fue el que tuvo con la canciller alemana, Angela Merkel, por una sencilla razón: nunca existió. Las grabaciones muestran cuando ambos están sentados en el Despacho Oval mientras los periodistas los fotografían sin parar. En un momento, Merkel le pregunta en voz muy baja si quiere hacer el protocolar saludo. Trump no le contestó. Ni siquiera le devolvió la mirada.

Las relaciones entre Merkel y Trump suponen desavenencias entre ambos. En parte por su apoyo a la decisión del Reino Unido en abandonar la Unión Europea. Al respecto, varios medios reportaron que Trump intentó establecer una relación comercial entre Estados Unidos y Alemania en aquella visita. Merkel, señalan, le tuvo que explicar 11 veces que dichas relaciones tendrían que ser con la Unión Europea y no con un solo país.

Actitudes que han creado una atmósfera única alrededor de Trump, y con las que Varela tendrá que mostrar sus cualidades diplomáticas en caso de que le toque alguna de ellas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 Jun 2017

Primer premio

4 1 8 3

CBBB

Serie: 20 Folio: 9

2o premio

3006

3er premio

0364

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código