CONFLICTO DE INTERESES

Vergara elaboró EIA en humedal

El administrador de la Anam fue consultor para el proyecto Panamá Bay Country, una obra que está en el sitio Ramsar.
LA PRENSA/Bienvenido Velasco LA PRENSA/Bienvenido Velasco
LA PRENSA/Bienvenido Velasco

El 17 de octubre de 2012 el administrador de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Silvano Vergara, dijo que dentro del sitio Ramsar y área protegida humedal bahía de Panamá solo había dos proyectos que contaban con estudio de impacto ambiental (EIA) aprobado por la entidad.

Pero cuando los periodistas presentes le preguntaron, ¿por qué Anam había aprobado un EIA dentro de un área protegida? Su respuesta dejó más dudas: “fue un error”.

Los proyectos a los que se refería Vergara eran la planta de tratamiento de aguas residuales (obra estatal que está en construcción para sanear la bahía de Panamá) y Panamá Bay Country Club (complejo privado que aún no se construye, pero tiene un estudio aprobado).

No obstante, hay documentos que dan cuenta de que Vergara conocía con detalles las interioridades del proyecto Panamá Bay Country Club y cómo se llevó a cabo el proceso de aprobación de su EIA.

Trasciende que el administrador de Anam fue el coordinador principal del EIA para ese proyecto. El documento fue presentado el 22 de noviembre de 2007, pero fue aprobado por esta administración el 19 de febrero de 2010.

La resolución que daba el visto bueno al EIA tenía la firma del exadministrador de Anam Javier Arias, sin embargo, para esa fecha Vergara ocupaba, desde 2009, un cargo de alto perfil dentro de la entidad: director nacional de Gestión Integrada de Cuencas Hidrográficas.

Según el estudio aprobado, Panamá Bay Country abarca 519 hectáreas, y algunas de ellas dentro del humedal bahía de Panamá.

En ese sentido, el área albergará un proyecto que comprende la construcción de un hotel, 15 torres de apartamentos, mil 700 residencias en lotes de mil a mil 500 metros cuadrados y una cancha de golf de 18 hoyos.

La obra viola la Resolución AG-0072-2009 de la Anam que establece lo siguiente: “queda prohibida cualquier actividad que (...) pueda causar daños al área protegida, a sus ecosistemas asociados o interferir con las acciones de manejo del área protegida”. Además prohíbe la tala y cualquiera otra actividad que afecte el flujo hidrológico de los manglares.

Pero desde 2003 esa zona ya gozaba de protección ecológica internacional debido a que había sido declarada sitio Ramsar por el Gobierno panameño.

Tanto Vergara como Arias estaban al tanto de eso, ya que un informe de la dirección de Áreas Protegidas de la Anam, de 2007, pidió rechazar el EIA.

El documento señala que el proyecto “no es viable” y solicita “su rechazo, ya que el área propuesta para el desarrollo no solo se localiza dentro de los límites del humedal de importancia internacional bahía de Panamá, sino que además contraviene disposiciones legales”.

A pesar de todas estas advertencias, la Anam optó por darle el visto bueno al primer proyecto privado que se haría dentro del sitio Ramsar y posteriormente área protegida humedal bahía de Panamá. Una reserva ecológica que va desde los manglares en Juan Díaz hasta las costas de Chimán y cuya extensión es de 85 mil 652 hectáreas.

Conflicto de intereses

Para las organizaciones ambientales y otros expertos en el tema esto no está bien.

Rosabel Miró, directora ejecutiva de la Sociedad Audubon de Panamá, relata que cuando se hizo la consulta pública del proyecto se enteraron de que Vergara era el consultor principal de Panamá Bay Country.

“El proyecto simplemente nunca debió ser aprobado y menos si Vergara laboraba para la Anam. Él mejor que muchos de los funcionarios nuevos de la Anam conocía muy bien la importancia del sitio Ramsar desde 2003 y los compromisos del país ante la Convención Ramsar”, enfatizó la ambientalista.

Un personaje que conoce muy bien esta polémica es el exdirector de Legal de Anam, Harley Mitchell hijo, que, junto con otros funcionarios de Anam en 2007, rechazó el EIA. “Una persona natural o jurídica no le puede proponer al Estado un asunto prohibido, y este fue el caso”, indicó Mitchell.

Mientras que Alida Spadafora, directora de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, sugirió seguir con lupa este proyecto por el conflicto de intereses.

Informes de los ambientalista plantean que en los manglares de Juan Díaz, Tocumen y Pacora hay 21 proyectos, de los cuales 9 están en construcción y el resto requieren de autorización.

A pesar de los cuestionamientos, Vergara sostiene que no tuvo nada que ver en la aprobación del EIA.

“Ese proyecto está aprobado y tiene parte dentro del sitio Ramsar. Lo que sí tiene establecido es que no puede talar el manglar dentro del área protegida”, agregó el administrador de Anam.

Luego indicó: “Yo no lo aprobé, lo aprobó Anam y yo fui consultor de Panamá Bay Country cuando no trabajaba en la Anam. Cuando salga de esta institución seguiré siendo consultor”.

Resaltó que cuando se aprobó el EIA era director de Cuencas Hidrográficas, y la que avala esos informes es la Dirección de Evaluación y la Administración General.

“Los promotores tendrán que desarrollar solo lo que está fuera del área del manglar. Aunque ellos todavía no han empezado”, concluyó.

El 14 de febrero del año pasado, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) emitió, a través de la Resolución No. 76-2012, la aprobación de la propuesta de uso de suelo, zonificación y dio concepto favorable al plan vial contenido en el “Esquema de ordenamiento territorial Panamá Bay Country Club”.

El documento, que lleva la firma del exministro del Miviot Jaime Ford, establece que la aprobación se “da para las tierras que son propiedad del solicitante y no sobre las de derecho posesorio”.

Esta resolución del esquema de ordenamiento territorial que emitió el Miviot a favor de este proyecto, se da antes de que esa entidad ordenara una consultoría la cual recomendó “disminuir los límites del sitio Ramsar humedal bahía de Panamá”.

Esto generó malestar entre los ambientalistas, y organizaciones como la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), ya que, según ellos, a simple vista con la consultoría lo que se quería buscar era reducir la extensión del área protegida para permitir el desarrollo de los proyectos en la zona.

´Hay nuevo proyecto´

Uno de los accionistas de Panamá Bay y presidente del Grupo Los Pueblos, Alfredo Mello Alemán, dio su versión de los hechos. “Al momento de adquirir esta propiedad, el grupo promotor anterior había gestionado un anteproyecto y el estudio de impacto ambiental”.

“No obstante, hay un nuevo proyecto que se halla en etapa de planeación para lo cual, una vez concretado el mismo, someteremos ante las autoridades competentes nuestra solicitud y, por supuesto, cumpliremos todos los requerimientos respectivos que exijan las autoridades”, agregó.

El empresario explicó que “preocupados” por la conservación y uso racional de los recursos costeros y marinos en el humedal bahía de Panamá, se han acercado a la Anam con el fin de cooperar en la vigilancia y monitoreo de esa reserva.

Hasta la fecha, indicó Alemán, no han empezado las obras del proyecto turístico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013