Café con La Prensa: Las oportunidades logísticas en torno al tercer juego de esclusas Leer más

ASUME LA PRESIDENCIA

Varela reafirma sus promesas

Temas:

El panameñista recibió la banda presidencial acompañado por su esposa, Lorena Castillo, y sus hijos, Gian Carlo, Adrián y Stefan. AFP/Rodrigo Arangua. El panameñista recibió la banda presidencial acompañado por su esposa, Lorena Castillo, y sus hijos, Gian Carlo, Adrián y Stefan. AFP/Rodrigo Arangua.
El panameñista recibió la banda presidencial acompañado por su esposa, Lorena Castillo, y sus hijos, Gian Carlo, Adrián y Stefan. AFP/Rodrigo Arangua.

Apenas unos minutos después de juramentarse como nuevo presidente de la República, Juan Carlos Varela tomó la palabra y se dirigió hacia sus seguidores, que llenaron a medias el estadio de fútbol Rommel Fernández.

Habló con calma, pausado, con el estilo que caracterizó su campaña presidencial, en la que el panameñista siempre lució sereno ante los ataques de los adversarios.

El público, en cambio, se sentía agitado. En parte por la tardanza de más de dos horas en el comienzo del acto de instalación de mando, y también por la expectativa usual cuando el partido de oposición se convierte en gobierno.

Ese sentimiento se reafirmó cuando Varela saludó al presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Ayú Prado. El público, con banderas de Panamá en mano, abucheó al magistrado por varios segundos.

Reacción contraria cuando Varela mencionó a su esposa, Lorena Castillo, y a su vicepresidente, Isabel Saint Malo. Al decir estos nombres, los que acudieron al estadio estallaron en aplausos y vítores.

Eran casi las 2:00 p.m. cuando el mandatario comenzó su discurso. Sus primeras palabras fueron de agradecimiento a su familia, al pueblo y a quienes los acompañaron en su campaña. Luego anunció que se separaría de todos sus responsabilidades partidistas para enfocarse en dirigir al Estado panameño.

Continuó con anécdotas de su familia, de su campaña y de su juventud antes de reafirmar sus promesas de un cambio sustancial en el país.

“El día de hoy iniciamos una nueva era de nuestra república y nuestra democracia. Una era de paz, tolerancia, consenso, unidad y justicia social con un gobierno que pondrá al pueblo primero en todas sus decisiones. Le devolveremos la fortaleza y credibilidad a nuestra democracia y a sus instituciones”, dijo Varela. “Vengo a solucionar los problemas y no a crearlos”, añadió.

“No será una tarea fácil. El daño hecho a nuestra democracia y a nuestras instituciones fue grave”, aseguró sobre la administración de su antecesor, Ricardo Martinelli, quien más o menos en esos instantes se juramentaba como diputado del Parlamento Centroamericano en Guatemala, ente que él mismo calificó como una “cueva de ladrones”.

“El proceso de reparación de nuestra democracia comienza hoy y lo haremos realidad al mismo tiempo que trabajamos para cumplir la agenda de nuestro gobierno”, enfatizó.

“Durante los próximos años, haremos obras importantes, pero el mayor legado que dejaremos a las futuras generaciones será una democracia funcional, donde los recursos del Estado se usen solamente para servir al pueblo”, afirmó. “La corrupción no será tolerada en nuestro gobierno”, agregó el mandatario.

Entonces, volvió a despreciar la gestión de Martinelli. “Basado en este compromiso, a partir de este momento iniciamos lo más importante: la transformación de la política del negocio y el clientelismo, a la política de servicio y visión de Estado”.

MENSAJES DIRIGIDOS

Luego de sus anécdotas, promesas y desprecios, Varela dividió sus mensajes a diferentes sectores de la nación.

El primero fue “al pueblo”. Garantizó que no los defraudaría y que trabajaría sin descanso.

Luego se dirigió a su “equipo de trabajo”. Les advirtió que la faena comenzaba de forma instantánea con la firma del decreto que establecía el control de precios máximo, que viajaría a Colón para comenzar un proyecto de renovación y que hoy estaría en San Miguelito para iniciar gestiones de sanidad básica y barrios seguros.

Entonces, le habló a las pandillas. “Les convocamos a una amnistía hasta el primero de agosto para que entreguen sus armas, corten sus vínculos con el crimen organizado y pasen a la vida formal”, manifestó el Presidente.

Añadió que la Beca Universal “será fortalecida y los beneficios de 120 a los 70 se aumentarán a los mayores de 65 años”.

“Envío un mensaje a todos los productores en Chiriquí y a nuestra gente del campo: ¡Vuelvan a sembrar! ¡Vuelvan a producir!”, expresó el mandatario, lo que desató entre el público las primeras consignas. “Varela, Varela, Varela”, gritaban en el coliseo deportivo.

También se dirigió a los gremios de educación y de salud: “Les hago un llamado de inmediato al diálogo. La unificación de los servicios de prestaciones médicas no puede esperar (...). El diálogo en búsqueda de una mejora en la educación y sus condiciones laborales es un trabajo permanente”, señaló.

“A los estamentos de seguridad”, dijo, “hoy se inicia una nueva etapa de madurez, respeto y fortalecimiento institucional. Proteger la vida de todos los ciudadanos es nuestra única misión y a partir de este momento, la política partidista sale de una vez por todas de nuestros estamentos de seguridad”, aseguró.

Precisamente, al comienzo de estos actos, varias de las unidades de seguridad del país le ofrecieron marchas militares como muestra de respeto. Uniformados con vestidos de camuflaje, los policías podrían confundirse con el ejército de cualquier país, pese a que Panamá no tiene instaurada este tipo de brazo armado.

“Vienen mejores días para nuestro país. La contienda electoral quedó atrás”, prosiguió Varela. “Les hago un llamado para que dejemos a un lado cualquier diferencia y encontremos en el progreso y el bienestar de nuestro pueblo, la paz social necesaria para avanzar unidos como nación y darle paso a una nueva era de paz, prosperidad y equidad para todos los panameños”.

“Para que Panamá sea un modelo de democracia, buscaremos siempre la unidad de nuestro pueblo y nuestra región, demostrando que es posible un mundo sin confrontaciones, donde nuestros únicos enemigos serán el hambre, la desigualdad y los problemas que nos afectan”, afirmó Varela.

Fue un mensaje similar al que dio el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, quien minutos antes de que hablara Varela expresó que el país estaba dañado por los privilegios y porque se usara el poder para beneficiar a unos pocos. “Tenemos que evitar un gobierno de mentira, hipocresía y adulación”, dijo el líder religioso.

Antes de Varela también habló el presidente de la Asamblea Nacional, Adolfo Valderrama, quien dijo que este gobierno tendrá separación de poderes y libertad de expresión. “El triunfo de Varela”, aseguró, “muestra que la decencia puede más que la chequera”.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código